La hostelería negocia el convenio con el clamor sindical de aumentos del 3% y contra las externalizaciones

Trabajadores del sector hostelero han cortado la céntrica Via Laietana y han disparado tracas en solidaridad con sus negociadores

La negociación del convenio de hostelería de Barcelona, Girona y Tarragona comienza con movilización de los trabajadores y trabajadoras afectados. El acuerdo, que finalizó en 2016, afecta a más de 280.000 personas en Catalunya. UGT y CCOO han concentrado decenas de delegados ante la sede de la patronal para trasladar a los empresarios sus reivindicaciones. Y también su solidaridad con los negociadores.

La repetida consigna de ir a la ofensiva impregnaba la concentración. Los trabajadores han cortado un rato la Via Laietana y han hecho mucho ruido con tracas y petardos. Las camareras de piso, agrupadas en el colectivo Las Kellys también han querido estar presentes y han aprovechado para reivindicar que el convenio incluya una cláusula que impida una práctica hoy en día habitual: la externalización de servicios esenciales como podrían ser la limpieza de cámaras o la restauración.

Al inicio de la concentración se ha producido un pequeño incidente cuando los trabajadores de UGT intentaban cortar la circulación. Una moto ha avanzado y ha chocado contra una pancarta, sin que el asunto pasara de un susto.

Aumento de salarios y externalizaciones

Un cuarto de hora después de iniciada la concentración los delegados que debían negociar han subido a la sede de la patronal con el apoyo de los trabajadores que les esperaban en la calle.

La plataforma que han planteado los negociadores tiene algunos rasgos que tanto UGT como Comisiones consideran imprescindibles. Uno es un incremento de salarios que ambas organizaciones sitúan en el 3%. Otro elemento son las externalizaciones. Los dos grandes sindicatos llevan en su reclamación la exigencia de que las empresas no puedan externalizar departamentos esenciales, como son la limpieza de las habitaciones o la restauración. Muchas empresas del sector de la hostelería han contratado sociedades denominadas de multiservicios para así reducir costes. «Las externalizaciones tienen como único objetivo la explotación laboral de trabajadores y trabajadoras que pasan a cobrar 700 euros brutos mensuales cuando por convenio deberían cobrar 1.200», afirma UGT.

Los trabajadores y trabajadoras del sector de la hostelería de Catalunya tienen, de una manera muy acentuada, la sensación de que el boom turístico que se da no repercute en sus economías. Si encima se suma que algunos de los trabajos en este ámbito se subcontratan, las condiciones laborales que resultan de ello son penosas, afirman en CCOO. Todo esto se podía escuchar a la concentración, donde uno de los gritos más repetidos ha sido «turismo si, explotación no».

Recomiendan a un patrón vivir con 600 euros

Un ejemplo de la disparidad de visiones que se da en el sector ha sido la confrontación que se ha producido en Girona. El presidente de la patronal en ese territorio, Ernest Plana, manifestó que «los sindicatos exageran más de la cuenta» cuando

critican la precariedad del sector turístico gerundense. Plana vincula las condiciones laborales con la creación de más puestos de trabajo. También afirma que los salarios que se pagan en ese sector «son los que el mercado pide».

Desde UGT de Girona se ha contestado las declaraciones del presidente de la patronal esgrimiendo estudios del Colegio de Economistas según los cuales: «la precariedad laboral pone en peligro el crecimiento económico». Además, el sindicato ha invitado el jefe de la patronal a pasar un mes con un salario de 600 euros. Xavier Casas, responsable del sindicato en Girona ha reclamado que la competivititat no se gane pagando salarios de miseria, ya que se podría conseguir de otras maneras, «es la diferencia entre un buen empresario y un explotador» ha dicho Casas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats