eldiario.es

Menú

¡Viva la anarquía!

Nunca he temido a la anarquía. A lo largo de los tiempos los anarquistas han sido culpados de todo aquello que fuera abominable y no tuviera un artífice o causante claro. Ahora ocurre lo mismo, de modo que lejos de analizar las condiciones de vida de los vecinos de Gamonal, y de investigar las tramas corruptas y fraudulentas que se esconden en el proyecto rechazado por los vecinos, se culpa a los residentes de movilizarse siguiendo los mandatos de los perversos anarquistas.

- PUBLICIDAD -

Esta pasando en este país nuestro que los informes 'confidenciales' saltan a los medios de comunicación y generan el efecto contrario al que pretendían. O no, quizás generan un efecto diferente pero no el contrario.

La policía ha hecho un informe 'confidencial' sobre las movilizaciones vecinales que están teniendo lugar en el barrio Gamonal, en Burgos, pero ya está en las páginas de los periódicos. No conozco todo el contenido del informe pero los datos que han sido filtrados tienen muy poco que ver con el quid del problema que ha provocado los desórdenes, lo cual me hace pensar que tras la filtración hay una artera intención y la finalidad concreta de desacreditar a los vecinos del lugar, que son los que han tomado las calles en contra del proyecto que ha querido imponer el Ayuntamiento.

Pero el informe policial no parece ajustarse a lo que han visto mis ojos, que no ha sido otra cosa que lo que han retransmitido las televisiones a todas horas, porque la gente que se ha manifestado en Gamonal ha sido la gente de Gamonal, sin uniformes, sin capuchas en su inmensísima mayoría, portando pancartas con textos muy sencillos, -como 'Boulevard No'-, que en nada han incitado a provocar desórdenes ni actos violentos. En todo caso habrá que achacar también los actos violentos al empecinamiento del Ayuntamiento burgalés, por no escuchar a su debido tiempo a quienes todos los días han desafiado al frío de la meseta para sacar adelante la reivindicación del barrio.

Lejos de analizar las condiciones de vida de los vecinos de Gamonal, y de investigar las tramas corruptas y fraudulentas que se esconden en el proyecto rechazado por los vecinos, se culpa a los residentes de movilizarse siguiendo los mandatos de los perversos anarquistas

Volvamos al informe 'confidencial' con una pregunta inicial: ¿Quién ha ordenado elaborar un informe de estas características que analiza, aunque sea someramente, si las movilizaciones tienen algún vestigio “revolucionario exportable al resto del territorio nacional”? ¿Alguien está temiendo que la situación actual de Gamonal pudiera desembocar en una “revolución” en toda España? Me siento realmente reconfortado, porque yo sí creo que hay razones para emprender una revolución… Y no soy ni anarquista ni comunista, como dice el informe.

Según afirma el informe no se trata de un ensayo revolucionario, en todo caso, los actos violentos han sido provocados por integrantes del “colectivo anarquista burgalés”. También alude a personas vinculadas al 15-M de Gamonal. Pero contiene otros datos que también deben ser interpretados, sobre todo por parte de tantos tertulianos de la recalcitrante derecha española a los que solo les importa los episodios de quema de contenedores y no las condiciones de vida de los residentes en Gamonal. Por ejemplo, a la primera reunión preparatoria de las protestas, celebrada en la Casa de Cultura, acudieron alrededor de 800 personas: ¿todas anarquistas o comunistas? Conforme llegaba la fecha de ejecución de las obras las asambleas de vecinos se convocaron en la Iglesia de la Inmaculada de Gamonal: ¿anarquistas en la Iglesia, y aún la iglesia en pie? Por fin, el informe subraya que si entre los arrestados había “algunas personas no originarias del barrio” se debe a “la propia extracción del barrio con fuerte presencia de personas de otros países”: ¿anarquistas o inmigrantes?

En resumen, que la policía no solo ha cumplido su función preventiva y represora ante los posibles actos violentos, sino que ha analizado y elaborado un diagnóstico, eso sí, parcial y desatinado. Porque el Sr. Alonso, que ha solido actuar de portavoz de los vecinos en algunos reportajes, no tiene pinta de nada de todas esas cosas, sino de ciudadano normal, y muy juicioso en cuanto dice ante las cámaras y micrófonos.

Nunca he temido a la anarquía. Menos aún en estos tiempos en que existen tan pocos capaces de nombrarse a sí mismos con esa palabra. A lo largo de los tiempos los anarquistas han sido culpados de todo aquello que fuera abominable y no tuviera un artífice o causante claro. Ahora ocurre lo mismo, de modo que lejos de analizar las condiciones de vida de los vecinos de Gamonal, y de investigar las tramas corruptas y fraudulentas que se esconden en el proyecto rechazado por los vecinos, se culpa a los residentes de movilizarse siguiendo los mandatos de los perversos anarquistas.

Por tanto, ante el informe “secreto y reservado” (confidencial) de la policía yo respondo con un clásico “¡Albricias! ¡Viva la Anarquía!”

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha