eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El cabecilla de la red de blanqueo desarticulada en Barajas utilizaba una cuenta de Barclays España

La Policía Nacional detuvo ayer en Madrid al fundador de un banco electrónico conocido como "el Paypal del crimen", por orden de la fiscalía de Nueva York en una operación organizada

España comenzó a trabajar en la operación cuando recibió una comisión rogatoria de Estados Unidos pidiendo aclarar el uso de "las cuentas españolas". El resto de las cuentas desde las que operaba la trama están radicadas en paraísos fiscales.

- PUBLICIDAD -
Detenido el máximo responsable de la plataforma financiera del cibercrimen

Detenido el máximo responsable de la plataforma financiera del cibercrimen

España, Rusia, Hong Kong, China, Marruecos, Chipre y Australia. Uno de estos países presume de tener una de las legislaciones más restrictivas en blanqueo de capitales y evasión fiscal: España. Sin embargo, la trama de evasión fiscal desarticulada ayer en Barajas utilizaba una cuenta en un banco español, Barclays España, que ha sido confiscada por orden de la fiscalía estadounidense.

Según el auto de la fiscalía de Nueva York, la autoridad que ha iniciado la investigación que ha terminado siendo una operación a escala internacional, el cabecilla de la trama Arhur Budovsky utilizaba la cuenta ES5300651157130021000973 de la entidad española (Barclays funciona como banco español porque tiene ficha bancaria propia y está sujeta a los reguladores españoles) y ha pedido el decomiso de los fondos que se encuentren en ella. A diferencia de otras cuentas de la trama, esta cuenta está a nombre del cabecilla y no de ninguna empresa fantasma.

Barclays ha confirmado a eldiario.es la existencia de esta cuenta "personal" y asegura que se cumplieron todos los requisitos que se piden para el control de blanqueo de capitales. Estos requisitos piden que se acredite el origen de los ingresos y que se identifique al titular de una cuenta y de que se avise si se perciben movimientos sospechosos (como grandes sumas que entren y salgan de la cuenta). La Policía Nacional aclara que comenzaron a trabajar en la operación cuando Estados Unidos emitió una comisión rogatoria para "para investigar las actividades de los dos máximos responsables de la empresa, ya que estos mantenían cuentas en entidades bancarias de nuestro país". Pese al plural que utiliza la Policía Nacional en su nota de prensa, en el auto solo aparece la cuenta de Barclays como radicada en España.

Su lugar teniente Azzeddine el Amine de origen marroquí también fue detenido ayer en Barajas. Es posible que otras cuentas estuvieran a su nombre y aún no hayan sido detectadas. En cualquier caso, es llamativo que ambos cabecillas hayan elegido España para abrir estas cuentas, teniendo en cuenta el aparente nivel de protección.

El fiscal neoyorquino ha pedido la confiscación de los activos en la cuenta de Barclays España, aunque no se especifica a cuanto puede subir la cantidad. España ha firmado recientemente un acuerdo de intercambio de información fiscal automático con EEUU, conocido como FATCA. Sin embargo, cuando el delito va más allá del fiscal, como en este caso el blanqueo de actividades ilícitas, es directamente la autoridad judicial, en este caso el juez Pablo Ruz de la Audiencia Nacional, la que dirige el proceso. La entidad bancaria asegura que ha colaborado en todo momento con las autoridades.

El resto de los países con los que Liberty Reserve operaba sus negocios son conocidos paraísos fiscales, excepto Australia, en la que la compañía guardaba unos depósitos bancarios por valor de 36 millones de dólares (aproximadamente 28 millones de euros).

La Policía cifra en 6.000 millones de dólares (4.600 millones de euros) los 55 millones de operaciones ilegales gestionadas por esta red criminal, conocida como "el Paypal del crimen organizado". La red operaba en todo el mundo con el dominio www.libertyreserve.com que funcionaba, en teoría, como una plataforma de intercambio de divisas. Para hacer estas operaciones de conversión de moneda, la plataforma solo exigía un correo electrónico, lo que permitía blanquear de forma anónima en cada una de las operaciones.

El líder de la trama, Budvosky, es un ucraniano nacionalizado costarricense, uno de los países más implicados en el mantenimiento de la red. Precisamente, fue detenido en el aeropuerto de Barajas cuando viajaba desde Marruecos a Costa Rica. Según fuentes policiales, Budvosky operaba con una identidad de la Unión Europea, diferente a la de su pasaporte o lugar de nacimiento, para sus operaciones con España. El diario estadounidense New York Times asegura que Budovsky renunció en 2011 a su nacionalidad estadounidense.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha