El Liceu despide a los dos cantantes fallecidos en el accidente de Germanwings

Dirigentes y trabajadores del Liceu haciendo dos minutos de silencio por las víctimas del vuelo Barcelona - Düsseldorf. / ENRIC CATALÀ

El silencio se ha apoderado del majestuoso pórtico del Liceu este mediodía. Ni el frío ni la lluvia han evitado que una veintena de dirigentes, varias decenas de personas y muchos periodistas se hayan encontrado a las puertas del Gran Teatre del Liceu para despedir a la contralto María Radner y al barítono Oleg Bryjak, los dos cantantes de lírica que hasta el sábado actuaron en la ópera Siegfried.

Eran dos voces principales del pequeño mundo de artistas que interpretan la lírica de Wagner. De hecho, los dos cantantes compartían la pasión por las obras wagnerianas, lo que les hizo coincidir en el reparto de Siegfried en el Liceu. Durante un mes y medio se convirtieron en Erda (Radner) y Alberich (Bryjak. Justo este sábado finalizaron las representaciones.

La directora artística del Liceu, Christina Cheppelmann, aseguró esta mañana que "el homenaje era necesario porque han perdido la vida dos compañeros cercanos", pero ha pedido que "no olvidemos que se estrelló un avión con 148 pasajeros más". Cheppelman aseguró que están muy afectados y que "se habían convertido en una pequeña familia" tras convivir tantas semanas. También ha querido recordar "la gran carrera profesional que ambos han tenido", así como "su gran carácter".

La joven Radner, de sólo 34 años era contralto, una voz apreciadísima en el mundo de la lírica por su singularidad. Despuntaba con fuerza en la escena operística como uno de los nuevos talentos en la ópera y el papel de Erda a Siegfried había supuesto su debut en el Gran Teatro del Liceo. Cogió el vuelo de Germanwings con su marido y su bebé para volver a su ciudad natal, Düsseldorf, después de haber aprovechado el fin de semana para visitar la capital catalana.

Hacía tres años que había empezado a actuar profesionalmente, la temporada 2012/2013. La Royal Opera House Ring Cycle fue el primer escenario que pisó, por estrenarse ya como Erda en el Metropolitan de Nueva York. La Scala de Milán la vio actuar en 2012 con La Mujer Sin Sombra de Richard Strauss.

Oleg Bryjak nació hace 54 años en Kazajstán y cogió el vuelo 4U9525 para volver a Düsseldorf, donde era miembro de la Deutsche Oper am Rhein desde el 1998. Con una excelente trayectoria, Bryjak había actuado en escenarios de todo el mundo, desde París hasta Los Ángeles, pasando por Zurich, Chicago, Londres o Sao Paulo y llevaba más de 30 óperas a sobre los hombros.

Etiquetas
Publicado el
25 de marzo de 2015 - 16:23 h

Descubre nuestras apps