eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

FOTOGALERÍA | La matanza del cerdo

Pueblos de toda España celebran la matanza del cerdo como una macabra tradición en la que el sufrimiento del animal queda ahogado en un ambiente festivo en el que participan incluso niños

Muchas de esas matanzas se hacen sin aturdimiento previo, lo cual no solo es ilegal sino que aumenta el sufrimiento del animal, acuchillado por matarifes sin experiencia que prolongan su agonía. Su sufrimiento es similar al que padecen en cualquier matadero, pero en este caso es visible y festivo.

Tras los Muros, un proyecto fotográfico y audiovisual que pone el foco en la explotación a la que sometemos a los demás animales, ha fotografiado la matanza del cerdo en varias localidades de España para poner en primer plano ese sufrimiento, del que escribimos en El caballo de Nietzsche

El trabajo completo de Tras los Muros sobre la matanza del cerdo puede verse en este enlace

- PUBLICIDAD -
Matanza del cerdo en Toledo, sin aturdimiento, tractor conducido por un menor. Foto: Tras los Muros

Matanza del cerdo en Toledo. Los animales fueron asesinados sin aturdimiento previo, y transportados como meros objetos con la ayuda de una pala mecánica conducida por un menor. ©Tras los Muros

Matanza del cerdo en Palencia, sin aturdimiento, con agonía de más de diez minutos. Foto: Tras los Muros

Matanza del cerdo en Palencia, donde los animales fueron asesinados sin aturdimiento previo y murieron tras una agonía de más de diez minutos, todo ello después de ser reducidos por la fuerza atándoles las patas y el morro. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma, Soria. La cerda, con las mamas aún enrojecidas por haber estado amamantando a su última camada de crías, ha sido ya inmovilizada por los matarifes. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma, Soria. El cerdo se desangra en su agonía mientras uno de los matarifes le sujeta las patas delanteras. La sangre se recoge para hacer morcilla. Su sufrimiento es similar al que padecen en los mataderos, pero que en este caso es visible. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma, Soria. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Burgo de Osma, Soria. Los matarifes cumplen con el ritual mientras vecinos del pueblo, gentes de toda edad y condición, asisten expectantes. La ejecución pública convertida en espectáculo. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Toledo. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en Toledo. Los matarifes arrastran al animal inmovilizado, al que han arrebatado la dignidad que merece todo ser sintiente. ©Tras los Muros

Cuchillos utilizados por los matarifes. Matanza de Toledo. Foto: Tras los Muros

Cuchillos utilizados por los matarifes en la matanza del cerdo en Toledo. ©Tras los Muros

Un niño observa la matanza del cerdo en Toledo, sin aturdimiento. Foto: Tras los Muros

Un niño observa la matanza del cerdo en Toledo, donde los animales han sido ya asesinados sin aturdimiento previo. Los más pequeños asisten al ritual con el riesgo de asumir la normalidad del maltrato, de interiorizar que caben excepciones si el beneficio, en este caso festivo, lo merece. ©Tras los Muros

Matanza del cerdo en Toledo, sin aturdimiento. Foto: Tras los Muros

Matanza del cerdo en Toledo, sin aturdimiento previo del animal. ©Tras los Muros

Este cerdo fue víctima de la matanza de Palencia, sin aturdimiento y con una agonía de más de diez minutos. Foto: Tras los Muros

Este cerdo fue víctima de la matanza de Palencia, sin aturdimiento previo y con una agonía de más de diez minutos. En el momento de tomar esta foto esperaba su destino en un inmundo cubículo sin posibilidad alguna de satisfacer sus necesidades más básicas. Así suele transcurrir la vida de todos ellos, sin ver la luz hasta el día de su muerte. ©Tras los Muros

Cerdo víctima de la matanza de Palencia. Foto: Tras los Muros

Cerdo víctima de la matanza de Palencia. En este tipo de cubículos, separados de su familia, sin espacio para satisfacer sus necesidades fisiológicas y sociales más básicas y sin apenas ver la luz natural transcurre la vida de la inmensa mayoría de los cerdos hasta el día en el que son asesinados para ser consumidos, sea en un matadero o en una matanza. ©Tras los Muros

Matanza del cerdo en Palencia, sin aturdimiento y con agonía de más de diez minutos. Foto: Tras los Muros

Matanza del cerdo en Palencia. Inmovilizado con sus patas y hocico atados, acuchillado sin siquiera aturdimiento previo, este cerdo murió tras una agonía de más de diez minutos rodeado de jolgorio. ©Tras los Muros

Mano ensangrentada de un matarife en la matanza de Palencia. Foto: Tras los Muros

Mano ensangrentada de un matarife tras acuchillar a un cerdo en la matanza de Palencia. ©Tras los Muros

Matanza del cerdo en Palencia, sin aturdimiento y con agonía de más de diez minutos. Foto: Tras los Muros

El cerdo mira al matarife que le inmoviliza atando su hocico al madero sobre el que será asesinado, sin aturdimiento previo, plenamente consciente en su agonía de más de diez minutos. Matanza de Palencia. ©Tras los Muros

Matanza del cerdo en Palencia. Foto: Tras los Muros

Matanza del cerdo en Palencia. Tras haber sido torturado y asesinado, el cerdo ya está listo para ser preparado para su consumo por quienes han participado en la matanza. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe (Soria), donde los vecinos reconocen que ni siquiera aturden al animal porque en ese caso "no sería lo mismo". ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe (Soria), donde los matarifes ni siquiera aturden al cerdo porque "no sería lo mismo". A su lado están aún los utensilios que han utilizado para engancharle por el hocico y para acuchillarlo hasta la muerte. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe (Soria). Su mirada ya perdida, su hocico perforado por un gancho para ayudar a su inmovilización, y todo ello sin siquiera aturdimiento previo porque en ese caso "no sería lo mismo" para los matarifes. ©Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe. Foto: Tras los Muros

Matanza pública del cerdo en San Leonardo de Yagüe (Soria). Una vez torturado, inmovilizado y asesinado sin aturdimiento previo, su piel es chamuscada para quitarle el pelo y proceder a su despiece. Los niños no solo asisten al macabro proceso sino que participan activamente, con el riesgo de asumir ese maltrato como algo normal. ©Tras los Muros

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha