Aragonès fija sus prioridades: sanidad, educación infantil y mesa de diálogo

El president pere Aragonès y el vicepresident Jordi Puigneró han entrado juntos a la reunión semanal del Govern

El Govern de Pere Aragonès ha aprobado este martes su plan de gobierno, la agenda que debe marcar la actuación del Ejecutivo durante la próxima legislatura. El documento está estructurado en cinco ejes, 848 medidas y 724 submedidas, y centra las prioridades del plan en ámbitos como la mejora de la inversión sanitaria, con especial acento en la reconstrucción del sistema de salud tras la pandemia, el compromiso de financiar la educación infantil de 0-3 años y el blindaje de la apuesta por la negociación con el Estado a través de la mesa de diálogo.

"Este Govern presenta un documento que intenta mejorar la calidad de vida de los catalanes, combatir las desigualdades, potenciar el modelo catalán de cultura y empresa", ha resumido la portavoz del Govern, Patricia Plaja. "Esto es lo que este gobierno impulsará para reconstruir el país tras la pandemia y para poner las bases de la nueva Catalunya, con el compromiso de resolver el conflicto político y poner el pais en manos de la ciudadanía", ha asegurado. 

El plan de gobierno incluye compromisos de inversión concretos, como un incremento del presupuesto en sanidad pública en 5.000 millones de euros a lo largo de los próximos cinco años. Una inversión que irá acompañada con la elaboración de un nuevo plan de salud, con el objetivo de "transformar" el sistema sanitario catalán. Además promete destinar el 25% del presupuesto sanitario a la Atención Primaria y un refuerzo en la salud mental.

También en el capítulo de inversiones, el plan preve 700 millones de euros en un plan de "rescate social", con la voluntad de "garantizar los derechos y la cohesión social, especialmente en los grupos más vulnerables". Esta cantidad serviría para desplegar el plan estratégico de servicios sociales, basada en una atención social primaria eficiente y que sea la puerta de entrada a los servicios.

Respecto a la educación, el Govern también se propone una reformulación del sistema, con especial interés en la etapa infantil entre 0 y 3 años. Tal y como ya había anunciado el Departament, el compromiso es avanzar hacia una "gratuidad progresiva" de este servicio. Esta gratuidad sería en todo caso para los usuarios y se alcanzaría "a través de diferentes líneas de subvención y financiación que compensen las aportaciones de las familias; especialmente las que se encuentran en situaciones de pobreza o vulnerabilidad", afirma.

El documento aprobado este martes en la mesa del Consell Executiu se reflejan tanto el acuerdo de legislatura entre ERC y Junts, los dos partidos que forman el Govern, como algunas de las medidas acordadas con la CUP. Entre estas últimas, el plan recoge algunas de las propuestas estrella como la creación de una empresa energética, el cambio en el protocolo de desahucios para limitar la presencia de antidisturbios o la mejora de la inversión en vivienda. Otras cuestiones, en cambio, como la internalización de servicios de transporte sanitario o 061 en el sistema de gestión pública, el documento asegura que se "evaluará la oportunidad" de cumplirlos, pero no se compromete a ello.

Respecto a la mesa de diálogo, el Govern introduce en su guía de actuación un compromiso decidido con en este instrumento para llevar a cabo "un proceso de negociación según los estándares democráticos internacionales y articulado a través de una Mesa de negociación política entre ambos gobiernos". En este espacio, dispone el documento, la Generalitat defenderá "el fin de la represión política, la amnistía de las personas actualmente represaliadas y el ejercicio del derecho a la autodeterminación", destaca el plan.

En la misma línea, la agenda aprobada destaca el compromiso de establecer un nuevo Acuerdo Nacional por la Amnistía y la Autodeterminación. En la rueda de prensa de este martes, Plaja ha remarcado que Pere Aragonès ya destacó que el Govern no podría plazos a la mesa de negociación. "Será largo, complicado y difícil, pero lo afrontamos con toda la fuerza", ha asegurado la portavoz, tras asegurar que si bien no impondrán plazos, sí exigirán concreciones. Además ha recordado que el acuerdo de la última reunión de la mesa es continuar adelante con los encuentros de forma secreta.

La aprobación de este documento llega precisamente una semana después del peor choque entre los socios de la legislatura. La semana pasada Aragonès y el vicepresident Jordi Puigneró tuvieron un encontronazo durante la reunión del Govern a cuenta de la mesa, después de que Junts designara a unos representantes para la negociación con el Gobierno central que no formaban parte del Ejecutivo catalán. El jefe republicano optó entonces por dejarlos fuera de la reunión de la mesa, lo que supuso una crisis interna que agrietó también el compromiso de Junts respecto al proceso de diálogo. Sin embargo este martes ambos dirigentes han dado muestras de haber cerrado el conflicto llegando juntos a la reunión y al aprobar un plan de gobierno que apuesta sin ambages por esta mesa.

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2021 - 13:32 h

Descubre nuestras apps

stats