Entrevista Director de la Fundación ECOLEC

Luis Moreno: "Nos preocupa el nivel de residuos que generará el Black Friday"

Luis Moreno, director general de la Fundación ECOLEC

La Fundación ECOLEC es una organización sin ánimo de lucro que nace para la defensa del medio ambiente y tiene un firme compromiso con el desarrollo sostenible. Su objetivo es financiar de forma eficiente la recogida, el tratamiento, la valorización y la eliminación de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) según establece la ley. 

Ecolec avisa del deficiente reciclaje de electrodomésticos por el confinamiento

Ecolec avisa del deficiente reciclaje de electrodomésticos por el confinamiento

Es por esta razón por la que ECOLEC muestra su preocupación ante fechas como el Black Friday (hoy) o el Ciber Monday del lunes que viene, pues en ellas, junto a la Navidad, se produce el 25% de las compras de aparatos tecnológicos. 

Esto implica un pico importante de productos antiguos que retirar de las casas de un modo controlado, algo que se complica actualmente con el aumento de compras por internet, debido a la Covid-19, donde la entrega del producto antiguo no siempre es posible, aunque debe estar facilitada con independencia del canal.

¿Cuál es el cometido de ECOLEC?

Cumplir la obligación legal de los fabricantes con respecto al final de la vida útil de los aparatos. ECOLEC coordina por cuenta de los fabricantes su recogida para que sean reciclados o revalorizados. Nosotros nos ocupamos de la recogida y el transporte hasta las plantas de reciclaje, pero no de este propiamente dicho.

¿Y el beneficio que obtiene la sociedad de su fundación?

Son varias las ventajas; la primera es que si recogemos de forma controlada los residuos, evitamos que acaben contaminado el medio ambiente. En segundo lugar, que al hacer un tratamiento de forma controlada evitamos la emisión de gases, metales pesados o aceites que de otro modo irían a parar a los vertederos. 

Pero además, al recoger y reaprovechar los materiales que conforman los aparatos, podemos reutilizarlos como materia prima para la fabricación y por tanto dejamos de extraer de la naturaleza materiales estresando el medio. 

Por ejemplo, el 70% del cobre que hoy se usa en Europa para fabricar cables proviene del cobre reciclado, algo que incide sobre la productividad minera, desestresando las zonas donde se da. Así evitamos el consumo de energía, agua y emisión gases que se darían en la extracción del mineral. 

Un tercer valor es la creación de empleo verde, porque reciclar supone crear empleos para la industria del reciclaje, que es un campo de la economía verde con mucho potencial y futuro, precisamente en línea con los proyectos del actual gobierno de España. 

¿Qué perspectivas de cantidad de desechos electrónicos tienen de cara a este Black Friday y Ciber Monday?

Estamos muy preocupados por el incremento de ventas online a través de los market places que no ofrecen la posibilidad de retirar controladamente los aparatos, y por esto el consumidor se deshace de ellos a través de otros cauces. 

Uno de ellos es la retirada en punto limpio, una operación correcta pero que sobrecarga de trabajo a los municipios. Otro es, sobre todo para productos de pequeñas dimensiones, la canasta de los restos, lo que conocemos como la basura, o el contenedor gris. Los productos que van a este cauce salen fuera de nuestro control y terminan en un vertedero. 

Hay que ser conscientes de que en el mes que enlaza Black Friday con la Navidad se vende una cuarta parte de las ventas anuales de electrónica de consumo. Esto implica una oleada de aparatos que se retiran de las casas y por tanto se van a convertir en un residuo que ECOLEC debe controlar. 

¿Qué deben saber los usuarios respecto a la responsabilidad de los vendedores en lo referente a la retirada? 

Este es un mes de pico en lo que refiere a nuestro trabajo, y el problema sobre todo reside en los aparatos pequeños, ya que muchos acaban en la bolsa de restos o en el contenedor gris. Y muchas veces esto sucede porque el consumidor no es consciente de que tiene el derecho de dar a cambio de un producto nuevo el antiguo, y la tienda tiene la obligación de recogerlo y avisar a ECOLEC. 

La normativa da un plazo de hasta 30 días para esta retirada, siempre gratuita. Además, para los aparatos más pequeños, de menos de 25 cm como son móviles, en aquellas superficies con mas de 400 m² dispuestas a la venta el consumidor tiene el derecho, sin obligación de compra, de entregar el aparato para que sea retirado. 

¿Se ha notado el confinamiento en cuanto a la retirada de basura tecnológica? 

Durante la crisis sanitaria tuvimos una caída importantísima en las cantidades que estuvimos recogiendo en esos meses, después se reactivó el consumo y fue cuando usuario retiró mucho producto que no había podido retirar antes por causa del confinamiento. 

El caso es que se produjeron retiradas masivas en el punto limpio, señal de que había aumentado mucho la compra por internet, un canal donde la posibilidad de recogida no es tan sencilla y kuchas veces complicada o imposible.

¿Incide entonces el aumento de compra en internet en una peor gestión de este tipo de residuos?

En parte sí, por que o bien reciclamos en el punto limpio sobrecargando las tareas municipales, o bien los productos pequeños se tiran a la basura, porque muchos market place y las tiendas que venden en ellos no ofrecen la posibilidad de retirar el producto antigua, cuando están obligados por ley. En consecuencia el consumidor, que tiene el derecho a que le retiren el producto antiguo también en internet, pierde un canal importante. 

¿Me está diciendo que Amazon debe recogerme el teléfono viejo si compro uno nuevo?

Sí, debe hacerlo y de hecho da la posibilidad de reclamarlo si se desea la sustitución, a través del botón de devolver un producto; e suna alternativa escondida pero existe. Y también lo ofrecen otras cadenas como Carrefour o Lidl, así como los comercios adscritos a la norma europea de reciclaje. 

El problema viene de los negocios de venta que operan en los market place como el de Amazon o AliExpress, que no tienen sede en Europa y que por tanto no se hacen cargo de la recogida, con lo que el consumidor no sabe bien qué hacer con el producto antiguo, porque no conoce sus derechos. 

Lo ideal sería que estos negocios estuvieran registrados en España y cumplieran la legislación europea, pero asumimos que es complicado. En Francia están intentando implicar al operador logístico de la entrega en la retirada, pero de momento en España no hay ninguna iniciativa similar. 

Por su parte, Amazon a nivel Europa ha propuesto una tasa reciclaje a los productos y encargarse de su retirada, sin embargo eso va en contra de la legislación europea, que no prevé intermediarios en el reciclaje entre el consumidor y el fabricante. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats