eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Artur Mas dimite como presidente del PDeCAT: "Doy otro paso al lado"

El expresident justifica la salida de la primera línea para dar relevo a nuevos liderazgos en el marco de JxCat y por su propio calendario judicial 

Mas, que mantenía un papel simbólico en el espacio posconvergente, se aparta a menos de una semana de que se conozca la sentencia del Palau

El líder nacionalista había pedido a su partido este lunes un Govern estable y les había avisado de que el independentismo "no puede imponer nada"

47 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Artur Mas sale del salón de plenos durante el primer pleno de investidura / Sandra Lázaro

Artur Mas sale del salón de plenos durante el primer pleno de investidura / Sandra Lázaro

Artur Mas dice adiós. El expresident de la Generalitat ha anunciado este martes que renuncia a la presidencia del PDeCAT. "Doy otro paso al lado", ha dicho Mas en rueda de prensa para explicar las razones de su abandono, en el día en que se cumplen dos años justos de su renuncia a seguir al frente de la Generalitat por imposición de la CUP. "No me retiro de la política pero ahora escojo no estar en primerísima fila", ha afirmado el expresident.

Mas ha dado dos razones para explicar su renuncia. En primer lugar, no ser "un freno" para la "expansión y aceleración" del proyecto del PDeCAT y de JxCat. "Quiero reforzar este proyecto, no debilitarlo", ha afirmado Mas, que pese a las especulaciones de las últimas semanas ha asegurado que no hay fricciones entre ambos proyectos. Tanto es así que Mas ha considerado que la fórmula de JxCat debe servir para expandir el PDeCAT en los próximos meses, un proceso del que él no quiere ser un "freno", ha dicho.

La otra razón de su adiós es su situación judicial, en especial la imputación por rebelión ante el Tribunal Supremo. En este sentido, Mas ha dicho que su dimisión no es un argumento de defensa, sino que responde a que necesita "más tiempo" para encarar el proceso judicial.

A preguntas de los periodistas, Mas ha desvinculado su dimisión de la sentencia del caso Palau que se conocerá el próximo lunes, y que podría suponer la condena  a título lucrativo de Convergència como partido, por haberse financiado de forma ilegal gracias a las comisiones a cambio de obra pública que, presuntamente, Ferrovial habría pagado a través del Palau de la Música catalana. "En el juicio no me han llamado ni como testigo. Yo no estoy en el juicio del Palau", ha zanjado.

"Hago honor a los principios que han guiado mi actuación política: primero el país, después el partido y después la persona", ha aseverado Mas. A la comparecencia han asistido la vicepresidenta del PDeCAT, Neus Munté; la coordinadora general, Marta Pascal, y el coordinador de Organización, David Bonvehí, y otros cargos del partido. A Mas también lo ha acompañado su mujer, Helena Rakosnik.

Este lunes Artur Mas hizo la que sería su última intervención como líder ante la cúpula del partido. En medio de un clima de plausible distanciamiento entre las estructuras del PDeCAT y JxCat, la nueva candidatura impulsada por Puigdemont, Mas expresó ante los suyos la idea de que el independentismo no había reunido suficientes apoyos como para imponer su proyecto, y abogó por un Govern estable y centrado en "ampliar su base electoral". 

Estas diferencias estratégicas con el equipo de Puigdemont no son nuevas, aunque Mas ha querido dejar claro este martes que apoya totalmente a su sucesor en la Generalitat. "Mi decisión de hoy no es un mensaje para nadie, y menos a Puigdemont", ha reivindicado. 

Reacio a la vía unilateral

El sector que Mas lidera dentro de su partido ha sido el más reacio a emprender la vía unilateral durante la legislatura y, tras el referéndum del 1-O, el expresident expresó su convicción de que Catalunya "aún no tenía todo lo necesario" para la independencia.

Ante la repetición electoral convocada desde el Gobierno de Mariano Rajoy haciendo uso del 155, Puigdemont, ya en Bruselas, optó por componer una candidatura con un peso mínimo de figuras de partido y lejos de la órbita de quien había sido su mentor político en enero de 2016.

Si finalmente la condena del Palau se produce la imagen de Artur Mas, que era secretario general del partido en el periodo juzgado, quedará dinamitada. En lo personal sin embargo, la sentencia del Palau no ni de lejos el mayor de los problemas judiciales del líder convergente. El pasado 22 de diciembre Artur Mas fue imputado por los delitos de rebelión, sedición y malversación en el caso que el Supremo instruye contra la cúpula independentista, en el que hay ya una treintena de nombres imputados y por los que cuatro personas están en prisión y cinco huidas a Bélgica.

A Mas se le acusa de formar parte del comité estratégico que dirigía la estrategia de la secesión, y se enfrenta a cargos de prisión de hasta 30 años. El expresident de la Generalitat ya vio en diciembre pasado como otro organismo, en este caso el Tribunal de Cuentas, le embargaba su vivienda en la calle Tuset de Barcelona, en pago por los 5,3 millones de euros que le reclama por la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha