El público del Museo Sorolla estalla ante el cierre de las salas por falta de personal

Dos personas esperan para entrar en el Museo Sorolla, en Madrid

Peio H. Riaño


7

Los museos estatales pasan por la mayor crisis de su historia y los visitantes lo están sufriendo. Solo en el primer trimestre de 2022 las taquillas han recibido una avalancha de quejas por los cierres de salas y centros ante la falta de personal, como informó este periódico. El Portal de la Transparencia arroja la relación de quejas recibidas y contestadas por los museos estatales durante el periodo señalado y refleja el enojo del ciudadano ante la falta de acceso a estas 16 instituciones que dependen del Ministerio de Cultura. El peor parado es el Museo Sorolla, el segundo más visitado de todos (con casi 200.000 visitantes en 2021): de las 212 quejas recibidas solo dos no están relacionadas con el cierre de salas por falta de personal. Una reclama las explicaciones en francés y otra persona se queja por la falta de accesibilidad del edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

La crisis de los vigilantes de museos: "Han degradado nuestro trabajo"

La crisis de los vigilantes de museos: "Han degradado nuestro trabajo"

En la web del Museo Sorolla avisan de que la exposición temporal La edad dichosa permanece cerrada de 9:30 a 14:45. Hasta hace unos días aludían a un lacónico “motivos de organización interna”. Desde el mismo día de la inauguración, en febrero, la visita a la muestra ha sido recortada a la mitad por falta de contratación de personal. Desde el centro no explican a los visitantes de la web el auténtico motivo. Ni siquiera argumentan las razones reales ante las reclamaciones de los ciudadanos y se limitan a contestar un escueto: “Lamentamos sinceramente todos los inconvenientes producidos por el cierre de las salas de las exposiciones temporales”.

Tal y como ha podido saber este periódico gracias a una de las trabajadoras del Museo Sorolla, en el turno de la mañana son siete personas y en el de la tarde, once. Por eso se cierran las salas de la muestra temporal y otras de la permanente. La fuente, que prefiere el anonimato, también contó a elDiario.es que tanto la administradora como el director han estado abriendo y cerrando el museo ante la ausencia de personal en la taquilla.

Accesibilidad recortada

En el Museo Arqueológico Nacional (MAN) siguen a medias. Es el museo estatal más visitado de todos, con casi 330.000 visitantes en 2021. El 25 de mayo se inaugura En torno a las columnas de Hércules en el MAN —sobre las “relaciones milenarias entre Marruecos y España”— y todavía no se conoce si se van a hacer contrataciones temporales, algo que no sería acorde con la reforma laboral. “Si quieren que nos encarguemos de la temporal tendrán que cerrar la planta de Egipto para poder atender a la exposición temporal”, avisa una de las trabajadoras del MAN. “Está todo patas arriba”. Y las consecuencias se ven en las reclamaciones: de las 68 quejas recibidas, 32 se deben a salas cerradas o falta de personal en la taquilla. La respuesta del museo es que se debe a la COVID y a la espera de convocatoria de concursos para cobertura de plazas.

Desde hace más de un año hay cierres completos y parciales de salas en alguno de los museos estatales. Son necesarias al menos 80 personas más para que los museos vuelvan a ser accesibles, pero ni el Ministerio de Cultura ni el Ministerio de Función Pública resuelven la situación. Esta surgió en marzo de 2020, cuando se firmó el Cuarto Convenio que ha dejado a los vigilantes de sala sin categoría laboral. Es decir, en un limbo. No se puede contratar desde hace dos años. En el MAN, de las seis áreas solo se mantienen cuatro abiertas. No se puede visitar Numismática, Medieval y Moderna. En estos momentos trabajan 32 personas y el Plan de protección y emergencias de este centro está contemplado para 45 vigilantes.

Entre las quejas recibidas en el MAN, una persona reclama el uso de otras lenguas cooficiales de España y le responden que “debido al alto volumen de información supondría una excesiva carga de textos en la exposición”. Otra se lamentó de la falta de información que hay en las cartelas de las piezas de la exposición temporal y la contestación es que hay “múltiples piezas y espacio limitado”.

Visitas en busca de explicaciones

En el Museo de Artes Decorativas se ha abierto una nueva exposición temporal, que ocupa una planta y media. Pero no hay suficiente personal como para atenderla. Ese es el motivo por el que la cuarta planta permanece cerrada. Los museos deben decidir si cancelar parte de las exposiciones permanentes para poder cubrir la programación de las temporales o al revés. En el Museo de Artes Decorativas no pueden cobrar con tarjeta bancaria un catálogo en la tienda… “Nos hemos planteado como objetivo para este año la instalación de un datáfono para el abono de las publicaciones”, responden a la reclamación presentada por un usuario.

Por su parte, el Museo del Romanticismo responde a los visitantes que se quejan por no poder ver las colecciones, que el cierre es solo en algunos museos estatales y que es “algo puntual”. Que es consecuencia de la entrada en vigor del IV Convenio Único del personal laboral y que “en estos momentos se trabaja activamente en buscar soluciones y completar las plantillas de personal para poder seguir garantizando la apertura ordinaria de los museos”. A pesar de la respuesta, lo cierto es que es un problema que se prolonga dos años, que las administraciones no ofrecen soluciones y que afecta a todos los museos estatales.

En el Museo Cerralbo la mayoría de las quejas también se deben a las salas cerradas y la falta de información que el centro ofrece al respecto. Pero la dirección no comunica al visitante que reclama que la carencia de personal se debe a la falta de contratación. En el Museo de Antropología son casi el 70% de las quejas recibidas.

El Museo del Traje tiene un problema con la información insuficiente de las cartelas y con el trato del personal. De las 17 quejas puestas, la mayoría hacen referencia a la escasez informativa que acompaña a las piezas de las colecciones. El museo explica a los visitantes por qué se ha cambiado el sistema de cartelas y avisa de que lo va a volver a renovar de manera inminente. Los usuarios tampoco entienden por qué hay tan poca luz en las salas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats