eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

‘Absentismo 0’: un diploma que premia a los niños del barrio del Peri de Mérida que no faltan a clase

El Colegio Antonio Machado de Mérida trabaja con los alumnos y las familias, la mayoría gitanos, para combatir las faltas en clase

Los resultados son positivos, con la implicación directa de padres y madres, que cada semana comparten espacio con sus hijos y les transmiten que las aulas son un referente positivo 

La tasa de abandono escolar en niños gitanos puede llegar al 63 % según los datos de la Junta

- PUBLICIDAD -
Los escolares participan en una jornada de plantación de árboles en el centro / Colegio Antonio Machado

Los escolares participan en una jornada de plantación de árboles en el centro / Colegio Antonio Machado

En el Colegio Antonio Machado de Mérida quieren ‘enganchar’ a las aulas a su alumnado, en su mayoría gitanos. El absentismo escolar llega hasta el 60 por ciento en la población gitana de la región según los datos de la Junta, y en este centro de Primaria han puesto en marcha varios programas que buscan la complicidad de sus familias.

Acaba el trimestre y aquellos alumnos y alumnas que no han faltado a clase en este colegio, junto al barrio del Peri de San Lázaro han recibido su diploma de ‘Absentismo Cero’. Además, el alumnado de faltas 0 del mes de febrero disfrutó como premio de una tarde de fútbol, en un partido del Mérida AD, con profes y padres.

Son solo algunas de las iniciativas que buscan fomentar esos referentes positivos en clase. Raúl Gijón, director del centro, explica que el absentismo es el principal problema del centro, algo que combaten a través de un protocolo.  Pero lo más importante, en el proceso se involucra a padres y madres.

Cada semana las familias acuden a la escuela para desarrollar junto a sus hijos talleres de lectura en los que descubren a los clásicos universales. Aprenden música y danza mientras trabajan en el huerto. Otras veces realizan juegos y dinámicas de las que salen fortalecidos niños y mayores. 

“Una vida digna” 

Se trata de iniciativas que van mucho más allá del fomento de la asistencia al cole, y que apuestan por acompañarles en un proceso en el que dejan atrás los estigmas que arrastran a modo de mochila. El objetivo, que se conviertan en agentes activos de su propia transformación. 

Fuera de estereotipos la realidad que escucha en el despacho de dirección Raúl Gijón son las ganas de trabajar de la gente, “de vivir dignamente, de desarrollarse ellos y sus hijos”. La crisis ha golpeado a estas familias de manera especial y la realidad a la que se enfrentan es la presencia de familias que ante la situación de precariedad están adelantando las campañas y ya se han ido a trabajar como temporeros. 

El perfil se repite, y corresponde a personas con baja cualificación y sin alternativas laborales, abocadas a subsistir de la economía sumergida. Las herramientas que desarrollan los educadores en el centro desean romper la apatía o el desinterés por que sus hijos reciban una educación. Supone acabar con ese 'bucle' y hacerlos protagonistas de su cambio. 

Descubrir el placer por la lectura 

Muchos de los padres no tienen un interés cultural, o simplemente no tienen libros en casa. Frente a esto uno de los programas de más éxito son las lecturas tutorizadas, o como lo llaman en el cole, "dar de leer". Cada viernes dos progenitores leen un libro a alumnos de 1º. 

Los padres y madres participan de manera activa en el centro / Colegio Antonio Machado

Los padres y madres participan de manera activa en el centro / Colegio Antonio Machado

Existen más ejemplos de buenas prácticas, como la actividad ‘Súbete al carro’, orientada a la transición del alumnado de Primaria a Secundaria. Consiste en tertulias en las que alumnos de 6º de Primaria, y de 1º de ESO del cercano instituto Albarregas, comentan juntos un libro.

Otra de las actividades son los ‘recreos divertidos’, en los que disfrutan de cuentacuentos, deportes e incluso talleres de música y zumba. En ellos participan igualmente alumnos, acompañados de familiares y monitores, lo que hace que las actividades funcionen “a las mil maravillas”, según destaca el centro. 

Protocolo contra el absentismo 

El Colegio Antonio Machado de Mérida dispone de su propio protocolo contra el absentismo en el que permanecen en contacto constante con los servicios sociales y los trabajadores de los barrios. 

Hay una trabajadora gitana en el centro, que sirve como referente positivo para ellos, reforzando las lazos con las familias en los casos graves de absentismo. Además se dialoga con las ellos, para lograr su compromiso de que llevarán a los niños al cole.

Elevada tasa de abandono escolar

Tres de cada cuatro personas gitanas están en situación de vulnerabilidad social y la tasa de abandono escolar en este colectivo puede llegar al 63 % mientras que en el conjunto de la población española se sitúa en el 21 %, según explica el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles. Con motivo de la conmemoración del Día Internacional del Pueblo Gitano, que se celebra mañana 8 de abril, Vergeles destaca que Extremadura necesita especialmente conmemorar este día ya que en la comunidad "viven aproximadamente 15.000 personas gitanas".

A tenor de "las cifras de vulnerabilidad y exclusión social y abandono escolar" que se dan este pueblo, es preciso "trabajar intensamente por la igualdad" de la población gitana, informa Efe. El consejero ha abogado por implantar medidas y diseñar políticas para lograr este fin, como se está haciendo desde la Junta, a través del Consejo Regional del Pueblo Gitano, con la participación de toda la sociedad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha