eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Moderna de Pueblo: "El cooltureta vive la crisis de manera romántica"

Raquel Córcoles lleva al extremo los clichés de un cultureta en su último libro de viñetas y retrata la sociedad actual parodiando la importancia de las apariencias.

"Ahora se tiene muy fácil la opción de aparentar. Si eres muy caradura, con tuitear la foto de un libro y escribir 'buenísimo', ya no hace falta que te lo leas".

- PUBLICIDAD -
Raquel Córcoles (Moderna de Pueblo) y Carlos Carrero

Raquel Córcoles (Moderna de Pueblo) y Carlos Carrero

El encuentro con Moderna de Pueblo (Raquel Córcoles -Reus, 1986-) es en un lugar bastante cultureta (o cooltureta, como ellos dicen). Acompañada de su pareja y coautor del libro, Carlos Carrero, nos hablan en La Mercería, un café cultural en la calle Regina de Sevilla. Cooltureta, la novela gráfica es el tercer trabajo de Moderna de Pueblo, en el que parodian al modernillo intelectualoide que ya salía escaldado de Los capullos no regalan flores (2013).

Aquí es el auténtica protagonista de sus desventuras y de sus miedos para tratar de impresionar a 'la chica de la bici' con exposiciones o festivales independientes, siempre a la última en cuestión de tendencias, intentando sentar cátedra con cada frase y obsesionado con entender "pelis difíciles". Algo así como pretender ser todo lo contrario a "comer palomitas viendo Amour de Michale Haneke" o todos los clichés llevados (con humor) al cómic.

Un cooltureta, ¿nace a se hace?

Carlos: Yo creo que se hace, que en un momento dado decide que quiere ser un tío culto y a dedicarse a tener un punto de vista interesante de todo.

Raquel: Se hace y además le cuesta hacerse. Se tiene que invertir mucho tiempo y esfuerzo. Tú puedes nacer divertido, pero para ser culto te tienes que cultivar.

¿De dónde sale semejante personaje?

R: Es un prototipo que hace comentarios que hemos oído todos muchas veces. Nosotros queríamos mostrar la parte más humana, de las motivaciones y de los miedos. Se ha podido convertir en prepotente pero sin ser mala persona. Simplemente por el ideal de querer ser una persona tan culta, se ha desmarcado un poco.

C: Una persona que quiere ser cooltureta no tiene por qué ser el más popular de sus amigos ni salirle bien las cosas. Queríamos que fuese un personaje más entrañable y un poco repelente en algunos aspectos. Tiene sus cosas malas, sus cosas muy ridículas a veces y su parte humana.

¿Creen que en la sociedad actual además de serlo hay que aparentarlo, que es un poco la filosofía del personaje?

R: Ahora se tiene muy fácil la opción de aparentar. Si eres muy caradura, con tuitear la foto de un libro y decir "buenísimo", ya no hace falta que te lo leas... Está la faceta un poco frívola de gente que se aprovecha de eso para parecer muy profundo. Con las redes te creas tu imagen. Ocultas y enseñas lo que más te conviene

C: En todo esto de ser de una manera o de otra, siempre hay una parte narcisista de que quieres enseñar.

Pero a un cooltureta también le afecta también la crisis y no podrá hacer todo lo que quiere, ¿no?

C: El caso es que todo lo cultural vale pasta (libros, teatro, cómics,...).

R: Claro, lo que pasa es que, por ejemplo, va a seguir comprando discos para apoyar a ese artista que admira o respeta. Él ve la crisis y la vida en general de forma romántica, le da igual si una buhardilla se cae a trozos en plan "mira qué bohemio soy, que casa tan antigua, cuántas historias tienen estas paredes". Lo bueno de vivir en un barrio céntrico de una gran ciudad es que tienes alternativas más accesibles.

Cooltureta

Los protagonistas de 'Cooltureta, la novela gráfica'

¿Cómo es el día-tipo de un cooltureta?

R: Un sábado, por ejemplo, como el viernes ha salido a tomarse unas cañas "de tranquis" porque ya está en una fase más madura y tal, se levantaría, leería las noticias con un café (sin café no es nadie) y luego se iría de vermuts o a alguna exposición, al rastro o a leer al retiro. Casi como un señor, pero haciendo cosas más de tendencia. Lo pintamos como alguien que sabe disfrutar de la compañía pero también es un poco solitario.

¿Y el cooltureta está siguiendo el Mundial o pasa del fútbol?

C: Ni se entera de cuándo son los partidos. Los hay futboleros, que pueden tener teorías sobre la táctica de Guardiola, por ejemplo.

R: Hay coolturetas futboleros, más bien por necesidad de integrarse en la oficina cuando hablan de fútbol y tú no sabes de eso. O si no acabas soltando que no te gusta el fútbol y automáricamente te han cruzado.

¿Qué tiene de clásico un moderno y un moderno de clásico?

C: Todo lo clásico se va poniendo de moda periódicamente, en plan retro y cosas así.

R: A veces tienes la sensación de no se va a inventar nada nuevo y de que vamos a vivir eternamente de que vuelvan tendencias antiguas, pero inevitablemente también seguimos avanzando. Tenemos el iPhone pero también estamos aquí en la terracita, charlando... Es la combinación de ambas cosas.

¿De qué partido podría ser el cooltureta?

R: Sería crítico con todo. Cuando surgió Podemos, probablemente diría que es una iniciativa muy interesante, pero ya empezaría a sacarle algún "pero" porque ya es más conocida. Él siempre va a estar ahí dando su opinión.

C: Estaría desencantado con la política, con la casta, como dice Pablo Iglesias.

¿Y hay algún político que se podría acercar a lo que representa un cooltureta?

C: A nosotros nos dan un poco de asco los políticos. Me parecen insitituciones viciadas ya y es gente que su profesión es lamer culos y subir en su jerarquía. Nos desencanta mucho la política y nos gusta que aparezcan opciones nuevas aunque a veces en muchas cosas no estemos de acuerdo. En España está todo tan polarizado que conoces a coolturetas que son muy de izquierdas o muy de derechas. En general, creo que hay más coolturetismo de izquierdas y probablemente ahora muchos serían de Podemos.

¿Cómo sentaría cátedra un cooltureta sobre, por ejemplo, un debate que está en la calle como monarquía o república?

R: Marcándose un comentario que no tenga mucho que ver. Y en Twitter, que es donde se siente cátedra de manera más común. La opinión a veces es lo de menos. Pero lo dice y la gente se queda callada como "um, qué interesante".

C: Sentar cátedra es algo que hace mucha gente, cultureta o no. La clave creo que podría estar en poner así una voz interesante y decirlo con mucha seguridad, como si fueras un gurú en el asunto.

R: Aunque luego tienes ahí a Sánchez Dragó...

¿El coolturetismo es distinto en cada lugar o también está globalizado?

C: Está muy globalizado. De hecho, casi todos miran a New York y tal. Estoy hablando ahora más de los hipsters. Todas las tendencias que se llevan allí, tarde o temprano son copiadas. También en música o cine...

R: Con Internet puedes seguir lo que sea y leer a bloguers de allí, etc. Las tendencias se esparcen muy rápido y son bastante parecidas.

¿El cooltureta llevaría ahora una tablet en lugar de un periódico bajo el brazo?

R: Y fumaría con vapeador, la nueva pipa. El otro día vimos a un amigo nuestro, con una postura muy ensayada, vapeando y con su boina. Eso es algo totalmente estudiado.

La inspiración para los dibujos viene de la experiencia real entonces...

C: Son estereotipos que, en general, hemos vivido mucho. Pero mucho. No es un amigo concreto ninguno de ellos. Por ejemplo, todo el entorno moderno está plagado de mariliendres. Una discoteca con alto porcentaje de gays y sus amigas que no ligaban precisamente por eso. Pero les gustaba la música, el sitio, y a la vez estaban hartas de no tener acceso a heterosexuales.

R: Es un prototipo muy a la orden del día, que ves mucho pero del que se ha hablado poco.

C: 'La chica de la bici', por ejemplo, muy fácil de idealizar, que cuelga sus fotos en las redes, que son guapas y que ya tú te puedes crear tu propia película. Intentamos contar algo sobre la que mucha gente se pueda sentir identificada.

¿Un cooltureta podría censurar de algón modo este cómic (perdón, esta novela gráfica)?

C: No creo. Es un libro hecho desde la autoparodia. Son cosas que nos identificamos un poco con ellas. No es una crítica.

R: Es reírse de sí mismo más que nada. Depende del ego que tenga el cooltureta pues podría decir que no tiene nada que ver con tal frivolidad si se toma las cosas muy en serio y no sabe reírse.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha