La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

Rechazo a las críticas del presidente de los hosteleros al Ingreso Mínimo Vital: "Nadie deja de trabajar con un sueldo digno"

Una camarera atendiendo a los clientes en una cafetería.

0

Las declaraciones del presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC) vinculando los "problemas de contratación" del sector en época estival al recién aprobado Ingreso Mínimo Vital (IMV) para personas en situación de pobreza han causado rechazo entre las principales organizaciones sindicales de la comunidad, así como en el plano político.

"Nadie quiere dejar de trabajar con un sueldo digno para ingresar 400 euros"; "que alguien prefiera ganar 400 euros a tener un salario que en el convenio de hostelería está en torno a los 1.000 euros dice muy poco de cómo se trabaja en este sector"; "si se pagasen todas las horas que se trabajan no habría problemas de contratación".

Estos son algunos de los argumentos de representantes de sindicatos y del Gobierno de Cantabria que rebaten las afirmaciones vertidas por Ángel Cuevas este miércoles. "No tienen ni rigor, ni coherencia", sostiene José Giraldez, secretario general de la federación de servicios de UGT. "No tienen ningún sentido", afirma Marta Careaga, secretaria general de la federación de servicios de CCOO.

Y es que ambos portavoces sindicales coinciden en conversación con eldiario.es en que el problema está en las condiciones laborales que se dan en este sector. "La asociación tiene que apostar por que se cumpla el convenio colectivo", remarca Giraldez, porque se trabajan "jornadas maratonianas que no se pagan", añade Careaga.

"La realidad con la que nos estamos encontrando es que hay muchas personas que en Cantabria están buscando trabajo en hostelería y que cuando lo encuentran los contratan para trabajar ocho horas diarias, pero generalmente hacen 12 o 14 sin cobrarlas", expone la representante de CCOO, añadiendo que "si se quejan los despiden".

Así pues, ambos reclaman que se lleven a cabo las inspecciones oportunas y el control de los registros de las jornadas en los establecimientos hosteleros. "También hay casos de trabajadores que siguen en ERTE parcial y les hacen trabajar la jornada completa", apunta Careaga. "Eso pasa", apostilla, añadiendo que la mayor parte de las consultas de empleo que reciben en el sindicato guardan relación con la hostelería.

"No es creíble y nadie se va a creer que un trabajador prefiera estar cobrando 400 euros a estar prestando servicios, ganando mil euros y cotizando para su futura jubilación y prestación de desempleo", concluye Giraldez. Asimismo, ambos han manifestado que las declaraciones de Cuevas no les han sorprendido, a tenor de los antecedentes recientes, cuando abogó en septiembre por 'importar' trabajadores extranjeros para la temporada alta.

Reacciones políticas

Por otro lado, las afirmaciones del presidente de los hosteleros también han contado con reacciones en el plano político. Concretamente, el vicepresidente de Cantabria, Pablo Zuloaga (PSOE), ha hecho una valoración a preguntas de los medios en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

"Considero que no hay ningún trabajador en Cantabria que no quiera trabajar en un trabajo que garantice sus derechos por un sueldo digno", ha señalado Zuloaga, que, además, ve "no acertado vincular cualquier decisión de ese tipo al derecho que el Gobierno de España ha dado a todos los españoles para luchar contra la pobreza" mediante dicho ingreso. Ha recordado, además, que la citada prestación "es compatible" con algunas actividades asaliariadas, "porque lo que busca es garantizar unos ingresos mínimos en las familias para luchar contra la pobreza", ha reiterado.

En esa misma línea se ha posicionado el director general de Política Social, Julio Soto, cuestionado por este medio. "No es creíble ligar las dificultades de contratación de profesionales del sector de la hostelería a que éstos prefieren cobrar el IMV", ha dicho.

En este sentido, ha señalado que su cuantía, "aunque saca a las personas de la pobreza extrema, no es suficiente para permitir una vida autónoma y con unos mínimos razonables de bienestar". "Nadie elige voluntariamente ser pobre y todos aspiramos a vivir en las mejores condiciones posibles", ha argumentado.

Además, ha recordado que esta prestación estatal es compatible con otros ingresos procedentes del trabajo y que no todas las personas cumplen con los requisitos que se exigen para tener derecho a ella. Así todo, Soto ha querido dejar claro que aun teniendo derecho al IMV, "la complejidad de su tramitación y el elevado volumen de solicitantes hará que el proceso de reconocimiento y por tanto la percepción de su cuantía, se dilate en el tiempo".

"Mientras tanto, las personas necesitan seguir viviendo y costeando sus necesidades. Cabe preguntarse si las dificultades de que hablan los hosteleros ¿no tendrán algo que ver con las condiciones salariales y laborales que se frecen a los trabajadores?", ha concluido.

Finalmente, desde Podemos Cantabria también han valorado las declaraciones de Cuevas a través de un comunicado tachándolas de "irresponsables". "Este tipo de declaraciones sin la oportuna prudencia pueden convertirse fácilmente en el tipo de consignas que la extrema derecha utiliza para arremeter contra las ayudas del Gobierno a los más desfavorecidos", han denunciado desde la formación morada.

Etiquetas

Descubre nuestras apps