eldiario.es

Menú

"Ahora que hay menos trabajo, los inmigrantes sobramos. Eso nos entristece"

Rached Hidra, presidente de la Asociación de Inmigrantes de Toledo, aprovecha el día del Migrante para hacer una reflexión tras llevar más de media vida viviendo fuera de su país

"Venimos a otra cosa, no a las ayudas de Cáritas ni de Cruz Roja. Venimos a mejorar nuestra vida, a trabajar", asegura

- PUBLICIDAD -
Manifestación en Madrid bajo el lema "Todas somos migrantes y refugiadas, todas tenemos derechos" / Red Ciudadana de Acogida a Refugiados en Madrid

Manifestación bajo el lema "Todas somos migrantes y refugiadas, todas tenemos derechos" / Red Ciudadana de Acogida a Refugiados en Madrid

Rached Hidra llegó a España desde Casablanca, en Marruecos, a los 22 años, en 1991. Ahora que tiene 47 años, recuerda que ya lleva más de la mitad de su vida asentado en su país de adopción, donde ha pasado por prácticamente todo el territorio nacional. Galicia, Madrid, Almería, Tarragona, Murcia... Hasta llegar a Toledo donde vive actualmente con su familia y es el presidente de la Asociación de Inmigrantes de la capital regional, en la que participa desde 1997. 

Como miembro de la asociación conoce bien las distintas etapas por las que ha pasado la inmigración en España en las últimas décadas. Explica que el trabajo asociativo ha sido muy complejo y que actualmente no pueden ver una mejora en el trabajo que quieren llevar a cabo. "Sufrimos de un vacío muy grande, que parece ser es lo que le ha tocado a todas las asociaciones y organizaciones que trabajan este tema. Ya no se hacen los proyectos que hacíamos y los objetivos que nosotros queremos alcanzar se han quedado estancados en vez de salir adelante", lamenta.

No se trata de un problema de subvenciones, señala, porque "nunca hemos querido pedirlas". "Siempre nos hemos financiados con la cuota de los voluntarios y los socios. Esta es nuestra ideología, no tener ni un momento las manos atadas para poder reclamar o manifestarnos en contra de cualquier cosa", explica. Eso sí, recuerda que cada vez que han intentado pedir alguna ayuda "mínima" siempre se les ha denegado. ¿Los motivos? "Siempre ha sido que no hay dinero, pero nosotros seguiremos trabajando siempre. Es lo que llevamos haciendo desde 1997", afirma.

La situación actual la describe como una muy compleja para los migrantes. "Más del 40% de los inmigrantes que conozco han tenido que irse a otros países, porque aquí han encontrado mucha dificultad", explica. No sólo en el trabajo, que también ha sufrido por los despidos masivos que se sufrieron durante la crisis, sino también porque esto redunda en dificultades incluso para encontrar una casa para alquilar.  "La gente ha tenido que volver a salir a buscar otras oportunidades. Y es que tenemos muchísima gente que lleva cinco, seis o siete años sin trabajo", afirma.

Con hijos, recuerda es cada vez más difícil. Además, afirma que la mentalidad es no aceptar las ayudas de alimentos o la caridad. "Nosotros lo que queremos es vivir con dignidad. Y la dignidad de una persona es trabajar y ganar de ello, no depender de la caridad", asegura. Otro de los problemas que tratan desde la asociación es la integración de los jóvenes inmigrantes. Por eso, explica, trabajan desde dentro en y vía varias organizaciones para que puedan educarse y encontrar trabajo.

Comentarios "que nos han enfadado muchísimo"

A pesar de llevar tanto tiempo en España, las cosas no siempre se le han hecho más fáciles. "Escuchamos comentarios que nos han enfadado muchísimo y nosotros hemos hecho todo lo posible", explica Hidra. Y es que, insiste, desde su organización han hecho "todo lo posible" para ayudar a los chicos que necesitan ayuda en el colegio, a pesar de que no se pueden pagar profesores o tutores de apoyo. "No tenemos la capacidad de hacer una escuela ni preparar una escuela para poder cubrir ese vacío a nivel educacional para dar apoyo a los niños que lo necesitan", explica.

Por eso, reclama, el problema también radica en la actitud que han tenido los responsables políticos y las administraciones ante la situación, en general, de los inmigrantes. "No sabemos si están concienciados o no, pero el tema es que no se hace nada", señala. Los "parches", explica, no han sido suficientes en temas esenciales como la educación. "Y es la base para tener un futuro, y si esto falla, peor para nosotros", lamenta.

Esta falta de acción también recala en las actitudes que sienten a su alrededor, porque se enfrentan a actitudes y comentarios que se deben a que la gente "no sabe la realidad". "Cuando dicen que los inmigrantes nos vienen a quitar el trabajo, algunos dicen que queremos las ayudas. Nosotros no queremos eso. Nuestro objetivo es otro. Venimos a otra cosa, no a las ayudas de Cáritas ni de Cruz Roja. Venimos a mejorar nuestra vida, a por un trabajo, a trabajar", asegura Rached.

Así, recuerda que en los años 90' cuando no paraban de llegar trabajadores a los campos y a "todos los sitios" la gente estaba "encantada" porque la economía iba bien. "Fue gracias a quienes trabajaban bajo 40 grados que había trabajo y la gente estaba contenta. Ahora que hay menos trabajo, los inmigrantes sobramos. Eso nos entristece porque nos hace ver que la gente te quiere cuando hay trabajo y cuando das beneficio. Pero si ya no hay y ya no pueden beneficiarse de ti, pues sobras y estorbas", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha