eldiario.es

Menú

La mitad de las nuevas infecciones de Sida en Euskadi en 2014 fueron causadas por relaciones homosexuales

Osakidetza atiende a más de 6.000 pacientes seropositivos, de los que 5.400 están en tratamiento antirretroviral

- PUBLICIDAD -

El número de casos de Sida diagnosticados en Euskadi entre 2009 y 2014 descendió un 26%, al tiempo que la tendencia en el número de nuevas infecciones es ligeramente descendente. También en consonancia con el entorno europeo, en 2014 el 48% de las nuevas infecciones se transmitió a través de relaciones homosexuales y el 47% presentó diagnóstico tardío.

Estos datos han sido facilitados esta mañana por el consejero de Salud del Gobierno vasco, Jon Darpón, quien ha ofrecido una rueda de prensa junto a la presidenta de la Comisión Ciudadana Antisida de Bizkaia, Marta Pastor, en representación de las ONGs antisida de todo Euskadi; y Daniel Zulaika, coordinador del Plan del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual de Osakidetza.

Darpón ha informado de que, en el momento actual, hay más de 6.000 pacientes seropositivos atendidos en Osakidetza, de los que alrededor de 5.400 están en tratamiento antirretroviral, es decir, nueve de cada diez.

"De tratar a pacientes que luchaban por sobrevivir, se ha pasado a tratar a pacientes con VIH que envejecen con mejor salud y calidad de vida, pero acabar con el estigma es la asignatura pendiente", ha indicado.

Asimismo, ha explicado que los avances científicos y los cambios en la evolución de la epidemia permiten atisbar un horizonte "cada vez mejor" para los pacientes con VIH, pero "queda conseguir que los avances se produzcan también a nivel social, y que desaparezcan las actitudes estigmatizantes y discriminatorias".

La comparecencia se produce en vísperas de la celebración, el próximo 1 de diciembre, del Día Mundial del Sida, que este año ONUSIDA, el Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/Sida que ha centrado especialmente en el estigma y discriminación que continúan padeciendo las personas que viven con el VIH y que hay que "desterrar para siempre", tal y como ha recalcado Jon Darpón.

En este sentido, ha puesto de relieve el "gran papel" desempeñado por las ONGs, con las que ha mostrado su disposición a seguir trabajando "codo con codo". De esta forma, ha confirmado que Osakidetza va a mantener "todos sus esfuerzos", tal como se pone de manifiesto en el "Plan Estratégico de Prevención y Control del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, para el periodo 2015-2018".

En este sentido, ha adelantado que en 2016 el Departamento de Salud y Osakidetza va a continuar impulsando todas las acciones y programas que ya tiene en marcha, los que se realizan en los centros escolares con adolescentes, los que se comparten con los Colegios de Farmacéuticos, los desarrollados en centros penitenciarios, los dirigidos a usuarios de drogas, los que se hacen conjuntamente con las ONGs, etc..

UN PROBLEMA DE PRESENTE, UNA ESPERANZA DE FUTURO

El consejero ha recordado que, según datos de la propia ONUSIDA, hoy en día 37 millones de personas viven con VIH en el mundo y cada año se siguen produciendo dos millones de nuevas infecciones. Además, alrededor de un millón doscientas mil personas mueren cada año por enfermedades relacionadas con el sida, y 22 millones de personas no han accedido aún a los tratamientos antirretrovirales.

En Europa Occidental, la transmisión homosexual ha crecido un 33% en la última década y supone en estos momentos el 52% de todas las nuevas infecciones por VIH.

Por tanto, a juicio del consejero, "el sida sigue siendo un problema de presente, no de pasado; pero en esta dura realidad se deslizan también algunos datos positivos que indican que el curso de la epidemia de VIH está cambiando", como afirman todos los organismos internacionales relacionados con la salud y refleja el objetivo que la propia ONUSIDA se ha marcado: que la epidemia del VIH desaparezca en 2030. De hecho, el número anual de nuevas infecciones se ha reducido a nivel mundial en un 35%, y el de muertes relacionadas con sida, en un 42% desde 2004.

Además de estos importantes cambios a nivel epidemiológico, los avances científicos y clínicos están mejorando sobremanera el estado de salud y la calidad de vida de las personas que viven con el VIH.

Entre ellos, el progreso a la hora de simplificar la toma de los tratamientos antirretrovirales; el avance en investigación para el desarrollo de una vacuna terapéutica, que contrasta con el estancamiento de las dirigidas a obtener una vacuna preventiva; la cada vez mayor efectividad de los tratamientos antirretrovirales, que han aumentado la supervivencia de las personas VIH positivas, acercando su expectativa de vida a la de la población general.

Para la práctica clínica supone un reto pasar de atender a un paciente que luchaba por sobrevivir, a atender a un paciente con VIH que va envejeciendo, que presenta problemas de salud muy parecidos al del resto de la población de su edad y sexo, y que requiere ser tratado de dichas comorbilidades: enfermedad cardiovascular, hipertensión, diabetes, etc.

El consejero ha subrayado también la mejora en el estado de salud y calidad de vida de los pacientes con VIH debido al avance de los nuevos tratamientos de la hepatitis C.

En concreto, desde el 1 de enero hasta la actualidad, 378 pacientes VIH con hepatitis C crónica habían iniciado tratamiento con los nuevos medicamentos, de los que han finalizado 266. Y los primeros datos muestran que la tasa de curación es del 90,8%, es decir 9 de cada 10 pacientes coinfectados tratados se han curado de la hepatitis C, una cifra muy similar a la del conjunto de pacientes tratados por hepatitis C (91,3%).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha