eldiario.es

Menú

Mario Fernández abandona Kutxabank tras la falta de respaldo del PNV

El proyecto de entrada de capital privado en el banco resultante de la fusión de las tres cajas vascas no ha contado con el apoyo de los máximos dirigentes peneuvistas.

El Gobierno vasco niega discrepancias y argumenta que Fernández comunicó antes del verano al presidente del BBK, Xabier Sagredo, que dejaría el cargo tras los test de estrés.

Los accionistas nombrarán un nuevo consejero en la Junta General de la entidad que se celebra este viernes, y a continuación, el Consejo de Administración designará nuevo presidente a Gregorio Villalabeitia.

- PUBLICIDAD -
(Ampliación) Kutxabank aumenta su beneficio un 41,2% en el primer trimestre

Mario Fernández ha tirado la toalla tras seis años de mandato. No porque no tuviera clara la hoja de ruta que, a su juicio, debía llevar adelante Kutxabank: la entrada cuanto antes de capital privado. No porque la entidad resultante de la fusión y posterior bancarización estuviera debilitada, todo lo contrario, tras convertirse en la entidad más solvente de España, según los últimos test de estrés bancarios realizados por la Unión Europea. Han sido más las diferencias con el PNV y su "falta de apoyo" y entusiasmo al proyecto de Fernández de dar entrada al capital privado en el banco, según fuentes del sector financiero, las que explican en parte esa decisión.

Pero también del Gobierno vasco. El propio lehendakari, Iñigo Urkullu, tildó hace dos semanas de "hipótesis de trabajo" de Mario Fernández, la entrada de nuevos socios y la posterior salida a bolsa, dando a entender que no participaba del entusiasmo del presidente. Fernandez ha señalado por activa y por pasiva que esa, la entrada de capita privado, es la mejor manera de garantizar la obra social de las entidades y jugar en la liga de los grandes bancos. El consejero de Hacienda, Ricardo Gatzagaetxebarria, ha negado las citadas discrepancias y ha situado la decisión de Mario Fernández en el mes de julio.

Mario Fernández siempre ha defendido que el proceso abierto para la futura entrada de capital priado sea rápido y tranquilo y tras el éxito en los test de estrés comunitarios, el ya expresidente de la entidad defendió que era el momento de "buscar un mayor redimiento para los accionistas". "Ir en ferrari y no en patines", como gráficamente ha llegado a plantear el propio Fernández.

Fernández ha anunciado que abandona la presidencia de la entidad y el presidente de BBK y socio mayoritario (57%) en el banco, Xabier Sagredo, ha propuesto al patronato de la entidad vizcaína el nombre del futuro presidente: Gregorio Villalabeitia. El futuro presidente de Kutxabank ha desarrollado parte de su carrera en el sector financiero en España y el Reino Unido, como nuevo presidente del Banco vasco. La propuesta deberá ser aprobada este viernes por el Consejo de Administración de Kutxabank.

Otro dato que hay que tener en cuenta para interpretar los cambios en Kutxabank es la circular emitida a finales de octubre por el Banco de España, una circula que les obligaría a buscar inversores privados o salir a bolsa. El regulador español cree que BBK, Kutxa y Vital actúan de manera concertada en Kutxabank, y por eso les exige que doten en cinco años de un fondo de reserva para los posibles problemas que puedan surgir en el futuro. Un fondo que el Banco de España eleva a la nada despreciable suma de 700 millones de euros. Algunas fuentes apuntan la posibilidad de una futura negociación entre el PNV y el Gobierno para evitar que esas exigencias del regulador sigan adelante, pero también desde el Gobierno vasco se reconoce en privado que en los últimos meses -tras la reunión entre Rajoy y Urkullu- que no se le ve al Ejecutivo central con ganas de mover ficha en Euskadi en prácticamente ninguno de los planteamientos que puso encima de la mesa el lehendakari y a los que aun no ha tenido respuesta oficial alguna.

Esta exigencia sólo podría reducirse si las antiguas cajas bajan su presencia en Kutxabank por debajo del 50%. En estos momentos, BBK controla el 57%; Kutxa, el 32%, y Vital, el 11% de la entidad bancaria. Pero esta novedad, importante sin duda, está en plena batalla legal, dado que las tres cajas han decidido presentar, por separado, alegaciones al planteamiento del regulador bancario español.

Anuncio, en verano

La noticia de la salida de Fernández ha saltado esta mañana. En un comunicado, la entidad ha explicado que Fernández ha comunicado este jueves al Consejo de Administración que abandona la presidencia, tras los casi seis años de mandato en los que se ha llevado a cabo desde la creación del banco hasta posicionarlo como el banco "más solvente del sistema financiero español".

Mario Fernández comunicó al accionista de referencia antes de verano, en concreto, al presidente de BBK, Xabier Sagredo, su intención de finalizar su mandato tras superar el test de estrés, a fin de "culminar esta etapa y poder ceder el testigo en el momento adecuado".

Por lo tanto, tras el anuncio de Fernández, que ha comunicado también a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su renuncia al cargo de consejero de la entidad y presidente del consejo de Administración.

Este jueves se inicia formalmente el proceso para el relevo y así se lo ha comunicado esta mañana al Consejo de Administración en su reunión mensual ordinaria, a fin de que los accionistas puedan celebrar este viernes la Junta de Accionistas que nombrará al nuevo consejero que, a continuación, será designado por el Consejo de Administración como presidente de la entidad.

Kutxabank ha destacado que, durante el mandato de Mario Fernández, la entidad se ha situado como la entidad "más solvente del sistema financiero español y entre las primeras de Europa", según el test de estrés realizado el Banco Central Europeo, en colaboración con la Autoridad Bancaria Europea (EBA), como ya ocurrió con el mismo ejercicio realizado por Oliver Wyman en septiembre de 2012. Todo ello consecuencia de "una larga trayectoria de buena gestión con criterios de máxima profesionalidad y responsabilidad", ha indicado la entidad.

Precisamente, fuentes de la entidad han señalado que Mario Fernández entendía que se había "agotado una etapa" y tenía que darse un relevo en la presidencia. Las mismas fuentes no han querido pronunciarse sobre si la decisión podría estar relacionada con posibles diferencias con el PNV sobre el futuro de Kutxabank y la entrada de capital privado en la entidad.

Un mandato de seis años

Mario Fernández llegó a la presidencia de BBK con el objetivo de liderar un proceso de fusión de las tres cajas vascas que ya había fracasado con anterioridad en dos ocasiones, así como preparar a la entidad ante los retos que ya se anunciaban derivados de la "unión bancaria".

Hasta ese momento, Mario Fernández seguirá siendo presidente de la entidad por lo que no se producirá "ninguna alteración" en la gestión del banco. Fernández ha señalado que, como ya ha manifestado en reiteradas ocasiones, tiene interés en volver a la docencia y a sus actividades profesionales privadas que abandonó al asumir la presidencia de BBK.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha