eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Humillaciones de primera y de segunda

Un alcalde de Ciudadanos se burló de una edil de Izquierda Unida con discapacidad auditiva: "Pero si no oyes aquí en el pleno". 

Es necesario que hagamos una reflexión colectiva en la que no quepa la violencia de ningún tipo y sepamos capaces de respetar al contrario, sea cual sea su signo político, raza, religión, orientación sexual o discapacidad.

- PUBLICIDAD -
Silencio

Silencio del_aguila @flickr

Nosotros no oímos, ustedes no escuchan

Entiendo que deban investigarse delitos tan horribles como escribir chistes –más acertados o no- en twitter, o que se proceda a juzgar de terroristas a cantantes que nada tienen que ver con ello, aunque quizá ustedes no entiendan la ironía y la libertad de expresión. Lo entiendo, sé que no es fácil. Ya hemos pillado que enaltecemos por encima de nuestras posibilidades y que además incluso tener twitter es un barbaridad siendo pobres. Ya lo dijo Teo.

Pero hoy en “humillaciones de segunda”, que no son las censurables ni objetivo de escarnio público,  tenemos que trasladarnos a un pueblo de Toledo donde su alcalde insultó a una de las ediles aludiendo a su discapacidad. Es bastante reprobable y ruin que un alcalde se ría de una edil de otro partido usando su discapacidad auditiva como objeto de mofa. Por si no se han enterado, que imagino que estos delitos los debe llevar otra Audiencia o jurisdicción, trataré de ponerles en situación.

El alcalde de Malpica en Castilla La Mancha, de Ciudadanos, apareció en algunas portadas de algunos medios digitales como éste, debido a su don de palabra, burlándose como comento de una edil de Izquierda Unida con la siguiente perla: "Pero si no oyes aquí en el pleno".  Por cierto, los coros de risas propios de patio de colegio corresponden a la teniente alcalde del Partido Popular, con la que gobierna en la localidad.

 

Además de esta "burla", Juan Carlos Flores recriminó a la edil en forma de amenaza el apoyo que otorgaba a los trabajadores discapacitados que, a su juicio, “lo único que quieren es no trabajar”. Menuda joyita, oigan, como para premio Nobel de la Paz.

Esperad, que esto no acaba ahí. La perla que soltó el alcalde tuvo lugar mientras la concejala de IU y la teniente de alcalde del PP intercambiaban palabras sobre una denuncia interpuesta por la vulneración de derechos laborales de mujeres y personas discapacitadas por parte de los gestores del ayuntamiento.

Pero esto, amigos, no abre las portadas de los grandes medios de comunicación orquestados por el Ibex 35. Nosotros no oímos, pero ustedes no escuchan. Ellos nos hablan día y noche de Venezuela –cuando hay elecciones- o de la misa del gallo o del calor que hace en verano y las vacaciones de los futbolistas. ¿A quién le importa lo que puede sentir la edil insultada o los que nos sentimos ofendidos por estos ataques? Al Ibex 35 y sus secuaces no, son ellos los que controlan los medios de comunicación de masas y a sus títeres políticos, entre otros a los de color naranja. Imagino que habrá miembros de este partido con algún tipo de discapacidad o diversidad funcional –o no-. De ser así, no creo que les haya hecho mucha gracia esta “burla”, y  estaría bien que tuvieran unas palabras con alguien capaz de atacar a su adversario con tal bajeza moral.

Con unas humillaciones y enaltecimientos nos llevamos las manos a la cabeza y con otras no. Hay humillaciones de primera y de segunda. Humillaciones que abren grandes portadas, que se archivan y se vuelven a abrir, porque debe haber mucho tiempo libre o mucha fijación que roza la obsesión absurda y partidista. Luego están las humillaciones de segunda que “no importan a nadie” porque debe ser que nadie de las aquellas instancias se da por ofendido. ¿No es atentar también la violencia verbal?, ¿la violencia a una persona con discapacidad riéndose precisamente de eso? No estoy pidiendo aquí que se juzgue a este hombre –aunque IU ya ha anunciado su denuncia más que respetable- , ni pido su cabeza, ni su dimisión siquiera, pero dejen de hacer el ridículo juzgando y humillando a algunos hasta la saciedad mientras hacen “oídos sordos” en otros casos.

Es necesario que hagamos una reflexión colectiva en la que no quepa la violencia de ningún tipo y sepamos capaces de respetar al contrario, sea cual sea su signo político, raza, religión, orientación sexual o discapacidad. Las personas con discapacidad o diversidad funcional sufren discriminaciones a patadas a lo largo de su vida, insultos y agresiones de todo tipo. Es necesario y urgente ponerse en el lugar del otro, el respeto y la empatía. Sé que pido mucho, pero por pedir que no quede.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha