eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Olvídate de conducir, llega el coche autónomo

Varias empresas llevan años trabajando en la tecnología necesaria para lanzar al mercado los coches sin conductor.

Los prototipos que existen en la actualidad pueden cambiar de carril, adelantar o ceder el paso en un cruce.

Disminuir los accidentes y facilitar la conducción a personas mayores o impedidas son algunas de sus ventajas.

- PUBLICIDAD -
Coche autónomo de Google. /Foto: Google

Coche autónomo diseñado por Google. Foto: Google

Pensabas que con la llegada del nuevo milenio habría coches voladores, robots y mutantes. Puede que vivamos entre mutantes, o al menos lo parezcan, tengamos robots que hacen la comida y pasan la aspiradora y que algún día veamos coches voladores. Pero no había tanta ciencia ficción como esperábamos. Los que si llegarán en un par de años son los coches que se conducen solos.

Olvídate del estrés de los atascos, de buscar aparcamiento y de luchar por salir de una rotonda. Los coches autónomos llegan para facilitarle la vida al conductor y acercar la conducción a personas mayores o impedidas. Pero, sobre todo, para disminuir los accidentes de tráfico, causados la mayoría por distracciones e infracciones al volante.

¿Qué son los coches autónomos? Vehículos capaces de conducir de forma autónoma, detectando señales, otros vehículos y peatones. Empresas como Google, Daimler AG, BMW, Renault, Ford o Volvo, y Bosch y Delphi -en el área de componentes y electrónica- llevan años trabajando en la tecnología necesaria para lanzar al mercado los coches sin conductor que en 2020 pueden ser una realidad.

Estos “coches del futuro” tienen un sistema complejo de radares, sistema de posicionamiento global y visión computarizada que les permite interpretar la realidad para identificar la ruta adecuada a seguir, teniendo en cuenta obstáculos y señales.

Vehículos capaces de aprender

Google lleva desde 2009 trabajando en el sueño de presentar un coche de auto-conducción. Tras varios prototipos ahora trabajan con un coche eléctrico sin volante ni pedales que se acciona simplemente pulsando un botón y diciéndole dónde queremos ir.

A través de sensores y un potente software es capaz de detectar peatones, ciclistas, vehículos y otros objetos y conducir con seguridad a su alrededor. En estas situaciones el software es capaz de predecir qué pasará y entonces elige una velocidad segura y una trayectoria para pasar lejos del ciclista y ralentizarse para ceder el paso a los peatones.

Coche Google. / Foto: Google

Coche Lexus, adaptado por Google, en una prueba de calle. Foto: Google

Aún así, el coche de Google ha tenido unos 300 accidentes, el último de ellos contra un autobús en la ciudad californiana Mountain View, en el que nadie resultó herido. La mayoría han sido errores humanos del equipo de ingenieros mientras lo conducían a distancia desde las oficinas, menos el del autobús donde el coche pensó que el autobús ralentizaría la marcha. Este tipo de errores hacen que el software de estos vehículos mejore y se perfeccione. Su sistema de aprendizaje incluye toda la información de los accidentes de todos los coches, lo que los convierte en más inteligentes al tener más escenarios de conducción posible.

Por ahora, todas las pruebas con coches autónomos deben realizarse con pilotos a bordo. Desde hace cuatro años, Google ha recorrido más de dos millones de kilómetros por las calles de ciudades americanas con sus prototipos - SUV Lexus modificados y los eléctricos de fabricación propia, llamados ‘koalas-. 

¿Has visto un coche sin conductor?

No sólo han llegado a las carreteras americanas, desde finales de 2015 ya pueden conducir por las carreteras españolas los vehículos automatizados. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha dado luz verde a que se realizan en nuestro país pruebas de investigación que impulsarán la industria de automoción y servirán para mejorar la movilidad haciéndola más segura y sostenible.

El debate está servido. ¿Qué pasará en caso de accidente? ¿Se repartirán las culpas conductores, fabricantes y empresas de software? ¿Cuánto costará la implantación de este nuevo método de transporte? Todas estas preguntas llegarán cuando el coche automatizado esté en la calle, como siempre la tecnología va por delante como en una película de ciencia ficción.

- PUBLICIDAD -