eldiario.es

9
Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Zumos envasados, ¿cuál elegir?

Los efectos beneficios de la fruta fresca son incuestionables. Pero, ¿se puede decir lo mismo de los zumos envasados? ¿Son todos iguales?

La ingesta de estos zumos ha aumentado de forma significativa en los últimos años, sobre todo entre la población infantil 

- PUBLICIDAD -
Foto: AlicePaipai

Foto: AlicePaipai

La oferta de zumos envasados es extensa. En las estanterías de los supermercados se encuentran infinidad de variedades de este producto, de distintos precios, marcas y en infinidad de envases distintos. El consumo de zumos y néctares en España durante el año 2016 llegó a los 830,82 millones de litros, según un informe elaborado por la Asociación Europea de Fabricantes de Zumos (AIJN). España es el cuarto mayor mercado en cuanto a consumo de zumo, por detrás de Alemania, Francia y Reino Unido.

Otro estudio, realizado por el Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Rey Juan Carlos en 2014, demostraba que el 70% de los niños toman para merendar un zumo de frutas envasado, algo que las sociedades científicas han consensuado que se debería limitar por ser alimentos ricos en azúcares y por su escaso valor nutritivo. Pero, ¿todos son iguales? De los distintos tipos de zumos que hay, ¿cuál es preferible elegir?

No todos los zumos son iguales

Los zumos y néctares que pueden encontrarse en mercado se dividen en tres categorías:

1. Zumo de fruta o 100% exprimido

Se obtiene a partir de las partes comestibles de frutas sanas y maduras, frescas o conservadas por refrigeración o congelación, de una o varias especies mezcladas, con el color, aroma y sabor propios del zumo de la fruta de la que procede. No está fermentado. Es el más parecido al zumo natural.

En la mayoría de los casos se comercializa elaborado en base a naranja y no se añade agua ni azúcar. Según una investigación realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), hay muy poca diferencia entre las distintas marcas en cuanto a calorías e hidratos de carbono en el caso de los zumos de naranja. Es el más caro, pero también el más saludable porque está menos procesado, no contiene azúcar ni agua añadidos y conserva mejor las vitaminas de la fruta.

2. Zumo de fruta a partir de concentrado

Se obtiene al reconstituir con agua el zumo de frutas previamente concentrado, que mantiene las propiedades físicas, químicas, organolépticas y nutricionales del zumo de la fruta de la que procede. El agua se añade para llegar a una concentración de azúcares similar al zumo exprimido. También se puede añadir pulpa y aromas siempre que estos procedan de la fruta original. Una vez concentrado, se elimina el 85% del agua para evitar almacenar agua y, posteriormente, se vuelve a añadir el agua. Es menos saludable que el anterior.

3. Néctares

Se obtiene por adición de agua con o sin adición de azúcares o miel a los zumos o purés, concentrados o no. El porcentaje en zumo en los néctares y el de azúcar añadido está fijado en el Real Decreto 781/2013. Es un derivado de zumo de fruta que contiene 50% de zumo concentrado más un 50% de agua y azúcar. Los azúcares pueden sustituirse total o parcialmente por edulcorantes.

Es uno de los productos que más confusión genera entre los consumidores. Según la OCU, se trata de una evolución barata de los zumos tradicionales, porque solo contienen la mitad de zumo, el resto es agua y azúcar (o edulcorante), con sus aditivos correspondientes. Por tanto, sería el menos saludable porque es más artificial y concentrado en azúcares que los anteriores. 

¿Cuál elegir?

Las recomendaciones que emiten autoridades sanitarias y expertos en nutrición son claras: es preferible la pieza fresca entera que un zumo de fruta fresca y que un zumo envasado. Pero si queremos dar una concesión a estos zumos, lo mejor será optar por los más saludables, es decir, los que no contienen azúcares añadidos y sin gas, y no otros productos similares que, en la mayoría de los casos, se promocionan como productos con vitaminas añadidas. Por tanto, nos fijaremos en que sea 100% zumo de fruta, sin azúcar añadido y sin conservantes.

Foto: HoaLuu

Foto: HoaLuu

Menos azúcar

Una de las luchas del sector de zumos es la de adaptarse a las recomendaciones sobre buenos hábitos alimentarios que promueven responsables en nutrición y salud, sobre todo en lo que se refiere a la cantidad de azúcares. La dosis recomendada de azúcar para un adulto es de 25-27 gramos al día. En algunos zumos la cantidad de azúcar que pueden llegar a contener es de 17 gramos de azúcar, y algunos incluso más.

Según un estudio publicado en 2016 en la revista Journal of Nutrition, en el que participó PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) y basado en personas con riesgo cardiovascular, beber más de cinco vasos por semana de bebidas azucaradas o edulcoradas, incluyendo bebidas light y los zumos de fruta, aumenta la obesidad abdominal, la hipertensión arterial, los niveles de triglicéridos en sangre y reduce el colesterol bueno.

La Asociación Española de Fabricantes de Zumos (Asozumos) acaba de anunciar su compromiso para reducir en un 10% el contenido de azúcares añadidos a los néctares de melocotón, naranja y piñas sin edulcorantes. Esta medida forma parte del acuerdo presentado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales E Igualdad para el periodo 2017-2020.

El objetivo es promover una alimentación saludable centrada en la reducción de sal, azúcares añadidos y grasas. Debe tenerse en cuenta también que los zumos y néctares envasados de frutas tienen un contenido de fibra bastante más bajo que la fruta natural. 

Foto Chezbeate

Foto Chezbeate

¿Y las bebidas de zumo y leche?

¿Qué son realmente? ¿Un zumo o un lácteo? Este tipo de bebida, cuyo consumo ha aumentado también sobre todo entre el público infantil, se ha convertido en un gran atractivo. Se trata de una realidad de una mezcla de agua, azúcar y una pequeña cantidad de leche y zumo. Las principales marcas suelen añadir entre un 10-15% de zumo y un 7-10% de leche, según el estudio de la OCU. Uno de los aspectos más controvertidos es la presencia de edulcorantes, sobre todo en un producto cuyo público mayoritario son niños.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha