eldiario.es

Menú

Un juzgado de Vitoria investiga un caso de presunta malversación en la etapa de Maroto como alcalde

Tras un análisis inicial de la operación, que se llevó a cabo en 2015, con Javier Maroto como alcalde, la Fiscalía ha hallado indicios de un posible delito de malversación de caudales

- PUBLICIDAD -
Uno de los dos camiones comprados en Vitoria en 2015

Uno de los dos camiones comprados en Vitoria en 2015 VITORIA-GASTEIZ

Un juzgado de instrucción está investigando tras una denuncia de la Fiscalía de Álava la compra de dos camiones de recogida de basuras por parte del Ayuntamiento de Vitoria, una operación formalizada a principios de 2015 durante el tramo final del mandato de Javier Maroto (PP) como alcalde. Se analiza la posibilidad de que Vitoria abonara un sobreprecio por estos vehículos, que costaron unos 665.000 euros (sin IVA) y que se pusieron a disposición de la contrata de limpieza de la ciudad, entonces en manos de FCC. Tras el análisis de la compra, el ministerio fiscal interpreta que podría haber indicios de un delito de malversación de caudales públicos.

Vitoria adquirió directamente los dos camiones cuando la contrata de limpieza con FCC estaba ya en prórroga tras haber expirado los ochos años firmados en 2006. De hecho, su entrada en servicio coincidió en el tiempo con el proceso de renovación del servicio, que volvió a recaer en la misma empresa (aunque en esta ocasión en UTE con Viuda de Sainz-GMSM). Se da la circunstancia de que, en principio, la externalización de este servicio obliga a las compañías adjudicatarias a proveer todo el material rodante para el tiempo de vigencia de la contrata y, en su caso, también para los años de prórroga. El de limpieza es el contrato más oneroso para el Ayuntamiento y en aquel momento FCC percibía del orden de 25 millones de euros anuales.

Ante lo excepcional de la operación, la edil responsable, Leticia Comerón, argumentó que este gasto sería asumido por el Ayuntamiento porque era imprescindible para garantizar el servicio de limpieza. En aquel momento, en efecto, era corriente ver en la ciudad cómo la flota de vehículos de recogida de basuras sufría constantes averías por las calles de la ciudad.

Maroto (PP) hace pública su declaración de la renta y exige al resto de partidos que hagan lo mismo

Javier Maroto, en la campaña para las municipales de 2015

Los camiones objeto de investigación son de la marca Iveco y tienen placas de matrícula de la serie JDT. Los dos tienen tecnología para la recogida lateral de contenedores, uno los grises de basura y otros los de envases. Tuvieron un coste de 332.000 euros la unidad (más IVA), cuando modelos similares en otras ciudades resultaron más económicos. El concejal de EH Bildu Aitor Miguel denunció públicamente hace unos meses que en localidades como Ciudad Real y otras este tipo de maquinaria de recogida de basuras no había pasado de 200.000 euros. Es más, en la oferta económica presentada por la UTE de FCC en esas mismas fechas para la nueva contrata se ofrecían al Ayuntamiento camiones de similares características por unos 177.000 euros, según la documentación oficial a la que ha accedido eldiarionorte.es

Tras un primer análisis de estos hechos por parte de la Fiscalía, se han hallado indicios de un posible delito de malversación de caudales. El ministerio público ha remitido el expediente al juzgado para que se abra la fase de instrucción, una investigación aún en mantillas, según las fuentes consultadas. 

Se da la circunstancia de que la compra de estos camiones ya fue objeto de análisis por parte del Tribunal de Cuentas del Estado. En un inicio, el órgano auditor se interesó por gastos abonados a FCC por valor de unos 800.000 euros durante la fase de prórroga al considerar que no estaban ejecutados. Luego se vio que ese dinero fue destinado principalmente a los Iveco. En ese contexto, el concejal Miguel aportó al Tribunal de Cuentas el asunto del posible sobreprecio. No obstante, aquel procedimiento quedó archivado al no apreciarse indicios de responsabilidad contable.

En el marco de esta polémica, el propio exalcalde Maroto envió al Tribunal de Cuentas varios informes en su condición de "responsable máximo" de la gestión de todos los servicios de la ciudad. Uno de ellos, firmado por el técnico al frente de la Unidad de Gestión de Residuos, Joseba Sánchez Rodríguez, desglosaba la compra de cada uno de los Iveco por esos más de 330.000 euros. El 'popular' Alfredo Iturricha explicó en rueda de prensa que el posible coste superior podría deberse a que no era lo mismo comprar pocas unidades que una flota completa. Y añadió:  “La gestión que hicimos en el PP del contrato de limpieza fue totalmente transparente y rigurosa, contamos con informes técnicos que lo avalan”.

Una contrata bajo la sospecha de la corrupción

FCC asumió en 2006 la gestión de la contrata de limpieza de Vitoria, cuando Alfonso Alonso era alcalde. Ese mismo año, la potente compañía recibió también las adjudicaciones de este servicio en Bilbao y San Sebastián. Antes de que se iniciara aquel concurso público, una alta funcionaria del Ayuntamiento de Vitoria facilitó información interna del servicio a la empresa. Concretamente, FCC recibió 14 archivos Excel con datos de la empresas que entonces prestaba el servicio (Cespa) 24 horas antes de que se abriera la nueva licitación. El que fuera concejal de Medio Ambiente en la primera etapa de Alonso, José Antonio Pizarro, fue el valedor de FCC en la ciudad. Según publicó 'El País', después de abandonar el cargo estuvo percibiendo unas elevadas cantidades mensuales de FCC en concepto de asesoramiento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha