eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

¿Dónde nos duele España?

- PUBLICIDAD -

Como a aquel sabio señor de Bilbao, un tal don Miguel de Unamuno, a muchos en Podemos, me atrevería a decir a todos, nos duele España. Y esa es la razón última de nuestro compromiso. Ocurre que a este dolor se sumarán también quienes gustan de envolverse en banderas e himnos. Seguramente les duela en otros sitios, en el bolsillo por ejemplo. A quienes yo trato a diario, les duele en las tripas y en el alma. Les duele en las entrañas cuando sus hijos se ven obligados a emigrar, cuando los bancos echan de casa a sus vecinos, cuando asistimos al continuo espectáculo de los dineros hurtados al erario público por patriotas de las Islas Caimán.

Enredan en los medios acerca nuestra supuesta falta de compromiso en la defensa de la unidad del país, cuando son sus falsos paladines quienes han creado el problema en Cataluña. Entre todos la mataron y ella sola se murió, que reza el dicho. Y ahora el muerto pretenden endiñarlo a los únicos que, por encima de réditos electorales, han mantenido una postura coherente en este tema.

Hago míos estos versos de Neruda referidos a Chile, tan hermosos en la voz de Víctor Jara.

Yo no quiero la patria dividida / ni por siete cuchillos desangrada

Quiero la luz de Chile enarbolada / sobre la nueva casa construida

La única postura que a la larga puede servir para mantener el país unido se sostiene en la más elemental lógica democrática, la defensa del derecho a decidir por encima de interpretaciones formales y maximalistas de la Constitución, sujetos de soberanía y demás sofismas.

Todos entendemos bien que si en un grupo de amigos alguien quiere abandonar las reuniones de los jueves, no necesita del beneplácito del resto. Nos quedará animarlo a seguir, seducirlo con nuestro aprecio, pero la decisión última sera suya. Tampoco hay argumentos sólidos para negar un referendum en Cataluña, tan sólo defender la conveniencia de mantener unido el territorio que la historia, con todas sus contradicciones, nos ha legado. Y si alguna vez conseguimos seducir y embarcar a Portugal en un nuevo proyecto de país, miel sobre hojuelas. Incluso si ello obliga a hablar de país de países, de Iberia o de lo que se tercie.

Yo prefiero la denominación España, derivada de Hispania, antes que la Iberia griega, que remite a un río tan catalán y español como el Ebro. En el siglo XVI, Luís de Camõens, el gran poeta portugués, se lamentaba de la usurpación que los reyes de Castilla y Aragón hacían del nombre España; y sostenía que los portugueses eran también buenos españoles. Ningún portugués volvería a manifestarse así. La innumerables trapacerías que les hemos jugado los llevaron a arrojarse en brazos de la pérfida Albión y a encerrarse en sus atlánticas saudades.

No permitiremos que vuelvan a robarnos el lenguaje, y con él los sentimientos y el discurso emotivo asociado

A finales del XIX, recocidos autores de ambos países, también catalanes como Joan Maragall, abuelo de Pascual, defendieron una confederación ibérica. La entendieron como una forma de articular identidades históricas y construir un nuevo país. Hasta su muerte, don José Saramago defendió este mismo iberismo. Por encima de fronteras administrativas, presentes o futuras, siempre entenderé como mi país el espacio cultural y sentimental que queda entre Pirineos y cabo de San Vicente.

A servidor, el amor y el compromiso con su país, no se lo va a descubrir nadie. Siempre me dolieron los tics de cierta izquierda que se había dejado robar los símbolos y el discurso patrio por quienes durante años lo convirtieron en una amalgama de gestos vacíos, de teatralidad vacua. Las palabras, símbolos y banderas los usó la dictadura como armas arrojadizas con las que adoctrinar, amenazar y humillar a los vencidos.

Al final, a muchos comprensiblemente se les atragantó esa España que venía acompañada de la ingesta de aceite de ricino, nacional catolicismo y caras al sol. Nuestra gente siempre fueron los verdaderos españoles; aquellos que tras la guerra arrastraron su dolor hacia el exilio; los exiliados económicos de los sesenta que lloraron su añoranza por media Europa con aquella canción de Juanito Valderrama. Y también quienes humillados penaron dentro del país; o los jovenes que hoy con el corazón partido vuelven a hacer las maletas. Muchos enjugaron su dolor en la bandera tricolor de la vencida república, y la siguen hoy enarbolando.

En Podemos no vamos a enfrentar tricolores y rojigualdas, meros significantes para representar el país que amamos. Y nos chirría hablar de Estado español. No somos estañoles, somos españoles; afortunadamente empiezan a superarse ciertos eufemismos. No permitiremos que vuelvan a robarnos el lenguaje, y con él los sentimientos y el discurso emotivo asociado. España es mucho más que un Estado o una definición administrativa. Estamos por construir un sentimento sano de país, de patria inclusiva y sin complejos. Y sí, nos duele España, y sentimos la hispanidad de Cataluña y la catalanidad de Murcia. Y nos resulta insidiosa esa catalanofobia que algunos interesadamente azuzan.

Defender España sin complejos no implica arrojársela a nadie a la cabeza. Significa rescatar ciudadanos antes que bancos, defender derechos sociales y libertades, amar nuestra cultura, nuestras lenguas, el cocido de pelotas, la butifarra y hasta la forma de cazarse la boina.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha