eldiario.es

9

Andalucía Andalucía

La limosna

Resulta ridículo que la medida estrella del gobierno para la crisis que vendrá después del estado de alarma se reduzca a un ingreso mínimo a "hogares" y "familias", esas viejas categorías del nacionalcatolicismo

Escrivá dice que la renta mínima será estructural y que no habrá una temporal

El ministro Escrivá EFE

Si a raíz de esta crisis llegamos a pensar en la posibilidad de que el Gobierno implantara una renta básica universal, ya fuera durante el estado de alarma, enseguida supimos por el vicepresidente Pablo Iglesias que no iba a ser así. Él mismo anunció que, de manera inmediata, el Gobierno iba a poner en marcha un “ingreso mínimo vital puente” para toda persona con ingresos mensuales inferiores a 200 euros. Esa medida, pasado el estado de alarma, se asentaría de modo definitivo. Nada de ello resultó ser cierto. En primer lugar, la portavoz del Gobierno desmintió que se trabajara en nada con carácter urgente, a pesar de la emergencia social y económica que atravesamos. Posteriormente el propio Iglesias, en redes sociales, se corrigió a sí mismo, pero a lo grande: la medida no iba a ser “puente”, sino definitiva, de acuerdo al pacto de coalición. Él mismo la presentaría al día siguiente con el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, para que entrara en marcha en el mes de mayo. Tampoco era cierto.

Escrivá tildó de “bienintencionadas” las ideas del vicepresidente, pero entrevista tras entrevista se ha encargado de asegurar que, todo lo más, el Consejo de ministros aprobará en la segunda quincena de mayo algo así como una limosna. Hay que tener muy poca vergüenza para esgrimir las excusas que hemos tenido que escucharle, como explico a continuación.

Hogares y familias

Por un lado, asegura Escrivá, el encaje legislativo resulta tan complicado que antes de esa fecha ni siquiera se puede diseñar la medida, no digamos ya aplicarla. Sin embargo, hemos visto cómo los autónomos, independientemente de su nivel de renta, han tramitado esta misma semana sus ayudas, sin dilación alguna, y sólo más adelante el Gobierno hará las comprobaciones pertinentes.

Por otro lado, Escrivá no se ha cansado de repetir que no habrá nada de esos 500 euros a personas sin ingresos que Iglesias había detallado. En ningún caso se tratará de una renta a individuos, sino a “hogares”, a “familias”, categorías de un capitalismo trasnochado y patriarcal que el Gobierno supuestamente progresista y feminista aún utiliza para sus estadísticas. El desatino alcanza tales extremos que si la sociedad ya no encaja con esas unidades estadísticas, el Gobierno las fuerza para que cuadren: hasta 12 tipo de hogares ha reconocido Escrivá que maneja para la limosna.

En tercer lugar, repite por doquier el ministro que el ingreso estará ligado a itinerarios de inclusión en el mercado laboral. Debemos suponer que al pobre se le sospecha caradura y vago, justo cuando el Banco de España pronostica una debacle sin precedentes, a la vez que el Deutsche Bank y el FMI hablan de una caída interanual del 25% del PIB y una tasa del 30% de paro para nuestro país.

El Gobierno progresista y feminista se aleja así de cualquier medida emancipadora. Elimina de un plumazo la posibilidad de percepciones individuales, fuerza a los posibles beneficiarios a definirse como unidad familiar o de hogar, así se trate de un treintañero que aún viva en casa de sus padres o una mujer maltratada que dependa del sueldo de su agresor. Por fortuna, acabamos de saber que el Ministerio de Igualdad ha arrancado la promesa de que puedan percibirla las mujeres víctimas de trata, aun en situación irregular.

Mientras que el propio Gobierno nos alerta cada día de que nos enfrentamos a una crisis despiadada, al tiempo nos anuncia que repartir la riqueza en forma de renta no es un derecho. No hay manera de justificar semejante lógica que no sea otra que la del sálvese quien pueda después de la pandemia. De hecho, puede que nunca nos enteremos bien de qué es un hogar en la sociedad actual, aunque ya sabemos, gracias a Escrivá, que contamos con 12 opciones. Lo que sí queda claro es que el Gobierno no sólo está actualizando esas categorías, familia y hogar, sino de paso el modo de relacionarse con ellas: mediante la caridad, mediante la limosna, igual que en el nacionalcatolicismo. Se ve que a ese no lo han exhumado.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha