Masiva movilización contra los recortes sociales

Pintada sobre un cartel publicitario de Banc Sabadell. / Carmen Secanella

Las principales ciudades de Catalunya, con Barcelona como punta de lanza, clamaron ayer al unísono en contra de los recortes sociales: los de la Generalitat, los del Gobierno central y los que dicta la Unión Europea. Un 85% de los trabajadores secundó la jornada huelga general, según los sindicatos, y cientos de miles de personas salieron a la calle por la tarde para engrosar las concentraciones masivas y pacíficas que colapsaron el centro de las ciudades catalanas. En Tarragona se vivió uno de los incidentes más destacados al recibir un niño de trece años un golpe de porra por parte de un Mosso d’Esquadra. En Barcelona, una manifestación alternativa finalizó con cargas policiales, un mosso atropellado por una furgoneta del propio cuerpo policial y decenas de detenidos y heridos.

El paro fue generalizado en la industria, donde el 95% de los trabajadores lo secundó, y en el ámbito del sector público el apoyo a la huelga también superó el 80%, según datos de CCOO y UGT. En menor medida, los autónomos también se sumaron a la jornada, con un 68% de seguimiento, y el pequeño comercio registró un paro desigual, en función de las zonas y municipios. Al acabar el día, la Generalitat hizo público su balance de seguimiento de la jornada, de tan solo el 17%, radicalmente inferior al de los sindicatos.

Manifestación amplia y pacífica en Barcelona con altercados al final

Una marea humana llenó por la tarde las calles barcelonesas para decir basta a las políticas de recortes que se ordenan desde Barcelona hasta Bruselas, pasando por Madrid. Los sindicatos convocantes, que cifraron la participación en un millón de personas –110.000 según la Guardia Urbana–, tuvieron que leer el manifiesto de denuncia contra los recortes entre Passeig de Gracia y la calle Aragó, debido a la cantidad de manifestantes que les impedía avanzar, y al final decidieron lo moverse.

Otra manifestación, convocada por CGT, CNT y otros sindicatos -además del 15M-, aglutinó también a miles de personas –unos 8.000 según la policía– aunque acabó reprimida duramente por la policía a su paso por Via Laietana. Cuando la protesta se encontraba en la céntrica avenida, ya al término de la jornada, una persona –que luego fue increpada por los demás concentrados– prendió fuego a dos coches de la Policía Nacional. La escena provocó la irrupción de un amplio despliegue los antidisturbios Mossos d’Esquadra, que cargaró con severidad y cierta indiscriminación contra la multitud, dejando un balance de 22 detenidos, 21 imputados y 29 heridos. Uno de ellos, un Mosso que fue atropellado por sus propios compañeros (en el vídeo).

Un menor herido en Tarragona tras recibir un porrazo

En Tarragona, un niño de 13 años resultó herido ayer en la cabeza tras una carga de los Mossos d’Esquadra. El niño se vio atrapado en una carga policial que trataba de disolver un piquete frente al Corte Inglés, y uno de los antidisturbios le golpeó con la porra en la cabeza y le hizo una brecha.

Tras lo ocurrido, el joven fue llevado al hospital, donde se le aplicaron cinco puntos de sutura. Por la tarde, la familia anunció que interpondrá una denuncia colectiva –junto con otros manifestantes– por lo sucedido, y algunos partidos políticos, como ICV y la CUP, pidieron la dimisión del conseller de Interior, Felip Puig. También el PSC pidió explicaciones a Puig, máximo responsable de los Mossos d’Esquadra, pero la única respuesta, por parte de la Dirección General de Policia, fue la siguiente: “Por las informaciones que se tienen y las imágenes que se han podido visionar, el agente en ningún momento ha golpeado intencionadamente ni premeditadamente el menor”. Aun así, desde la misma dirección se ha anunciado la apertura de un expediente informativo para esclarecer los hechos.

Acciones de los “iaioflautas”

Los principales protagonistas mediáticos de la mañana fueron los ‘Iaioflautas’, que aprovecharon el paro generalizado de toda actividad en el centro de Barcelona para ocupar la sede del BBVA junto con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. El colectivo de indignados veteranos exigía a la entidad bancaria que suspendiese el desahucio –previsto para el mes de enero– de una familia vecina de la localidad de Mataró, y finalmente lo consiguió. A la espera de firmar hoy un acuerdo con la familia afectada, el banco aseguró que no llevará a cabo el desahucio.

Etiquetas
Publicado el
15 de noviembre de 2012 - 02:27 h

Descubre nuestras apps

stats