El frente de Cospedal abre la guerra interna en el PP

Carmen Riolobos / Foto: EFE

El Partido Popular vivía una tensa calma desde las elecciones andaluzas en las que su candidato, Juan Manuel Moreno, colocado 'a dedo' por Mariano Rajoy, obtuvo los peores resultados del partido en varias legislaturas. La valoración de esos resultados se iba a hacer en la Junta Directiva que celebra la formación el próximo martes 7 de abril, pero ha sido el frente de Cospedal el que ha decidido atacar, además de manera pública, contra otros cargos del propio partido y otros frentes del mismo.

La detonante de la situación ha sido la senadora nacional por Toledo Carmen Riolobos. Riolobos es portavoz del PP de Castilla-La Mancha y mano derecha de María Dolores de Cospedal. En unas declaraciones públicas ante las cámaras, Riolobos acusaba a "aquellos que nunca han ganado unas elecciones", en clara alusión a Moreno, Javier Arenas y los miembros del PP de Andalucía, de "intentar desestabilizar el partido". "Aquellos que han perdido Andalucía, que nunca la han ganado o que no saben siquiera de política". Unas declaraciones hechas desde el seno del frente de Cospedal, uno de los que lucha por el liderazgo del partido, que han sentado muy mal en la comitiva andaluza así como a nivel nacional por mostrar la división del partido públicamente.

María Dolores de Cospedal nunca apoyó la elección de Juanma Moreno como el candidato a las elecciones andaluzas. La decisión tomada por Rajoy (una decisión que luego desde el propio partido se ha dicho que "pudo ser un error que le costara escaños al partido") fue en parte un desafío de Madrid a Cospedal, que viene de recibir una desacreditación pública al ser relevado el presidente de Enresa, empresa encargada del ATC de Villar de Cañas, y que fue colocado en ese cargo por Cospedal (Francisco Gil-Ortega). Las prácticas de Gil-Ortega, acusado de tener una tarjeta opaca para cargos a la empresa pública, así como su pésima labor en la construcción del ATC hicieron que fuese el presidente de esta empresa que menos tiempo durara, relevado por un cargo de confianza elegido por Soraya Sáenz de Santamaría.

Por otro lado, desde Madrid y otras regiones han atacado a Cospedal a raíz de las declaraciones de Riolobos por las declaraciones contradictorias que lanza la presidenta sobre si seguirá compaginando su cargo en el partido con una hipotética reelección en la región. Muchos 'populares' apuestan por que Cospedal "se haga a un lado" y únicamente se encargue de la región, también buscando limpiar la imagen de un partido encausado en la Audiencia Nacional.

Tampoco ayudó la elección de Esperanza Aguirre como candidata a alcaldesa de Madrid ya que son conocidas las diferencias entre Aguirre y Cospedal, que habían quedado aparcadas al quedar la madrileña en segunda línea política.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats