eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA

"Lo que buscamos con la equiparación de permisos de paternidad es la radical igualdad"

La portavoz de Igualdad de Unidos Podemos en el Congreso, Sofía Castañón, defiende la proposición de ley que su grupo acaba de registrar para equiparar los permisos de maternidad y paternidad y hacerlos intransferibles

Castañón defiende la importancia de que se conviertan en derechos individuales de ambos progenitores: "Ningún derecho es transferible, ¿por qué este sí?"

31 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Castañón (Podemos) defiende el movimiento feminista como ejemplo para impulsar medidas de igualdad real

La diputada Sofía Castañón. EUROPA PRESS

La ampliación del permiso de paternidad a un mes que se puso en marcha desde el 1 de enero es, a ojos de muchos, insuficiente. A principios de año Unidos Podemos registró en el Congreso una proposición de ley para equiparar los permisos de maternidad y paternidad. El grupo de Pablo Iglesias recoge casi en su totalidad la propuesta de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA): dos semanas iniciales obligatorias, otras cuatro obligatorias y diez voluntarias a coger durante el primer año de vida de la criatura. El permiso es igual para ambos progenitores e intransferible. La portavoz de Igualdad de Unidos Podemos en el Congreso, Sofía Castañón, subraya la importancia de este último punto: "Ningún derecho es transferible, ¿por qué este sí?", se pregunta. 

¿Por qué recogéis casi punto por punto la propuesta de la PPiiNA, por qué permisos iguales e intransferibles?

Esta es su propuesta y lo que hemos hecho es poner al servicio nuestro equipo jurídico para asegurar la mayor viabilidad posible de la proposición de ley. Por un lado, la asumimos porque no venimos a plantear leyes que nos inventemos como partido o movimiento. Unidos Podemos somos el vehículo para que la sociedad civil transforme la realidad. Por otro lado, nos parece que esta propuesta es la que nos garantiza caminar con un paso mucho más firme hacia la igualdad. Es la que cambia dos paradigmas: el de cómo somos vistas las mujeres en el mercado laboral, como perfiles de riesgo porque somos susceptibles de quedarnos embarazadas y, por tanto, susceptibles de disponer de permisos más largos para el cuidado. Y también cambia el paradigma respecto a la sostenibilidad de la vida, a la manera de entender el cuidado y a que esto no es algo que ataña a las mujeres sino que nos atañe a todas y a todos.

Estamos hablando tanto de los derechos laborales de las mujeres como de los derechos de los hombres a la hora de ejercer el cuidado. A la hora de cotizar estamos en igualdad de condiciones para la Seguridad Social, pero luego no disponemos del mismo derecho a permisos. Estamos también diciendo que tienen que ser intransferibles porque ningún derecho es transferible. Nadie transfiere su derecho a la educación, a la sanidad, a las vacaciones o a una baja médica. Igualmente no tiene sentido transferir este permiso.

Las semanas obligatorias y voluntarias, ¿tendrían que cogerse seguidas?, ¿podría una madre o un padre coger unas semanas, volver al trabajo y luego volver al permiso?

Lo dejamos un poco a las decisiones que se tomen en los lugares de trabajo. La ley abre la posibilidad, pero no entra directamente en esto. Lo importante es que la obligatoriedad esté solo en las dos primeras semanas iniciales y que se pueda disponer de las demás libremente, aunque cuatro sean también obligatorias, dentro del primer año. Y que las dos personas progenitoras puedan coordinarse como prefieran. Entendemos que en el caso de los nacimientos para las madres esas primeras semanas forman parte de su descanso y que es deseable que ese tiempo sea también obligatorio para la otra persona.

Al dejar este punto, el cogerlas seguidas o no, al albur de cada centro de trabajo, ¿no pueden las empresas presionar para que se cojan en un momento que les beneficie a ellas y no cuando cada persona quiere?

Pero eso no es un problema de esta proposición de ley, es un problema de cómo está la situación laboral fruto de dos reformas laborales que habría que derogar. Lo que garantiza esta ley es que como sujetos laborales hombres y mujeres van a ser vistos en igualdad de condiciones. Y este tipo de problema se dan en muchas otras situaciones y tienen unas causas muy claras, no desviaría el foco de ahí.

Algunas críticas, también de dentro del feminismo, dicen que la equiparación no tiene en cuenta la lactancia. ¿Es así? Por otro lado, ¿se debe legislar pensando en la lactancia natural?

Las cuestiones de la lactancia no las aborda esta ley, tienen que ir por otra vía. Además nos parecía importante no mezclar lo que tiene que ver con los permisos de lactancia y con la gestión de la lactancia por parte de las madres que así la quieran ejercer. No queremos generar ley sobre eso, esta ley responde a la necesidad de igualar los permisos y ser así trabajadores y trabajadoras en igualdad de derechos y de condiciones. No queríamos pensar en la lactancia a la hora de abordar esto porque entendemos que debe ser una decisión libre que deben tomar las madres. Creo que hay algo que trascienden este tipo de decisiones, que es la situación laboral de una persona cuando tiene un hijo, que es lo que queremos legislar. No queremos ni dificultar la lactancia para la quiera ejercer ni condicionar por ley a las mujeres que no la quieran o puedan ejercer. 

La intransferibilidad es la parte que genera más discrepancia entre grupos. Ciudadanos, por ejemplo, defiende la ampliación pero que el grueso de las semanas sean transferibles entre progenitores. ¿Por qué consideras tan importante que los permisos sean intransferibles?

La PPiiNA lleva once años defendiendo la intransferibilidad y no es una cuestión baladí, es una cuestión de fondo desde una perspectiva igualitaria y feminista. ¿Qué ocurre cuando son transferibles? Que las dinámicas que tenemos en nuestra sociedad siguen siendo machistas y siguen haciendo que los cuidados recaigan en las mujeres, y además tenemos una brecha salarial por la que los sueldos de las mujeres están por debajo de las de los hombres. Si son transferibles con estas dinámicas estas semanas transferibles seguirán recayendo sobre las mujeres. Y vuelvo a lo mismo, no hay derechos transferibles en ninguna otra cosa. Por tanto, ¿qué interés hay en que un derecho en una sociedad todavía patriarcal sea transferible?

Entonces, ¿en ningún caso Unidos Podemos apoyaría una propuesta que supusiera una ampliación del permiso pero con transferibilidad?

De ninguna manera, porque lo que estamos buscando con esta ley es la radical igualdad.

¿Con qué apoyos contaréis? El PSOE también ha presentado una proposición de ley con la equiparación de permisos...

El PSOE lo incluye en una batería de puntos amplios sobre conciliación y corresponsabilidad. Ahí mencionan la necesidad de calendarizar la igualdad e intranferibilidad de los permisos. Pensamos que tiene que tener el apoyo de toda la cámara porque estamos hablando de algo que no supone una dificultad presupuestaria en comparación con muchas otras cosas y es además una cuestión de derechos. Es además un cambio del modelo productivo que genera no solo una sociedad más justa sino más eficiente. Ahora mismo tenemos más egresadas que egresados y con calificaciones más altas y sin embargo nos vemos bajo esa etiqueta de mano de obra de alto riesgo. En octubre del año pasado ya se aprobó una proposición no de ley que presentábamos: de 350 diputados únicamente hubo 2 votos en contra. La abstención del PP y Ciudadanos esperamos que cambie ahora que presentamos una proposición de ley con mucho trabajo detrás cambie. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha