Ribera Salud cierra camas, reduce personal y trata de llevarse un TAC ante la recuperación pública del hospital de Torrevieja

La protesta a favor de la reversión a las puertas del hospital de Torrevieja.

La tensión aumenta entre Ribera Salud y la Generalitat Valenciana a medida que se acerca el final del contrato por el cual la empresa ha gestionado el departamento de salud de Torrevieja en virtud de una concesión de 15 años otorgada por el PP.

En concreto, será este sábado 16 de octubre cuando la Conselleria de Sanidad recupere la gestión pública tanto del hospital de la localidad alicantina como de los centros de atención primaria asociados.

Tras perder todos los recursos judiciales que Ribera Salud, propiedad de Centene Corporation, cuyo director ejecutivo europeo es Alberto de Rosa (hermano del senador del PP Fernando de Rosa), puesto para frenar el proceso de recuperación pública del área sanitaria por finalización del contrato, la compañía ha dejado bajo mínimos el servicio del hospital y de los centros de salud en las últimas semanas.

Así lo denunciaron a principios de octubre en un comunicado conjunto cuatro sindicatos del comité de empresa (CSIF, SATSE, Sindicato Médico Y USAE): "Los profesionales del departamento llevamos 15 años trabajando muy duro porque es nuestra vocación y así lo seguiremos haciendo independientemente de quien gestione el área de salud, sin embargo en estos días tenemos una gran sensación de indefensión debido a la falta de profesionales sin que nadie se responsabilice de ello".

Los sindicatos manifestaron su disconformidad "con las medidas que durante estos días han ido trasladando los supervisores a los profesionales sobre la situación en la que se queda el departamento estos 15 días hasta que inicie la gestión Consellería, de las cuales nos han hecho partícipes los profesionales".

Como comité, solicitaron reunirse con la empresa y para exponerle que no estaban de acuerdo "con las medidas que dejaban al departamento bajo mínimos y su respuesta fue que habían hecho una planificación para estos 15 días teniendo en cuenta la situación".

Entre las medidas adoptadas por Ribera Saludo denunciadas por los sindicatos destaca "la finalización de la mayoría de los contratos eventuales el pasado día 30 de septiembre, con lo cual se han quedado muchos servicios con falta de personal". Al respecto, la presidenta del comité, Ana Linares (CSIF), ha comentado que de los 300 que finalizaban tan solo se renovaron un centenar hasta el 15 de octubre.

Además, "se han cerrado camas de maternidad, tres de UCI, 30 camas de cirugía, el servicio de rehabilitación pasa de ser 14 fisioterapeutas que hay normalmente, a siete para todo el departamento (hospital y primaria), las trabajadoras sociales pasan de estar cinco profesionales y medio, a tres y medio para todo el hospital y primaria; el servicio de urgencias se ha dejado el personal mínimo; atención primaria ha sufrido una gran merma de profesionales; y se han cerrado agendas de especialistas".

Según los sindicatos, "esta falta de personal puede provocar que los cuidados no se mantengan igual que se venían prestando" y recordaron que "es Ribera Salud hasta el 15 de octubre la responsable de las contrataciones necesarias para prestar unos cuidados de calidad".

Estos sindicatos "por responsabilidad" informaron de la situación "a la unidad del Comisionado en una reunión que se celebro como comité, ya que Conselleria debe supervisar el buen funcionamiento de esta área de salud".

Según explicaron, "como profesionales de la salud tenemos una obligación de avisar a la población que todas estas medidas podrían provocar una sanidad de peor calidad que en otras áreas, además de incrementar las listas de espera".

Fuentes sindicales han confirmado también que la empresa trató de llevarse uno de los dos equipos TAC del hospital con una camioneta, pero que finalmente, al parecer por indicación de la Conselleria, lo dejaron, y que han marcado como propios varios respiradores y bombas de medicación, aunque desconocen si con la idea de llevárselos, unos hechos por los que la Conselleria de Sanidad elevó una denuncia a la alta inspección, que está revisando todas las instalaciones.

La presidenta del comité, Ana Linares, ha lamentado que "la empresa ha retrasado hasta hace unos días la entrega de información de los contratos del personal a la Conselleria y eso es un problema porque hay que ver en qué situación contractual está cada uno y quién sigue y quién no a partir del 15 de octubre".

Con todo, Linares ha asegurado que Sanidad les ha trasladado que tienen un plan trazado para que el hospital no tenga carencia de personal a partir del sábado.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, reprochó a Ribera Salud este miércoles que no haya remitido la información requerida para llevar adelante la recuperación pública del departamento de salud "pese a los cinco autos que el TSJCV ha dictado a lo largo de todo un procedimiento contencioso por la litigiosidad en la que convirtió Ribera Salud esta finalización de la concesión".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats