'Filomena' apenas se deja notar en el agua almacenada: los embalses andaluces sólo aumentan un 1%

Pantano de Benínar, en Almería

Pocas borrascas habrán generado tantos titulares como los que nos ha deparado ‘Filomena’. La nieve y el frío han centrado casi todo el foco de atención, pero en Andalucía han sido las lluvias quienes se han llevado el mayor protagonismo de todo el episodio. Sin embargo, aunque abundantes y relativamente generalizadas, sus efectos en el agua almacenada de la comunidad autónoma apenas se han dejado notar. En poco menos de una semana la situación de los embalses andaluces ha mejorado en poco más de un uno por ciento.

La calma helada que deja ‘Filomena’ en Andalucía: remite el frío extremo a la espera de las próximas lluvias

La calma helada que deja ‘Filomena’ en Andalucía: remite el frío extremo a la espera de las próximas lluvias

Las precipitaciones que la borrasca ha dejado en Andalucía fueron especialmente abundantes en áreas cercanas al Estrecho y todo el litoral mediterráneo, donde llegaron a registrarse más de 200 litros por metro cuadrado en algunos puntos de la Costa del Sol. Por lo general, y de acuerdo con los registros recogidos por las estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología, el valor medio de las precipitaciones en la región oscila entre los 40 y los 80 litros. Sólo el extremo occidental andaluz, con Huelva a la cabeza, presenta valores casi puramente anecdóticos, con una media de entre 5 y 10 litros.

En cuanto a las estaciones principales de la región, destaca el registro del observatorio de Málaga con 135 litros a lo largo del episodio, seguido de lejos por las estaciones de Cádiz y Sevilla con 81 y 71 litros por metro cuadrado respectivamente. Sobresale también el dato de Almería, donde, aunque los casi 67 litros registrados durante el episodio quedan lejos de los alcanzados en otros puntos, equivalen casi el triple del valor normal de las lluvias que registra la capital almeriense para todo el mes de enero, lo que representa una importante rebaja en el déficit que arrastraba desde inicios del año hidrológico, pasando del 90 % con que partía a principios de año hasta el 29 % actual.

Un déficit que de igual forma se ha rebajado en el resto de las estaciones principales de Andalucía, que a falta de que concluya enero, se sitúan en un valor medio en torno al 85 % de lo que es habitual. Una rebaja de 15 puntos respecto a inicios de año, y que, con las perspectivas de nuevas lluvias en la segunda mitad de mes, podría hacer encarar febrero ya desde una situación de relativa normalidad. Algo que en cualquier caso no termina de traducirse en volumen de agua embalsada, y que apenas ha supuesto un aumento efectivo del 1 % en las reservas hídricas andaluzas.

Las lluvias de ‘Filomena’ se traducen en 139 hm³ en los embalses andaluces

La capacidad general ha pasado de los 4.389 hectómetros cúbicos con que partían a comienzos de año, a los 4.528 que acumulaban a fecha de 12 de enero según datos del Ministerio para la Transición Ecológica. Una diferencia en positivo de unos 139 hm³ que elevan la capacidad total hasta un 37.64 %. El volumen de agua almacenada en los embalses de la región sigue siendo pésimo, ya que se sitúan 25 puntos por debajo de la media de los últimos diez años en estas fechas, fijado en un 63 %.

Por cuencas hidrográficas, la del Guadiana y la del Tinto y el Odiel en Huelva se sitúan en cabeza con un volumen medio del 57 % de almacenamiento. En el otro extremo sigue estando la del Guadalquivir, que con un 33.74 % de su capacidad total se sitúa en el furgón de cola de las cuencas andaluzas, seguida muy de cerca por la cuenca del Guadalete-Barbate con un 38.64 %. Entre medias se encuentran las cuencas del Mediterráneo, que claramente se posicionan como las más beneficiadas por las precipitaciones de la borrasca ‘Filomena’, sumando 3 puntos porcentuales en menos de una semana hasta situarse en el 44.80 % del total.

La situación es especialmente preocupante en la Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir, donde, aunque el abastecimiento a la población sí parece estar asegurado para los próximos dos o tres años, es el regadío el que con alta probabilidad presentará problemas en el corto plazo. El presidente de la CHG, en declaraciones a la cadena COPE, aseguraba el pasado miércoles 13 de enero que “aunque en un mes o dos no va a haber una declaración de decreto de estado de sequía, sí es verdad que estamos mucho peor que el año pasado” y que “en cuanto a los regadíos habrá que afinar mucho”. Teniendo en cuanta que el regadío andaluz suele consumir alrededor de unos 2.000 hm³ al año, la perspectiva de llegar con menos de 5.000 hectómetros almacenados a comienzos de campaña el próximo 1 de junio no resulta nada halagüeñas.

Etiquetas
Publicado el
16 de enero de 2021 - 20:53 h

Descubre nuestras apps

stats