eldiario.es

Menú

¿Es posible una escuela que no discrimine en una sociedad que recela del diferente?

Fermín Barceló, maestro y exdirector de Infancia y Adolescencia del Ararteko, destaca que un solo caso de marginación, rechazo o acoso a un alumno supone “un fracaso de toda la escuela”

- PUBLICIDAD -
Videjuego 'Concordia'

Videjuego 'Concordia'

“Seguramente, la forma más eficaz y directa de defender los derechos humanos en la escuela es ponerlos en práctica en su integridad. Es decir, empeñarse en hacer efectivos en el día a día todos los derechos para todas las personas que forman parte de la comunidad educativa”. Fermín Barcelo, maestro y ex director de Infancia y Adolescencia del Ararteko, aboga por una mayor concienciación en el ámbito educativo sobre la importancia de desplegar entre los alumnos todo el repertorio y las enseñanzas que emanan de los Derechos Humanos. “Y hay que aplicarlos sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición, tal como señala el artículo dos de la Declaración Universal de Derechos Humanos”. Pero, ¿es posible conseguir una escuela que no discrimine en una sociedad que recela del diferente?

Barceló participará en una conferencia organizada por la Fundación Fernando Buesa sobre los Derechos Humanos en la escuela, acto en el que se presentará el videojuego ‘Bloggers of Concordia’, ideado por la Fundación Fernando Buesa. Este juego interactivo está basado en el artículo segundo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

“Uno de los cambios más notables que se ha producido en nuestras escuelas durante las últimas décadas”, explica, “es el incremento de la diversidad. Hoy, en casi todos los centros [aunque no en el mismo grado] comparten  aula chicos y chicas, alumnos con discapacidades físicas o psíquicas, personas de orígenes, religiones u orientaciones sexuales diferentes. Este simple hecho es ya un logro importante en la lucha contra la discriminación. Y sin embargo, las diferencias siguen siendo vistas por muchas personas como algo negativo, a evitar, no todos los alumnos o alumnas se sienten igualmente acogidos o aceptados, muchos se sienten rechazados o incluso acosados”. 

Así, el reto, según Barceló, es ofrecer respuestas adecuadas a la diversidad, a las situaciones de especial vulnerabilidad: “que todos sean respetados y aceptados, que todas puedan sentirse a gusto; que a nadie se le discrimine por ninguna razón, las que se señalan expresamente en el artículo dos y otras similares como la discapacidad, la ideología, el aspecto físico o la orientación sexual; que consiga dar respuesta adecuada a las necesidades formativas de todos y cada uno, que  ofrezca a cada cual el máximo de posibilidades para su desarrollo personal…”.

Ya no se trata de que todas las personas tengan derecho a una plaza escolar, sin barreras, “sino a sentirse acogidas y respetadas”. Entre la acogida y el acoso existen muchos grados de aceptación o discriminación, apunta Barceló. “Ello exige trabajar sistemáticamente una serie de valores, como la justicia, la solidaridad, el respeto o el compromiso, que son los valores en los que se sustenta la Declaración de Derechos Humanos y enfrentarse a otra serie de contravalores, como la insolidaridad, la intolerancia o el etnocentrismo. Dicho de otro modo, se trata de prevenir y combatir actitudes y comportamientos sexistas, racistas o intolerantes, que suelen estar en la base de cualquier discriminación”.

Respuestas adecuadas del sistema

¿Cómo valorar hasta qué punto el sistema educativo está ofreciendo respuestas adecuadas a la diversidad creciente, a las situaciones de especial vulnerabilidad? Cómo valorarlo, además, “en un panorama en el que lo políticamente correcto es predicar la integración como algo plenamente logrado… Cómo hacerlo en un sistema complejo, disperso, en el que conviven realidades tan diversas. Es decir, cómo medir la distancia entre los hechos y los derechos. Porque, como bien sabe cualquiera que haya trabajado o trabaje en la educación escolar, en una misma ciudad, a unos pocos metros, podemos encontrarnos con dos centros con prácticas de inclusión o exclusión absolutamente diferentes”. Es decir, centros comprometidos en la práctica cotidiana con la aplicación de los Derechos Humanos “a los que concede prioridad en su acción educativa y centros en los que eso queda en un segundo plano o es, en todo caso, una maría”.

“La no aceptación”, añade, “la marginación, el rechazo o el acoso a un solo alumno o a una sola alumna, es un fracaso. Debe ser considerado como un fracaso de toda la escuela”. En la aplicación y defensa de los Derechos Humanos, la escuela dispone de los mismos elementos con los que cuenta para lograr una educación de calidad, recalca el especialista: “el compromiso y buen hacer del profesorado y las familias; la organización escolar y los sistemas de participación de todos sus miembros; el trabajo en colaboración con otros agentes sociales del entorno; el currículum escolar, y especialmente el trabajo en actitudes y valores; la equitativa distribución de los recursos; los criterios e indicadores de evaluación; el modo en que gestiona los problemas de convivencia… No es lo mismo, por ejemplo, recoger y valorar el grado de satisfacción del alumnado que no hacerlo; o valorar exclusivamente los conocimientos como señal de éxito escolar; o dejar en papel mojado la competencia de ‘Aprender a vivir juntos’; o mirar para otro lado ante las situaciones de acoso escolar…”. Al final, para Barceló siempre quedará la duda o el debate de si es realmente posible una escuela no discriminatoria en una sociedad excluyente, que mira con recelo o que margina al diferente”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha