La portada de mañana
Acceder
Nuevas notas de Villarejo vinculan a Rajoy con Kitchen
Activistas, abogadas y matronas rompen el silencio de la violencia obstétrica
Opinión – Parábola de la patada en la puerta, por Elisa Beni

El juez imputa a dos mossos por reventar el ojo a una joven con una bala de 'foam' en las protestas por Hasel

La joven herida tiene 19 años

El juez de Barcelona que investiga la mutilación del ojo de una joven con una bala de 'foam' durante los incidentes contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel ha admitido la querella de la víctima y ha citado como investigados a los dos mossos d'esquadra sospechosos de haber efectuado el disparo que la lesionó. En un auto, el juez Joaquín Aguirre acuerda una batería de diligencias para esclarecer los hechos, entre ellas la declaración de los dos agentes el próximo 14 de junio.

Según fuentes jurídicas, los dos agentes citados son dos escopeteros de los antidisturbios de los Mossos que estaban en el lugar y momento de la lesión, el pasado 16 de febrero, entre las 20:30h. y la 20:45h., en la Via Augusta de Barcelona, cuando los Mossos dispararon decenas de proyectiles de 'foam' para dispersar una manifestación en favor de Hasel que había derivado en altercados.

En su querella, la joven recalcó que en el momento de la lesión se encontraba junto a un grupo de viandantes y periodistas que grabaron los hechos, "lejos" del cordón formado por los antidisturbios, a unos 20 metros, y "alejada de la zona donde se podrían producir lanzamientos que causaran un riesgo a la línea policial". Establecer si, como sostiene la víctima, en el momento del disparo no se producían altercados será un elemento clave para el futuro de la investigación.

La inexistencia de disturbios fue determinante para que dos mossos fueran a juicio en el caso Ester Quintana, pero en otros casos la vía penal se ha cerrado al constatar que el armamento antidisturbios se empleó en respuesta a agresiones. En estas ocasiones los jueces han abierto la puerta a una indemnización de la Generalitat a la víctima por la vía administrativa. En el caso de la víctima en la marcha por Hasel, el Govern ya ha admitido la autoría policial del disparo, si bien todavía no ha anunciado si el agente ya ha sido identificado y si contra él se han iniciado acciones disciplinarias.

La otra pata del caso será la autoría del disparo que hirió a la víctima. La mutilación de la joven solo puede provenir de una bala, pero hay dos agentes investigados y que dispararon en el momento y lugar de la lesión. Cabe recordar que esta misma semana una jueza archivo la causa por la pérdida del ojo de otro manifestante debido a un proyectil de 'foam' de los Mossos en las protestas por la sentencia del procés de 2019 al no poder determinar cuál de los tres agentes investigados disparó.

"Esperamos que la investigación satisfaga la necesidad de justicia que reclamamos y que el cuerpo de los Mossos colabore a la hora de explicar cuál fue su actuación, y si ésta es meritoria de una reprobación penal", ha aseverado Xavier Muñoz, el letrado de la víctima. Por su lado, la abogada Anaïs Franquesa, que ejerce la acusación popular por el centro Irídia, ha considerado "positiva" la citación de los dos agentes y ha pedido a la conselleria de Interior que determine cuál de los dos agentes disparó.

En la causa penal, abierta por delito de lesiones con el agravante de ser provocadas al prevalecerse de su condición de funcionarios, además de citar a los dos agentes el juez ha acordado la declaración como testigo de la víctima y de otro testimonio con el objetivo de determinar "la forma y modo en que so produjeron los hechos" así como la participación de los dos mossos en los mismos.

A nivel político, el debate sobre el uso del 'foam' por parte de los Mossos será una de las carpetas que tendrá que gestionar ERC, que por primera vez asume la cartera de Interior, y el nuevo conseller, Joan Ignasi Elena. Y lo harán después de la polémica provocada por su antecesor, Miquel Sàmper, de Junts, quien tras la lesión de la joven, en plenas negociaciones para la investidura, urgió a un cambio de modelo policial y anunció que publicaría el protocolo sobre el uso del 'foam' pero lo hizo de forma censurada, tal y como demostró este diario.

Entre la información que la anterior conselleria de Interior ocultó a los grupos parlamentarios y a la ciudadanía en su web destaca un aspecto que puede tener relevancia en la investigación judicial del caso, pues un punto del protocolo que insiste en advertir que el 'foam' debe dispararse del abdomen hacia las piernas en caso de manifestantes en movimiento.  "Hay que tener en cuenta si la persona se mueve, si el operador está inestable, etc., circunstancias que pueden hacer que se dispare fuera de esta parte del cuerpo", reza la instrucción interna de la policía autonómica.

Etiquetas
Publicado el
28 de mayo de 2021 - 12:56 h

Descubre nuestras apps

stats