eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sánchez: cambiar a todos para que nada cambie

Sánchez es el PSOE puro y que nadie espere otra cosa, aunque haya llegado al poder de una forma paradójica liquidando a González, Guerra, Rubalcaba y a su candidata

86 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez en el congreso del PSOE

Pedro Sánchez en el congreso del PSOE.

El PSOE es un partido muy importante para sus afiliados y simpatizantes, para la mayoría no solamente es una seña de identidad personal, a veces familiar, sino también el lugar para estar en la vida. Eso hay que comprenderlo. También fue una agencia de colocación y de ascenso social enorme que permitió desde los años ochenta que hijos e hijas de familias de clase media y trabajadora tocaran cargos y poder público. Lógicamente para esas personas también es un partido muy importante.

Pero es, además, decisivo en la historia de España desde 1975, aquella España que se llamaba a si misma “Estado Español”, con un Régimen tutelado y protegido por los EEUU. Fue esa misma potencia imperialista dueña del país quien actuó muy directamente en aquellos años. Primero gestionó la entrega a la dinastía alauí del protectorado del Sahara y la traición a su población por parte de la potencia colonial, el Estado Español, e inmediatamente condujo, ya de la mano de Juan Carlos I de la casa de Borbón, el tránsito del Régimen al Reino de España.

En ese tránsito fue imprescindible la reaparición de algún partido que no fuese obrerista, como lo era el PCE, pero que fuese heredero de la República para agrupar y representar a una parte de las clases medias que no eran del Opus. Podría haber sido Izquierda Republicana pero no había tenido una renovación interna y en cambio en el PSOE se había creado un ambicioso grupo de jóvenes en Sevilla. La operación de relanzamiento del PSOE la planificó la CIA y fue ejecutada a través de la socialdemocracia alemana. Los viejos socialistas republicanos del exilio fueron apartados y, propulsados desde Alemania, ocuparon su lugar el grupo de González y Guerra.

El PSOE fue una pieza esencial en la continuidad del estado desde el Régimen al Reino y cuando llegó al poder González dio todos los pasos que estaban en la agenda política oculta diseñada por los amos del juego en este lado de la Guerra Fría. El Partido Socialista español ha sido la pieza fundamental de la estabilidad todos estos años, y ahora también lo es, del sistema político nacido de la Transición. Ahí es donde hay que ver la propuesta de las Juventudes Socialistas y la reacción inmediata de Sánchez y lo demás son tonterías.

Que a las Juventudes les haya dado a estas alturas por proponer que el PSOE defienda una república es parte de la resaca del cabreo y el calentamiento que provocaron las actuaciones de la tal gestora. Que Sánchez lo pare y evite que llegue a votarse muestra el carácter y la naturaleza del PSOE, el sostén de este sistema político. Realmente es la derecha posfranquista del PP, con sus imprudencias, quien de cuando en cuando crea inestabilidad y crisis del sistema. Y es el PSOE quien actúa con “prudencia” y “sentido de estado” para encauzar las tensiones dentro de un orden. Este orden. Si Rajoy ofende y acorrala a la opinión mayoritaria catalana, vendrá Sánchez a ofrecerle comprensión y los mejores deseos. Así que a los militantes socialistas que se crean republicanos siempre les quedará darse golpes en el pecho y susurrar un viva a la república en la intimidad de su dormitorio. Mientras su partido será el principal sostén de la monarquía.

Sánchez es el PSOE puro y que nadie espere otra cosa, aunque haya llegado al poder de una forma paradójica, liquidando a González, a Guerra, a Rubalcaba y a su candidata. Que a esa pandilla liquidada se le haya sumado Zapatero, quien había padecido al aparato en sus tiempos en León y luego en la Presidencia es otra paradoja.

Sánchez es una gran paradoja, creado por el aparato, enfrentado luego al aparato y liquidando luego a los representantes del aparato va a volver a realizar una continuidad de su política histórica. Porque eso es lo que hará, la “Internacional”, lo del federalismo y la plurinacionalidad y lo del republicanismo son los reclamos estéticos y afectivos para reagrupar a la militancia y las viejas simpatías. Esas palabras no contienen absolutamente nada real excepto humo. Es la retórica que el PSOE saca a pasear periódicamente cuando necesita revalidarse ideológicamente, pero que nadie se inquiete que no pasa nada.

Que ganase Sánchez es lo mejor que le podría haber pasado al partido en el dilema entre él y Susana Díaz. Esta no ha perdido ocasión de mostrar su calidad personal, sus buenas maneras, su altura política, su capacidad para unir y liderar y su buena educación ausentándose de un congreso en el que ella había aspirado a ser elegida. Eso sí es categoría personal y política de una dirigente, que aprendan los demás. En consecuencia la mayoría de los delegados andaluces, demostrando un espíritu colaborativo y unitario, boicotearon las ponencias, demostrando su responsabilidad y que su partido es lo que más les importa.

Díaz fue la consecuencia de una serie de incidentes en un proceso que fue conducido por el aparato desde el momento en que en el congreso en Sevilla, González y Guerra conspiran para apartar a Carmen Chacón y poner de sucesor de Zapatero a Rubalcaba. Primero fue la carta Rubalcaba, luego pusieron a Sánchez y la idea era poner a continuación a Díaz, la sucesora de Griñán en Andalucía, para que todo fuese de pata negra y de confianza. La ambición personal y la tozudez de Sánchez junto con la pésima capacidad de la candidata y su gestora desencadenó una crisis que, momentáneamente, le entregó a Sánchez, el control del partido, o por lo menos la mitad del territorio de Madrid hacia arriba.

Que a Sánchez no lo quieren lo acaba de demostrar Guerra lanzándole un proyectil, se ve todavía conserva el “Mystère” de cuando iba a los toros en avión militar, aprovechando la declaración de “plurinacionalidad”.

Sin embargo, Sánchez le devuelve al PSOE su papel de partido “de Estado”, un rol que había perdido por su pacto subterráneo para sostener a Rajoy. Efectivamente la maniobra inspirada por González de un gobierno bipartito PP-PSOE o bien que el PSOE sostuviese a Rajoy desde la oposición triunfó satisfaciendo los intereses de los poderes económicos, del estado, mediáticos y de la corte en general pero había sentenciado a muerte al partido. Sánchez recupera el partido de sus mentores, pero sin ellos. Que cambien los dirigentes para que nada cambie en lo esencial.

Aunque reconozcamos que si el PSOE vuelve a la oposición y efectivamente derogan leyes y medidas injustas del Gobierno, algo estará mejor. Pero lo esencial es lo esencial, que se dejen de cuentos y construyan su moción de censura para echar a este Gobierno, y lo demás es hacer el tiempo para no enfrentarse a los comisarios europeos y permitir que Rajoy haga el trabajo sucio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha