“Hemos tenido 71 juicios contra el Ayuntamiento en cuatro años”

Marisol Aured. Foto: Juan Manzanara

Marisol Aured (La Muela, 1962) fue la primera alcaldesa de La Muela tras la Operación Molinos. Llega a nuestro encuentro muy sonriente. Solo han pasado unos días desde que dejó el bastón de mando, pero asegura que ya se siente mucho más relajada, que le está sentando bien bajar el ritmo de trabajo y estrés.

El Ayuntamiento está cerrado, así que nos propone pedir una sala en la Casa Cultural. Hay un espacio libre, pero le avisan de que al otro lado del biombo está a punto de empezar una reunión de algunos de sus adversarios políticos: Izquierda Unida y Ganar La Muela. Ningún problema. Está muy acostumbrada.

De colaborar con María Victoria Pinilla a presentar la denuncia contra ella que destapó la Operación Molinos. De ser testigo protegido a alcaldesa. De seis concejales en 2011 a solo tres en las elecciones del pasado mayo. ¿Siente que su vida política es una montaña rusa?

Sí, desde luego que es una montaña rusa. La verdad es que ha sido una bajada inesperada. Yo creo que hemos pagado el precio de la marca del Partido Popular: no se ha sabido cortar la corrupción. Y que la gente está ya un poco desengañada de la política.

¿También está desengañada la gente aquí, en La Muela?

No. En La Muela se nos ha reconocido. Y, de hecho, estas semanas posteriores a la elección del nuevo alcalde, a mí en la calle la gente me ha dicho que está indignada porque al final la Alcaldía se la ha quedado una lista muy poco votada y no querían ni muchísimo menos que fuera alcalde este señor.

Entonces, ¿cómo se explica la reducción de votos del PP en La Muela?

Entendemos que hay gente que ha optado por los nuevos partidos políticos, Ciudadanos y Ganar La Muela.

¿No puede haber decepcionado su paso por la Alcaldía, a pesar de las dificultades?

A ver… en estos cuatro años hemos tenido que solucionar muchísimos problemas. Al retirarnos la dedicación exclusiva, en el equipo de gobierno estábamos seis personas, pero realmente trabajando solo estábamos tres o cuatro. Con todos los problemas que había en este Ayuntamiento, era imposible. Rehacer la política municipal cuesta. Hemos tenido 71 juicios contra el Ayuntamiento en cuatro años. Nos ha quitado tiempo que habríamos dedicado a la política real del día a día.

Además de tiempo, esos juicios habrán supuesto un problema económico…

Sí, es mucho tiempo dedicado a los juzgados. Eran sobre todo denuncias de proveedores que no habían cobrado con el equipo de gobierno anterior. Todo el descontento de la etapa anterior, lo hemos sufrido nosotros. Además, nosotros disolvimos una sociedad municipal que tenía empleados y recibimos denuncias laborales. En total, las denuncias reclamaban 20 millones de euros. El beneficio que hemos sacado de lo que se ha excusado al Ayuntamiento de La Muela es de 11 millones de euros.

Esto se suma a la deuda que arrastraba el propio Ayuntamiento, ¿a cuánto dinero ascendía cuando usted llegó a la Alcaldía?

Entre las dos sociedades municipales y el Ayuntamiento, eran 33 millones de euros. Ahora la deuda está en 14. Esas cifras las tengo grabadas en la mente.

¿Cree que sus vecinos son conscientes de lo que esto supone?

Sí, lo saben porque nosotros hemos buzoneado la información. Pero también es cierto que la sociedad de hoy en día demanda mucho más. Lo que quiere la gente es que si tiene un problema, se lo soluciones; no les interesa tanto si hay deuda o no.

Eso ha tenido que ser frustrante para usted…

A veces, sí. Sencillamente, en instalar un parque público infantil hemos tardado exactamente tres años y medio porque no disponíamos de una partida presupuestaria. A los vecinos les cuesta entenderlo porque hemos pasado del blanco al negro, de haberlo tenido todo en grandes cantidades y sin ningún esfuerzo a un día a día muy apretado, con un presupuesto muy reducido. Hemos pasado de un presupuesto irreal de 33 millones de euros a uno de 6 millones y medio. Nos habría encantado atender todas las demandas sociales. Pero el objetivo que tenía el Ayuntamiento de La Muela era pagar deuda y pagar deuda.

¿Siente que el pueblo ha reconocido ese trabajo?

Yo he trabajado por mi pueblo. Desde el principio, pasando por esa montaña rusa, hasta ahora. Nunca lo he hecho para que el pueblo lo agradeciera. Pero sí, es cierto que viene bien que te digan: “Marisol, te echamos de menos”. Solo ha pasado una semana y ya me lo están diciendo. Es que en realidad, el pueblo esperaba que gobernara la lista más votada y no ha ocurrido. A última hora, el PAR dio su apoyo a CHA, que ya contaba con el apoyo de Ganar La Muela. Yo me había reunido con todos los partidos políticos que se habían presentado y, excepto el PAR, todos me habían dicho que iban a respetar que gobernara la lista más votada. Les ofrecí una concejalía a cada partido.

¿Adrián Tello le ha pedido a usted su colaboración?

Sí, me convocó a una reunión la semana pasada y le responderemos oficialmente. Pero al aceptar el apoyo del PAR y de Ganemos, entiendo que a nosotros nos han excluido. Han elegido ya a sus socios.

¿Qué le parecen esos socios?

Quiero verles trabajar durante cuatro años con el mismo sueldo que hemos tenido nosotros y con la misma dedicación.

¿Pero cree que hay concejales afines a María Victoria Pinilla en la lista del PAR?

Yo lo vi el día de las elecciones, no lo puede negar nadie. Y parte de la familia de Pinilla iba en la lista.

¿Teme que vuelvan a actuar de la misma forma que hace años?

Yo no sé qué interés tienen en volver a ocupar otra vez puestos de gobierno. Están mostrando muchísimo interés en volver a dominar el Ayuntamiento de La Muela. El mito cayó. Pero es cierto que hay un poso, hay gente que siempre va a ir detrás de María Victoria.

¿Le preocupa que lleguen a volver a conseguir un apoyo mayoritario en las urnas esos afines a Pinilla?

No me preocupa que estén en el Ayuntamiento, pero sí cómo puedan trabajar, qué pueden hacer desde el Ayuntamiento. Ahora hay pocos recursos, pero sí me preocupa. Además, nosotros estábamos intentando recuperar la imagen de La Muela. No me gustaría que volviéramos de nuevo a la imagen de que La Muela es sinónimo de corrupción.

¿Cree que se enrarecerá el ambiente conforme se acerque el juicio de la Operación Molinos? Está previsto para noviembre…

No lo sé, pero también es algo que me preocupa. Bien es cierto que autóctonos de La Muela solo somos unas 1.000 personas. Los otros 4.000 vecinos han venido de fuera, tienen ideas diferentes y todo esto no les afecta tanto.

¿Tiene ganas de que empiece ese juicio?

Sí, tengo ganas. La justicia ha sido muy lenta. Remontarnos ahora a unos hechos de 2009 y con documentación desde 2007… va a ser difícil acordarnos de muchas cosas. Yo seré la primera en declarar, y responder ante 41 imputados con sus 41 abogados impone un poco.

¿Acudirá al resto de las sesiones?

A algunas, sí. Tengo interés por ver cómo se defienden.

Lo dice sonriendo.

Sí… a ver qué cuentan. Supongo que habrá reproches de unos a otros.

 

Etiquetas
Publicado el
25 de junio de 2015 - 23:08 h

Descubre nuestras apps

stats