eldiario.es

9

Andalucía Andalucía

Comprar su propia energía verde es posible en cinco minutos

Las cooperativas que comercializan energía renovable facilitan el paso a su firma de consumidores con compromiso ecológico y que huyen de las grandes empresas eléctricas.

La pionera es Som Energía, creada en 2011, que promueve el ahorro energético fuera de la tarifa regulada por el Gobierno y ha doblado el número de socios en el último año en toda España.

Nosa Enerxía en Galicia, Goiener en el País Vasco o Zencer en Andalucía son otras cooperativas con el mismo modelo que comercializan energía de fuentes renovables a sus socios y promueven el desarrollo de la economía local.

Iberdrola Ingeniería concluye su mayor proyecto de renovables en África por 273 millones

La falta de información precisa y transparente sobre el recibo de la luz, la subida de las tarifas y el nuevo modelo de facturación que antes de implantarse ya se ha llevado una lluvia de críticas, son argumentos que han servido para que muchos consumidores se planteen si existe alternativa para salir de la imposición de las grandes compañías eléctricas. Si a ello se une el compromiso verde por utilizar sólo energías renovables, el resultado es el auge de las cooperativas comercializadoras de electricidad que han nacido en los últimos tiempos y ofrecen al usuario participar en la venta de su propia energía procedente de fuentes renovables y con precios fuera de la tarifa regulada por el Gobierno.

Y un punto a su favor en el que se han aplicado estas cooperativas es en facilitar al máximo el paso del consumidor de su compañía anterior a ser usuario o socio cooperativista: “Es más fácil cambiarte de compañía eléctrica que de compañía de teléfonos”, sintetiza José Larios, socio y promotor de Som Energía en Córdoba, para explicar que esta peculiar “portabilidad” entre firmas eléctricas “no le lleva más de cinco o diez minutos al usuario”.

Som Energía http://www.somenergia.coop/es/,creada en 2011 en Girona e implantada ya en todo el territorio nacional, ha sido pionera en implantar este modelo de cooperativa energética verde. Producen su propia energía de fuentes renovables: fotovoltaica con placas en tejados de edificios, una planta de biomasa y participaciones en un molino eólico. Tras esa producción, el transporte en alta y la distribución de la energía queda en manos de las empresas que monopolizan el mercado pero, en la última fase del proceso, la comercialización, es donde la cooperativa vuelve a tomar las riendas de su energía para llevarla hasta los socios y usuarios.

La cooperativa de energía verde también tiene su traducción en la factura de la luz. “En un sector tan encorsetado, el margen de beneficio para la cooperativa y el socio ronda el 4%”, explica Larios. Pero las tarifas de la cooperativa “salen de la factura regulada por el Gobierno” y, dentro de unos márgenes, se mueven en el mercado libre. El consumidor paga menos por la parte fija de la factura –la potencia contratada- y se centra la repercusión del pago en el consumo de la energía que se utiliza. “De esta manera, se paga por lo que se consume y se incentiva el ahorro de energía”.

Modelo energético no contaminante

Un ahorro de energía que va en la línea del pensamiento verde en el que se basan estas cooperativas. “Promovemos un modelo energético no contaminante. Con el uso de energías renovables se contribuye a equilibrar la balanza de importación de combustibles fósiles que tiene España y también abaratan la energía eléctrica. Y además, las cooperativas contribuyen a generar un desarrollo económico local”, indica Larios.

Esos atractivos han hecho que el número de socios de Som Energía se haya multiplicado en el último año: suman ya casi 15.000 y en su última asamblea han previsto alcanzar los 22.000 hogares y facturar 9 millones de euros en este año 2014. Y en una acción paralela a su iamgen y semejanza, se han creado iniciativas similares en distintos territorios del país. Es el caso de Goiener http://www.goiener.com/ en el País Vasco (1.000 socios), Nosa Enerxía http://nosaenerxia.com/es/ en Galicia que está dando sus primeros pasos en lo que va de 2014 o Zencer http://www.zencer.es/ en Andalucía (200 socios), radicada en Fuengirola (Málaga).

“Todas las cooperativas nos coordinamos, cooperamos entre nosotras”, cuenta Larios para explicar que su tarea, además de producir y comercializar energía, también se centra en prestar servicios de asesoramiento y ahorro energético a los consumidores, captar socios y realizar debates sobre mejoras en el sector.

Usuarios “conscientes y responsables”

“En mi caso, ser usuario de Som Energía es ser un consumidor consciente y responsable. Estoy harto de los robos y saqueos de las grandes multinacionales aunque tengan ´marca España´”. Son los argumentos de Luis, uno de los socios de esta cooperativa en Córdoba, que responde al perfil habitual de quien opta por una cooperativa de energía verde.

Otro de ellos, David, cuenta cómo “he podido cambiarme (de compañía) sin problema”. Ese trámite se realiza por internet, aportando los datos personales necesarios, la última factura de luz recibida y un número de cuenta bancaria para abonar los nuevos recibos de la cooperativa. Si quiere ser socio cooperativista debe abonar 100 euros retornables si deja la cooperativa; si sólo quiere ser usuario, uno de los socios debe “avalarle”. En el período de un nuevo ciclo de consumo – dos meses- el usuario recibe ya la factura de su nueva comercializadora de energía.

“Las condiciones de pago, precio y demás son similares, pero la principal diferencia es que es una cooperativa, frente a una multinacional, la que me suministra energía 100% renovable en vez del mix que suministran las multinacionales con energía nuclear, térmica, etc”, analiza David como socio comprometido.

Existe, sin embargo, cierto “recelo” entre los ciudadanos a no dar ese paso masivamente para cambiarse de compañía eléctrica y entrar en una cooperativa. “Hay quien se extraña de que eso se pueda hacer”, reconoce Larios y, explica, que “es necesario un factor de confianza para hacerlo, que algún conocido lo haya hecho, que te lo explique, que veas que es sencillo y posible”.

Contra esa “portabilidad” sencilla para cambiarse a una cooperativa, las grandes compañías eléctricas intentan disuadir del cambio a los usuarios con las mismas técnicas que ya emplean las firmas de telefonía. “Te llaman y te hacen una contraoferta”, explica José Larios, “pero hay que tener cuidado porque introducen condiciones de permanencia y otras cláusulas que al final no salen rentables”.

Larios, sin embargo, pone la lupa en esa acción de las grandes compañías y lanza una reflexión: “Si hacen una contraoferta en la que te ofrecen otras condiciones en tu factura de la luz,  quiere decir que en realidad es posible que el mercado sea libre y no se imponga la tarifa regulada actual” que unifica el modelo de facturación.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha