Los Veintisiete alcanzan un acuerdo sobre la futura PAC y piden destinar un 20% de los pagos directos a los ecoesquemas

Ganadería

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea han logrado este miércoles de madrugada un acuerdo sobre las reglas de la Política Agrícola Común (PAC) que entrará en vigor en 2023 y en el que abogan por reservar un 20% de los pagos directos a los nuevos ecoesquemas que introduce la reforma.

Los ecoesquemas, principal escollo entre los Veintisiete para resolver sus diferencias sobre la nueva PAC

Los ecoesquemas, principal escollo entre los Veintisiete para resolver sus diferencias sobre la nueva PAC

Tras 42 horas de negociaciones, los Estados miembros han fijados sus líneas rojas de cara a los debates que deben comenzar en las próximas semanas con el Parlamento Europeo, que esta semana también está votando para establecer su posición negociadora sobre los tres reglamentos que compondrán la nueva PAC.

Finalmente, el último documento propuesto por Alemania, como presidencia de turno de la UE, ha sido aprobado por mayoría cualificada, con el único voto en contra de Lituania y las abstenciones de Rumanía, Bulgaria y Letonia.

El mayor punto de fricción entre los Estados miembros han sido las características de la nueva ayuda a agricultores y ganaderos que quieran ir más allá de los requisitos obligatorios y adopten medidas adicionales en favor del clima y el medio ambiente. Finalmente, los Veintisiete han pactado dedicar un 20% de los pagos directos a los llamados ecoesquemas.

La introducción de este límite inferior ha generado muchas dudas entre las capitales, sobre todo por la posibilidad de que los productores no puedan cumplir con los criterios climáticos adicionales y no sea posible repartir los fondos reservados para estos casos. El documento aprobado por los socios comunitarios prevé una serie de medidas de flexibilidad que finalmente han convencido a los socios comunitarios.

En concreto, el pacto de los ministros de Agricultura contempla que, durante los dos primeros años de aplicación (2023 y 2024), los fondos para ecoesquemas no gastados a partir de un porcentaje del 10% se puedan dedicar a otras intervenciones.

También han quedado resueltos los problemas que habían generado dos de las condiciones obligatorias para acceder a las ayudas directas de la PAC: la que hace de referencia a la rotación de cultivos y otras prácticas destinadas a preservar el potencial del suelo y la que establece un porcentaje mínimo de tierras de cultivo destinadas a superficies e instalaciones no productivas.

La nueva política agraria común no entrará en vigor hasta 2023, para dar tiempo a los Estados miembros a adoptar las nuevas disposiciones. En cualquier caso, contará con un presupuesto para los próximos siete años de 390.000 millones. A España le corresponden unos 47.700 millones.

La otra gran novedad de la reforma de la PAC es que introducirá un nuevo modelo de gestión basado en los planes nacionales que cada Estado miembro tendrá que elaborar con las medidas que prevén para cumplir con los objetivos establecidos a nivel europeo. Los progresos para conseguirlo se evaluará de acuerdo a una serie de indicadores armonizados para el conjunto del bloque.

También incluye una lista de condiciones que los agricultores y ganaderos estarán obligados a cumplir para poder recibir las ayudas directas europeas. Este sistema de condicionalidad está compuesto por diez criterios agrupados en tres grandes temas, que son Clima y Medio Ambiente, 'Salud Pública, Sanidad Animal y Fitosanidad y, por último, Bienestar animal.

Planas celebra el acuerdo

Poco después de alcanzado el acuerdo, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, Luis Planas, lo ha celebrado y ha destacado que con él España ha cumplido todos los objetivos que se había planteado de cara a la negociación.

"Para este Consejo veníamos con ocho puntos finales de distinto nivel y distinta importancia y los hemos conseguido todos. Realmente la propuesta de la presidencia alemana respondía perfectamente a lo que planteaba España", ha subrayado en una rueda de prensa tras el acuerdo.

El titular español de Agricultura ha remarcado que el pacto entre los Veintisiete prevé un equilibrio acertado entre el apoyo a la renta de los agricultores y ganaderos y la nueva arquitectura verde. "El acuerdo final se corresponde exactamente con el esquema que nos habíamos planteado desde el principio", ha afirmado.

En concreto, ha valorado que el 60% de los pagos directos vayan a estar destinados a la renta básica para la sostenibilidad de los productores y un 20% esté reservado para los nuevos ecoesquemas, que han sido el principal escollo en las negociaciones.

Este umbral mínimo para los ecoesquemas representa, a juicio de Planas, un "acuerdo razonable", puesto que se trata de regímenes adicionales que se suman a la condicionalidad 'verde' obligatoria para acceder a la renta básica y también a las acciones ambientales del segundo pilar.

El ministro español también ha aplaudido que en la última ronda de negociación de la madrugada se haya incluido en el texto una modificación que plantea una extensión de los derechos de plantación de viñedo hasta 2040.

Además, Planas ha explicado que se han aceptado los cambios que España reclamaba con respecto a la ayuda redistributiva, que se haya sumado al olivar en los programas sectoriales que se beneficiarán de un 3% de los pagos directos y que se haya incluido en la lista de sectores elegibles para las ayudas asociadas a la aceituna de mesa.

A nivel general, el ministro de Agricultura ha recalcado que el acuerdo de esta madrugada supone un "paso adelante muy importante" en la reforma de la PAC que dará a España un total de 47.724 millones de euros en los próximos siete años, una cantidad "más que suficiente para responder a todos los grandes retos" que tiene el sector agroalimentario español.

Etiquetas
Publicado el
21 de octubre de 2020 - 10:19 h

Descubre nuestras apps

stats