eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Trump insiste en que México pagará por un muro en la frontera tras su reunión con Peña Nieto

El candidato republicano a la Casa Blanca asegura que pondrá fin a la amnistía de Obama y que los 11 millones de indocumentados "están expuestos" a la deportación

- PUBLICIDAD -
Trump hace del muro y las deportaciones masivas sus pilares migratorios

Trump hace del muro y las deportaciones masivas sus pilares migratorios

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, ha presentado este miércoles su plan migratorio que incluye la construcción de un "impenetrable" muro con México, una "fuerza de deportación" para expulsar a indocumentados con antecedentes y terminar con la amnistía del presidente Barack Obama.

Trump aseguró que desde su primer día en la Casa Blanca empezará a trabajar en la construcción del muro en la frontera sur que incluirá el uso de mejor tecnología como sensores para detectar túneles subterráneos.

El magnate, además, reiteró que será México quien pague el muro, una afirmación pronunciada horas después de haberse reunido con el presidente de ese país, Enrique Peña Nieto, en Ciudad de México, y haber recibido su negativa a hacerse cargo de esa factura.

Como parte de su plan migratorio, también propuso contratar a 5.000 nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza y prometió que cualquier persona detenida por cruzar a EEUU será retenida hasta su deportación, y no dejada en libertad como pasa ahora en algunos casos.

Dijo, además, que todos los indocumentados en EEUU, unos 11 millones, "están expuestos" a la deportación, terminando así con los rumores de que había "suavizado" su postura en el tema.

"Tendremos cero tolerancia para indocumentados criminales", afirmó Trump, al prometer la deportación inmediata de dos millones de inmigrantes con antecedentes.

Durante su esperado discurso sobre su plan migratorio de diez puntos que pronunció hoy en Phoenix (Arizona), Trump destacó que la inmigración indocumentada es uno de los más "grandes desafíos" que afronta EEUU.

"El problema fundamental con el sistema de inmigración es que sirve a las necesidades de ricos donantes, activistas y poderosos políticos", aseguró el magnate.

Aunque el candidato republicano reconoció que hay "buenos" inmigrantes indocumentados, añadió que estos hacen trabajos poco cualificados que compiten directamente con estadounidenses que están desempleados.

Para Trump, cuando "los políticos" hablan de reforma migratoria se refieren a "amnistía, una frontera abierta y salarios bajos", cuando lo que realmente debería significar son "beneficios" para los estadounidenses.

Durante el acto, Trump invitó al escenario a un grupo de padres y madres cuyos hijos fueron asesinados por inmigrantes indocumentados que contaron sus experiencias personales y pidieron el voto por Trump.

"Terminaremos con las ciudades refugio, aquellos que no cooperen con el Gobierno no recibirán fondos", dijo Trump en alusión a las urbes que no cumplen las leyes federales en materia migratoria y que favorecen la situación de los indocumentados.

La seguridad fronteriza y combatir la inmigración han sido los motores que han impulsado la campaña de Trump y que le han generado el apoyo del sector más conservador de la sociedad estadounidense.

Su firme promesa de construir un muro a lo largo de los más de 2.000 kilómetros de la frontera sur y que México pague su construcción ha sido el estandarte de su polémica carrera política.

En el discurso de hoy, Trump criticó con dureza las políticas migratorias de la Administración Obama, y aprovechó la ocasión para atacar a su contrincante, la demócrata Hillary Clinton.

"Hillary Clinton habla constantemente sobre su miedo a que se separen familias, pero no habla sobre las familias estadounidenses que han sido separadas por un asesinato que se pudo prevenir. Trataremos a todos con dignidad, seremos justos con todos, pero nuestra compasión más grande debe de ser por nuestros ciudadanos", manifestó.

También criticó que Clinton haya prometido aprobar una nueva reforma migratoria durante sus primeros 100 días de mandato.

De acuerdo con una reciente encuesta, el 80% de las personas que residen en la zona fronteriza entre EEUU y México rechazan el plan de Trump de levantar un muro.

Las últimas semanas, el republicano ha tratado de cortejar el voto minoritario, especialmente de los negros y los latinos, pero en las encuestas Trump tan solo alcanza un 22% del voto hispano, una de las cifras más bajas obtenidas por candidatos de su partido en las últimas décadas.

Entre los afroamericanos, recibe la simpatía de un 2%, datos que podrían representar un serio problema en sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca en las elecciones del 8 de noviembre.

Este bajo apoyo contribuye a que, de acuerdo con una encuesta dada a conocer esta semana por NBC News, la candidata demócrata a la presidencia mantenga una sólida ventaja de seis puntos sobre Trump (48% a 42%) y lidere la intención de voto en todos los estados clave como Florida, Ohio o Pensilvania.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha