eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Crece la presión sobre Mariano Rajoy para forzar la dimisión de Rita Barberá

Numerosas voces de la formación consideran que el líder del PP debería obligar a la exalcaldesa de Valencia a dar un paso atrás para no perjudicar al partido

Alfonso Alonso cree que si Barberá "no toma una decisión adecuada hoy, la tendrá que tomar la dirección del partido"

María Dolores de Cospedal ha sido de las pocas que ha mostrado su apoyo a Barberá, confiando en la "inocencia" de la exalcaldesa valenciana

29 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Barberá no va a la comisión sobre el PP, que ve "políticamente intencionada"

EFE

Cada vez son más los dirigentes del Partido Popular que piden la dimisión de Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia, especialmente tras la investigación anunciada por el Tribunal Supremo por el Caso Taula. Las pesquisas están relacionadas con la práctica del 'pitufeo' en el PP valenciano, cuando supuestamente se realizaron ingresos por un importe superior a 200.000 euros, así como con donaciones de mil euros de concejales y asesores, que presuntamente les devolvió el partido en dos billetes de 500 para blanquear ese dinero de supuesta procedencia ilícita.

El último en hablar ha sido Alfonso Alonso, candidato a lehendakari del PP y que ha dicho en declaraciones a Onda Vasca que Rita Barberá "tiene que pensar en el partido en el que ha militado tanto tiempo y tiene que tomar una decisión hoy".

El dirigente considera que "si no toma una decisión adecuada hoy, la tendrá que tomar la dirección del partido. Esto es lo que esperamos desde aquí (desde Euskadi), aquí nos estamos jugando mucho, y creo que tampoco nos merecemos ir con este perjuicio a cuestas. Esperamos que Barberá tome una decisión y, si no la toma, esperamos que la dirección la tome", ha insistido.

En declaraciones en RNE el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, cree que la exalcaldesa de Valencia no va a dilatar mucho más su postura: "Rita Barberá anunciará, espero que esta mañana, cuál es la decisión que va a tomar". Asimismo el dirigente ha afirmado que la exalcaldesa de Valencia está "muy herida", pero se ha mostrado seguro de que "no hará nada que perjudique al partido" o al líder 'popular', Mariano Rajoy, "al que le une una entrañable amistad desde hace mucho tiempo".

Íñigo de la Serna, alcalde de Santander del PP, sigue la línea de Margallo y cree que espera que "muy pronto tengamos respuesta" de Rita Barberá. "Ella nos comunicará cuál es la decisión que toma", ha dicho.

Por el momento Mariano Rajoy ha evitado pronunciarse durante los actos de campaña que le están llevando por toda Galicia.  Ayer el líder del PP esquivó a los periodistas que le acompañaron  durante una completa mañana de visitas electorales en pequeños pueblos de la provincia de Ourense. "Solo hemos convocado un paseo" se excusaron los miembros de su equipo.

La situación recuerda a lo sucedido con el Caso Soria, con un Mariano Rajoy que guardó silencio y varios dirigentes del PP, como la recién dimitida Rosa Valdeón, que pidieron la renuncia inmediata de José Manuel Soria ante un hecho que calificó de "vergüenza ajena"

Las corrientes en el Partido Popular sobre Rita Barberá oscilan entre los que piden que Mariano Rajoy aparte a la senadora y los que creen que debería ser ella misma quien se aparte.

En el primer lado se encuentra varios dirigentes populares que, según Europa Press, consideran que una vez se ha abierto una causa por la comisión de un presunto delito de blanqueo de capitales, Mariano Rajoy debería forzar su dimisión cuanto antes.

En el PP dan por hecho que este asunto está en manos de Rajoy y que será él mismo el que tenga que resolverlo personalmente, después de que a lo largo de esos meses Barberá se haya aferrado a su escaño y haya rechazado dar un paso atrás alegando que no blanqueó dinero. Desde las filas del partido reconocen en privado que era la " crónica de una muerte anunciada" que el Supremo implicara a la exregidora en el caso Imelsa y el partido se viera obligado a tomar medidas. 

Anteriormente el responsable de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, afirmó en varias ocasiones que ante mismos comportamientos se actuaría de forma similar, en referencia a una posible investigación a Rita Barberá. "Da igual el nombre de las personas porque las decisiones serán las mismas", dijo textualmente el 21 de abril.

Barberá debería ser quien dimita

Entre las que piden a la propia Barberá que se aparte se encuentra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien espera que la senadora abandone su escaño de manera voluntaria. "Cuando a un político se le investiga formalmente y hay un auto formal por un asunto de corrupción debe dejarlo", ha señalado Cifuentes en una entrevista a la Cadena Ser. Preguntada por si debe ser Barberá o el partido quien debe decidir sobre el abandono del escaño, la popular ha considerado que en el caso de Barberá "habrá que esperar porque el problema es que los escaños, las actas, son del diputado no del partido".

También en los micrófonos de Cadena Ser se ha pronunciado Pilar del Castillo, exministra de Educación en la época de José María Aznar, quien ha señalado que "no cabe ninguna duda de que Rita Barberá debería dimitir de sus cargos", con el fin de que se enfrente a la Justicia sin dañar la imagen del Partido Popular. 

En los pasillos del Congreso, dirigentes del PP dejaban sobre el tejado de Génova la decisión sobre Barberá. Así lo han expresado tanto el catalán Xavier García Albiol, como José Manuel Moreno Bonilla o José Ramón Bauzá. Para ellos es la dirección nacional, es decir, Mariano Rajoy y su cúpula directiva la que tiene que decidir si exige a la exalcaldesa valenciana la renuncia por la causa que ha abierto contra ella el Supremo por blanqueo en el marco de la Operación Taula.

García Albiol insinuó que es la exalcaldesa la que debe adelantarse a la decisión de Génova y recordó que el acta de los diputados y senadores no corresponde a los partidos sino a los propios parlamentarios. También el expresidente valenciano Carlos Fabra se ha mostrado partidario de que sea la propia Barberá la que renuncie: "Ella tiene que ser consciente de la situación, sabrá estar a la altura", expresó. 

Incluso otras voces menores como la del  portavoz adjunto del PP en el Parlament, Santi Rodríguez, también han pedido a la senadora Rita Barberá "que tome una decisión" sobre si mantiene su escaño en el Senado y, si no lo hace, ha instado al partido a tomar medidas disciplinarias. "La primera decisión la tiene que tomar ella. Si no, será el partido el que tenga que tomarla", ha dicho, y ha recordado que una formación política no puede obligar a la entrega del acta a un diputado.

Cospedal confía en su "inocencia"

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha sido de las pocas voces que ha mostrado su confianza en la "inocencia" de la exalcaldesa de Valencia, al tiempo que se ha mostrado convencida de que hará "lo que sea mejor para el PP".

"Hay que medir bien las responsabilidades derivadas de los procesos judiciales. En la condición de investigado --antiguo imputado-- no hay una presunción de responsabilidad. Entre condición de investigado y de inculpado hay una diferencia sustancial", ha afirmado en declaraciones a RNE.

Por eso, la dirigente ha subrayado que en el PP son "más partidarios" de que la asunción de responsabilidades vaya ligada a algo más que una "acusación", por lo que alguien no debe ser apartado de un cargo porque se le acuse de algo, sino que esto "se tiene que acreditar". "Es lo razonable, lo sensato", ha apuntado.

El ministro de Justicia también ha querido mostrar su opinión tras la apertura de la causa contra Rita Barberá. En una entrevista en RNE, Rafael Catalá considera que las responsabilidades deben llegar cuando "haya comprobación de que los hechos" de los que se acusa tienen "veracidad" porque, de lo contrario, "parece que es el querellante el que tiene razón". "No es sensato que por poner una querella haya que dimitir", ha subrayado.

Presiones del resto de fuerzas políticas

Fuera de las filas del PP también piden la cabeza de la senadora investigada por el Tribunal Supremo. Una vez conocida la noticia, Albert Rivera amenazó con retirar su apoyo a los populares si no quitaban de en medio a la exalcaldesa de Valencia: "Si el PP no hace dimitir a Barberá en cumplimiento de las condiciones que le impuso Ciudadanos, no apoyaremos la investidura de su candidato", ha dicho el líder de la formación naranja.

En el PSOE fue su portavoz en el Senado, Óscar López, quien se pronunció sobre la apertura de la causa contra Rita Barberá:  "En mi opinión, el PP no estaría aguantando el coste de Barberá si no fuera por algo. Tienen miedo, ella no es cualquiera en el partido y sabe mucho. Hay miedo de que Rita se convierta en la cantaora", ha afirmado López en declaraciones a Cuatro.

Desde Unidos Podemos ha sido la portavoz adjunta en el Congreso, Irene Montero, la que ha manifestado que "el PP es una máquina de corrupción y sus principales dirigentes están metidos hasta el fango". En consecuencia, ha exigido que, "por respeto a la ciudadanía", Rita Barberá dimita de sus responsabilidades en el Senado. Si no lo hace, Montero opina que "lo que debería hacer el PP es, en lugar de seguir blindándola de privilegios, apartarla de la representación pública".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha