eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La renta per cápita de los españoles no ha dejado de caer desde 2010

El Índice de Desarrollo Humano de la ONU sitúa a España por debajo de la media de los países más desarrollados y de la OCDE

Los años de escolarización y la esperanza de vida no han dejado de crecer, pero la renta per cápita ha caído todos los años desde 2008

48 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Un 93,7 por ciento de los estudiantes madrileños aprobaron la Selectividad en junio

En España los años de escolarización no han dejado de crecer. EFE

Desde que comenzó la crisis, España ha experimentado una caída de catorce puestos en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU. Desde 2008 hasta 2013, nuestro país ha pasado a ocupar la posición 13 a la 27. Este índice mide el bienestar de los países teniendo en cuenta aspectos como la salud, la educación o la desigualdad, de forma que estos factores aporten más información sobre el desarrollo de un país más allá del Producto Interior Bruto (PIB).

El Índice de Desarrollo Humano mide el progreso del desarrollo de un país en tres dimensiones: salud, educación y riqueza. El indicador tiene en cuenta, por ejemplo, la esperanza de vida al nacer, el acceso al conocimiento y la escolarización, o la Renta Nacional Bruta per cápita. En España, la esperanza de vida no ha dejado de aumentar, así como el promedio de años de escolarización. Todo lo contrario a la renta per cápita, que ha caído todos los años desde 2010. Según apunta el estudio, mientras que en España en 2010 la renta per cápita era de 31.415 dólares, en 2013 se situó en 30.561 dólares.

El informe estudia 187 países y regiones, que son divididos por niveles de desarrollo. España está incluido en el grupo de los 49 países más desarrollados, que lidera Noruega. En esta agrupación, España es el país que más cae desde 2008 (seguido por Finlandia y Kuwait, que descienden 13 posiciones) y su indicador se sitúa por debajo de la media. 

El índice español es de 0,869 puntos (cuanto más cerca del 1, más desarollo), inferior no solo al de los países más desarrollados (que tienen una media de 0,890 puntos) sino también al de los estados que forman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (con 0,876 de media), según datos del Informe de Desarrollo Humano 2014de las Naciones Unidas.

Países como Alemania, Nueva Zelanda, Singapur, Dinamarca, Reino Unido, Israel, Austria, Bélgica, Luxemburgo, Eslovenia e Italia, además de la región administrativa de Hong Kong, han pasado de estar por debajo de España a colocarse en puestos superiores durante estos años. De éstos, los ascensos más elevados han sido protagonizados por Alemania y Singapur, que suben 16 puestos cada uno desde 2008.

Como apunta el estudio, en el periodo 2008-2013 "todas las regiones están registrando mejoras, pero están emergiendo signos de ralentización". Han caído también muchas posiciones países que han sufrido intensamente la crisis en los últimos seis años, como Portugal, que pierde 12 puestos. Islandia, que en 2008 ostentaba el primer lugar de la lista, se sitúa este año en la posición 13.

Desigualdad de Género

El informe incluye también el Índice de Desigualdad de Género, en el que España ocupa la posición 16, una más que el año anterior. Este índice se ha medido en 149 países y refleja las desigualdades entre hombres y mujeres en cuanto a salud (medido por las muertes por maternidad y embarazos adolescentes, entre otros), atribución de poder (presencia en parlamentos) y actividad económica (situación en el mercado laboral).

La esperanza de vida al nacer en España ha aumentado hasta 82,1 años en 2013 respecto al año anterior (cuando era de 81,6 años), según el informe, y es más alta en mujeres (85,3 años) que en hombres (78,9 años). Ellos tienen una Renta Nacional Bruta estimada superior (37.804 dólares anuales) a la de ellas (23.487 dólares anuales). Los años de escolarización son similares en hombres (9,7 años) y mujeres (9,5).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha