La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

Radiografía de la nueva FP en Cantabria: 21 titulaciones nuevas, mil matriculados más y dos centros en la red nacional de excelencia

El Centro Integrado de Formación Profesional La Granja haciendo una actividad navideña.

Después de años en un segundo plano, parece que la Formación Profesional (FP) está entrando en sus años dorados. La declaración de intenciones definitiva ocurrió con el cambio de nombre de la Consejería de Educación de Cantabria que, aprovechando el cambio de legislatura en 2019, decidió transformar su título y añadir una segunda parte para convertirla en 'Consejería de Educación y Formación Profesional'. Así, y siguiendo la estela de lo ocurrido en el Ministerio, Cantabria entró en un nueva etapa en la que estos estudios comenzaron a traer cambios que ya han transformado, modernizado y revalorizado estos títulos.

Pero comenzando con datos, en solo cuatro cursos las plazas totales de FP han pasado de 16.490 a 17.750, contando además de con la oferta presencial con la modular, la parcial o la opción a distancia. Asimismo, se ofertan 120 títulos repartidos en 318 ciclos formativos, unas cifras que explican el crecimiento de matriculados en más de mil personas comparando los datos del curso 2019-20 con el de 2022-23.

Y para atender al aumento de la demanda y a una mayor especialización en la formación, Educación ha pasado a ofrecer 21 nuevas titulaciones entre las que destacan los nueve cursos de especialización informática, que incluyen 'Ciberseguridad en entornos de las tecnologías de la información', 'Inteligencia artificial y big data' o 'Desarrollo de videojuegos y realidad virtual'. También se han incluido en esta oferta a los ciclos formativos de grado básico, con nuevas opciones como 'Reforma y mantenimiento de edificios', o 'Actividades domésticas y limpieza de edificios'; a los ciclos formativos de grado medio con titulaciones tales que 'Comercialización de productos alimentarios' o 'Instalación y amueblamiento'; y a los de grado superior con 'Sonido para audiovisuales y espectáculos', 'Electromedicina clínica' o 'Química y salud ambiental'.

Pero poniendo nombre propio a una de esas novedades, dentro de la industria alimentaria, el Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) La Granja de Heras, en Medio Cudeyo, contará con una especialización que guíe a los estudiantes vinculados a la ganadería a ser productores. “Queremos centrarnos en la producción de leche y vamos a poner una quesería, mantequería y una yogurtería”, ha adelantado el director del centro, Carlos Picó.

Precisamente, el de La Granja ha sido uno de los dos centros que han sido seleccionados por el Ministerio de Educación y Formación Profesional para formar parte de la nueva red de centros de excelencia de Formación Profesional, que está compuesta por solo 44 CIFP de toda España. Este lugar dedicado a la enseñanza desde hace 70 años y que cuenta con 410 alumnos está enfocado al sector primario y ofrece ciclos de ganadería, producción agrícola o gestión forestal. Y vinculado con el primero de esos módulos está el proyecto con el que han conseguido el sello de excelencia, que se basa en el estudio de la roja pasiega, una vaca de raza autóctona que vinculan al posible desarrollo de las zonas rurales para evitar la despoblación.

El otro centro seleccionado ha sido el CIFP Nº1, de Santander que se dedica íntegramente a los estudios industriales. Así, dentro de los 14 ciclos que ofertan, todos se encuentran dentro de cinco familias profesionales: electricidad y electrónica, fabricación mecánica, transporte y mantenimiento de vehículos, instalación y mantenimiento, y marítimo pesquera. En este caso, tal y como cuenta su directora, María Eugenia Antón, tienen 780 alumnos y un pronóstico de que se vayan convirtiendo en más. De hecho, actualmente se está construyendo un hangar para el ciclo de mantenimiento aeromecánico, y un edificio anexo al de electricidad para dedicarlo a la industria.

En el Nº1 obtuvieron el premio con un proyecto relacionado con el sector del automóvil creando un coche que competirá en el Dakar: “Elegimos este tema porque abarca electrónica, fabricación, mecánica... Engloba a todos los que formamos el centro integrado”, indica Antón. Esta condecoración conlleva, además del reconocimiento en sí y los contactos, cerca de un millón de euros en el caso del Nº1, y casi 900.000 euros en el caso de La Granja, destinados a mejorar sus centros, algo que ambos directores valoran y agradecen por las posibilidades que traerá.

“Tanto la Administración Pública como la sociedad o el mundo empresarial están demandando un perfil de trabajador más vinculado a la FP que a los estudios universitarios. Además, esta empleabilidad es mucho más directa que la de los grados, y eso se ve en que muchísimos ciclos formativos se están ampliando y creciendo en número de alumnos”, indica Picó a elDiario.es en referencia al crecimiento que prevén experimentar en su centro.

Antón, que comparte su parecer, añade que, tristemente, “hay gente que sigue eligiendo los estudios universitarios teniendo en cuenta criterios pasados”, por lo que considera que la labor de la información y la orientación profesional en cuanto a la FP “será fundamental”: “Las enseñanzas han cambiado de forma abrumadora. Ahora entras en un aula de cualquier ciclo y te encuentras a los alumnos diseñando instalaciones o trabajando in situ. Tenemos que dar a conocer lo que se estudia aquí porque la gente tiene una idea preconcebida que no se corresponde con lo que se hace en los ciclos en el día a día”, asevera.

Aulas de tecnología y emprendimiento, y una apuesta clara por los CIFP

Pero las novedades en la FP cántabra no terminan ahí, y se han puesto en marcha nuevos lugares donde los estudiantes podrán afianzar aún más sus conocimientos para llegar cuanto más preparados al mercado laboral. Así, se han creado las Aulas de Tecnología Aplicada (ATECA), unos espacios interactivos que replican entornos de trabajo y que han facilitado el cambio de metodología en la enseñanza para adaptarse a las necesidades del mercado, a la digitalización y la innovación. Con una inversión de más de medio millón de euros se han podido incorporar recursos propios de cada sector productivo a tres aulas y, además, según revelan desde la Consejería, ya hay otras tres en proceso y otras cinco nuevas programadas para este curso.

Aparte de la adaptación a los tiempos actuales, otro cambio reciente ha venido con la Red de Aulas Profesionales de Emprendimiento (APE), que permite al alumnado formarse en emprendimiento desarrollando ideas de negocio y poniendo en práctica los conocimientos adquiridos en sus respectivos módulos. Por el momento, hay 15 APE implantadas y la Consejería planea llegar a las 22 próximamente.

Cabe recordar que, al igual que ocurre con la Educación Primaria, Secundaria o Bachillerato, en la Formación Profesional también se dispone de opciones bilingües. En concreto, son 19 los ciclos que se pueden cursar en inglés, lo que supone cinco más en comparación con el curso 2021-22. Algunos de ellos son ‘Agencias de viajes y Gestión de Eventos’ o 'Mantenimiento Aeromecánico de Aviones con Motor de Turbina’.

No obstante, dentro del crecimiento de la FP también se incluye otra figura: la del trabajador que cuenta con experiencia profesional en un área pero que no tiene ningún título oficial que lo refleje. En este caso, se han impulsado las acreditaciones de competencias profesionales que, por cierto, tienen su convocatoria permanentemente abierta. Como dato concreto, en la convocatoria de 2021 se han acreditado 4.044 unidades de competencia.

Y otra cuestión que ha evidenciado el cambio que se está haciendo con el trato a la FP desde la Administración es la integración de profesores técnicos de los ciclos en el cuerpo de Secundaria. La orden que realizará esta modificación y que permitirá la equiparación salarial y con efectos retroactivos desde enero de 2021 está anunciada para mediados de diciembre aunque ya se ha celebrado como el fin de una reivindicación histórica para los docentes.

Pero si hay algo en lo que Cantabria está tratando de poner el foco, eso es el cambio del Instituto de Educación Secundaria (IES) al CIFP. De esta forma, y con la idea firme de darle su propio espacio a este tipo de enseñanza, ya se están ampliando gracias a los fondos europeos los centros integrados ya mencionados de La Granja, de Heras, y el Nº1, de Santander. Además, se está construyendo un nuevo centro Marítimo Pesquero, en Laredo. De igual forma, aunque esta vez con fondos autonómicos, Educación ha puesto en marcha la creación de un nuevo centro integrado de Energía y Agua en Viérnoles, Torrelavega, y se están empezando a ver los primeros esbozos de un CIFP en Noja dedicado a la sanidad y la atención a la dependencia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats