eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El líder de Def con Dos se sentará en el banquillo el 12 de julio por un presunto delito en Twitter

Su caso simboliza la división en la judicatura entre la prevalencia de la libertad de expresión y una supuesta protección a las víctimas de ETA

La Fiscalía pide 20 meses de cárcel para César Strawberry por haber humillado supuestamente a las víctimas del terrorismo

El juez José de la Mata archivó el caso, pero la Sala de lo Penal enmendó su decisión y envió a juicio al artista 

42 Comentarios

- PUBLICIDAD -
"Def con Dos": "Nadie puede negarnos el derecho al trabajo"

El líder de Def con Dos, César Strawberry EFE

El primer juicio mediático por presunto enaltecimiento del terrorismo a través de las redes sociales se celebrará el próximo 12 de julio en la Audiencia Nacional. En el banquillo, César Strawberry, líder del grupo de rap-metal Def con Dos, quien se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 20 meses de cárcel por el contenido de seis comentarios en Twitter y un retuit.

La mañana del 19 de mayo de 2015, tres agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil, la unidad antiterrorista, se presentaron en el domicilio de Strawberry en Madrid, le requisaron su teléfono y se lo llevaron detenido, en régimen de incomunicación. César Montaña Lehman, el verdadero nombre del artista, supo después que era uno de los detenidos en la tercera fase de la Operación Araña, una redada de la Guardia Civil en busca de internautas, sin relación entre sí, que hubieran ofendido a las víctimas, pero solo a las de ETA o el GRAPO.

Desde entonces, el camino hasta el banquillo de Strawberry ha simbolizado la falta de un solo criterio judicial sobre las expresiones vertidas en las redes sociales. De fondo, el debate entre la preeminencia de la libertad de expresión, abrazada por el sector progresista de la judicatura, frente a una pretendida defensa de una parte de las víctimas del terrorismo, estandarte de la mayoría conservadora.

El caso de Strawberry recayó en José de la Mata, el sustituto de Pablo Ruz en el Juzgado de Instrucción número 5. De la Mata citó a declarar a Strawberry y, en su despacho, escuchó al artista decir que él jamás ha respaldado la actividad de ETA ni de ninguna otra organización terrorista. Le explicó su trayectoria artística, cómo ha puesto el sentido del humor y la ironía al servicio de causas como la lucha contra la violencia machista y que Twitter es uno de los medios de expresión que utiliza. Otros medios, como la banda sonora de Acción Mutante, la película de Álex de la Iglesia sobre un grupo terrorista de discapacitados, nunca le causaron problemas con la Justicia.

El juez archivó la causa por enaltecimiento del terrorismo en un auto en el que afirmaba que, "en realidad, lo que revela el patrón de comportamiento de esta persona es aparentemente lo contrario”. “Lo acreditado es que, desde su particular concepción del arte, el imputado ha mostrado en público su compromiso social con distintas causas, expresándose siempre, eso sí, desde una estética provocadora, irónica y sarcástica, buscando generar en los receptores perturbación, disconformidad o escándalo”.

El papel de la Fiscalía

Pareció el fin de los problemas de Strawberry en la Audiencia Nacional. Sin embargo, el fiscal Carlos Bautista recurrió el auto de archivo y llevó el caso hasta la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, de abrumadora mayoría conservadora. Precisamente Bautista había protagonizado meses antes un incidente en Twitter. El fiscal había sido descubierto oculto tras un alias en una cuenta de la red social desde la que se dedicaba a despreciar y mofarse de compañeros de la Audiencia Nacional e, incluso, de la Guardia Civil. Pidió disculpas y no recibió sanción alguna por ello.

Una vez finalizada la actividad terrorista de ETA, la fiscalía del tribunal especial, que dirige Javier Zaragoza, ha dado un fuerte impulso a perseguir delitos cometidos en las redes sociales. En este caso, su recurso llegó a la Sección Cuarta, presidida por Ángela Murillo, una jueza conservadora que ha mostrado en público especial sensibilidad con las víctimas de ETA. El tribunal que decidió sentar en el banquillo al líder de Def con Dos estaba integrado también por los conservadores Francisco Martel y Teresa Palacios. Los tres firmaron un auto en el que advertían de que, como establece la Constitución, “la libertad de expresión tiene ciertos límites”.

El caso de Strawberry se asemeja al del concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata, camino del banquillo por un mensaje en Twitter que escribió hace cinco años, cuando no estaba en política. El juez de instrucción, Santiago Pedraz, se resiste a que sea juzgado por ese mensaje, más aun cuando la persona objeto del chiste, Irene Villa, ha dicho que no se sintió humillada por él. Algo similar ocurre con Eduardo Madina, a quien aludía Strawberry en uno de los tuits por los que será juzgado.  

Uno de los mensajes que llevará a Strawberry al banquillo dice: “El fascismo sin complejos de Esperanza Aguirre, política del Partido Popular, me hace añorar hasta los GRAPO”. Otro señala: “ A Ortega Lara habría que secuestrarle ahora”. Sobre este último, el cantante alegó que no se refería al Ortega Lara víctima de ETA sino al destacado militante que es, en la actualidad, de “un partido de extrema derecha”, en referencia a Vox.

En su escrito de acusación, el fiscal Bautista incluye un RT, a pesar de que una norma no escrita de Twitter que entienden sus 300 millones de usuarios en el mundo es que retuitear no significa necesariamente respaldar un contenido. El mensaje en cuestión decía: “¿Se puede llevar una camiseta un estampado de Miguel Ángel Blanco? Lo pregunto desde el respeto y el verano”. El autor original del mensaje no ha sido perseguido. 

Bautista también pretendía que Strawberry también fuera juzgado por injurias a la Corona en relación con los siguientes comentarios: “Yo soy de los que desean ver a Felipe de rey cuanto antes… para cargarme en su puta madre con más argumentos”. Los jueces concluyeron que no pueden conferirle, “sin más, un carácter injurioso, distinto del ineducado e inadecuado que refleja, que puede desacreditar más a la persona que emite el tuit que a las personas a las que van dirigidos sus improperios”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha