El Tour por la Salud moviliza a más de 600 personas del medio rural que claman por una sanidad digna

Alrededor de 70 personas asistieron a la movilización en Castel de Cabra el pasado 26 de julio.

En el Movimiento de Acción Rural (MAR) tienen un lema y objetivo claro desde que nació esta plataforma ciudadana hace ya dos años: salvemos la atención primaria. Entonces, la preocupación vecinal ante la falta de médicos en el centro de salud de Utrillas, que atiende a catorce pueblos de Cuencas Mineras, motivó una serie de movilizaciones en los pueblos más grandes, como el propio municipio de Utrillas o Montalbán e incluso llegó a Teruel, pero estos últimos días el Movimiento de Acción Rural ha querido dar voz a las pequeñas localidades de la comarca. En total más de 600 vecinos de Fuenferrada, Castel de Cabra, Torre de las Arcas, La Hoz de la Vieja, Cañizar del Olivar, Vivel del Río, Palomar de Arroyos, Segura de Baños y Villanueva se han sumado a este Tour por la Salud en defensa de la atención primaria en el medio rural.

“Queríamos dar a los pueblos pequeños y sobre todo a la gente mayor que no tiene quizá la posibilidad de desplazarse cuando hacemos las movilizaciones, la oportunidad de sumarse a las reivindicaciones”, explica Antonio Jiménez, portavoz de MAR. Han aprovechado, además, el periodo de vacaciones estivales para hacerlo “porque ahora nuestros pueblos se llenan de veraneantes a los que también les afecta la falta de facultativos”.

Actualmente, la plantilla del centro de salud de Utrillas se compone de solo seis médicos de familia que son quienes tienen una serie de cartillas asignadas y pasan consulta. Las cinco plazas que se ofertan de atención continuada quedaron vacías en junio tras el último concurso de traslados. A esta plantilla ya reducida hay que sumar la ausencia de uno de los facultativos por baja y el periodo de vacaciones de otros dos. “Ahora mismo hay tres médicos para atender los consultorios de catorce pueblos, el centro de salud de Utrillas y las guardias que antes hacían los compañeros de atención continuada”, señala Jiménez.

Y es que desde junio, las guardias de tarde y de fin de semana que corresponden al servicio de atención continuada se cubren con los facultativos de medicina de familia, que deben doblar sus turnos para poder atenderlas. “Lo cubre un médico y dos enfermeros, cuando anteriormente eran dos médicos y un enfermero. Esto implica que si el facultativo tiene que salir a algún domicilio, el centro de salud se queda sin médico”, explica Jiménez.

La situación en estos meses de verano es todavía más complicada porque no hay suplencias para cubrir las vacaciones del personal sanitario y a ello hay que añadir el aumento en el volumen de trabajo, ya que en esta época los pueblos llegan incluso a triplicar su población.

Legislar al respecto

La situación actual obliga a que un solo médico deba atender entre tres y cuatro consultorios a la semana y, además, hacer las guardias. “Se ha dado el caso de que un médico ha pasado más de 36 horas sin dormir, encadenando el trabajo en los pueblos y las guardias”, asegura el portavoz de MAR.

Desde el Movimiento de Acción Rural quieren dejar claro que “en todo momento se ha recibido asistencia médica” gracias al sobreesfuerzo de los facultativos, pero son conscientes de que se trata de una situación límite e insostenible y temen que los médicos que hay terminen por marcharse. Además, la falta de facultativos termina mermando la calidad de la atención sanitaria y ampliando el tiempo de espera para conseguir una cita. Por eso piden responsabilidades políticas y “que se legisle sobre el tema” porque entienden que se trata “de un problema estructural que no se da únicamente en el medio rural, pero aquí es todavía más pronunciado”.

“Hemos estado siguiendo el debate del Estado de la Nación y nos parece increíble que ni si quiera se haya nombrado el problema que existe con la sanidad. Hasta ahora lo que se ha hecho ha sido poner parches desde las Comunidades Autónomas, pero es un aspecto que atañe a todo el país, y creemos que debería legislarse sobre ello, porque al final puede haber médicos, pero si todos se concentran en los grandes hospitales y ninguno quiere venir a las zonas periféricas, el problema sigue ahí”, asevera Jiménez.

Desde MAR tienen claro que continuarán visibilizando la situación y luchando por una sanidad digna, independientemente del lugar de residencia. “Las últimas movilizaciones del Tour por la Sanidad han tenido una acogida muy buena, lo hemos valorado muy positivamente, hay en pueblos que ha salido el 80% de la población, incluido los alcaldes, independientemente del color político”.

En una semana la plataforma volverá a reunirse para plantear cuales serán sus próximos pasos. “Desde que empezamos llevamos más de 70 actos, y no vamos a parar ahora, porque lo que no podemos hacer es acostumbrarnos a esta situación ni dejar de visualizarla”, apunta Jiménez.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats