Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Aznar llama a una “movilización” permanente contra el Gobierno
Los partidos franceses se lanzan a una campaña contra la extrema derecha
Cuando Feijóo dice 'nunca' quiere decir 'de momento'. Opina Esther Palomera

40 migrantes rescatados por un petrolero tunecino llevan 72 horas a la espera de permiso para desembarcar

Las personas a bordo del Sarost 5 en una foto publicada por InfoMigrants.

Natalia Román Morte / EFE

Túnez —

0

El capitán del petrolero tunecino “Sarost 5”, Ali Hagdi, que rescató el pasado sábado a 40 migrantes a la deriva, ha dicho este jueves a Efe que están “agotados” tras 72 horas de espera para desembarcar y que lo único que piden es “un agente de seguridad en el barco” y “saber qué esta pasando”. La nave se encuentra frente a la costa de Zarzis, al sur, esperando la autorización del Gobierno tunecino para atracar tras ser rechazado también por las autoridades de Malta e Italia, según informó el portal InfoMigrants.

Hagdi ha explicado que la plataforma petrolera Miskar, de la compañía British Gaz, localizó en aguas internacionales una embarcación averiada y que el petrolero y sus 14 tripulantes se hicieron cargo del rescate y partieron hacia Sfax -a unas 75 millas- siguiendo las órdenes de las autoridades tunecinas.

“Pero una vez embarcados nos mandaron a Zarzis -a 76 millas- y desde entonces: silencio sepulcral. Al llegar los guardacostas nos ordenaron echar el ancla y esperar frente al puerto. Es lo que hacemos desde hace tres días”, denuncia el capitán en una entrevista telefónica con Efe. Asimismo confiesa haber vivido momentos de tensión a bordo ante la resistencia de algunos migrantes a atracar en un puerto tunecino.

“Contactamos con la Marina tunecina para pedir al menos un agente de seguridad a bordo, ellos son 40 y nosotros solo 14, pero nadie respondió”, antes de añadir que “ahora todos están de acuerdo, quieren llegar a tierra firme y volver a sus países”.

La tripulación del “Sarost 5” dice sentirse abandonada y no entiende el aislamiento impuesto por el Gobierno tunecino. “No es la primera vez que realizamos un rescate y hasta ahora nunca habíamos tenido problemas. No sé por qué de este silencio. Son solo seres humanos, yo sólo quería ayudar”, lamenta Hagdi.

Según la Media Luna Roja tunecina, los rescatados tienen entre 17 y 36 años, entre los que se encuentran 8 mujeres, dos de ellas embarazadas, y son originarios de Egipto, Bangladesh, Camerún, Senegal, Guinea, Costa de Marfil, Sierra Leona y Ambazonia (región independentista de Camerún).

“Todos están en buen estado de salud excepto una mujer embarazada de cinco meses que debe ser evacuada con urgencia por riesgo de aborto y otra persona con una hernia de hiato que necesita tratamiento”, informa a Efe Mongi Slim, doctor de la ONG que visita cada día el barco.

Chamesddine Marzoug, voluntario de la ONG, asegura, por su parte, que “ahora la ciudadanía suple el vacío de los gobernantes”. “Varios marineros de la zona oyeron hablar de su situación y han acudido al barco para llevarles comida y tabaco, además de tratar de animar al capitán, que se encuentra desmoralizado”, detalla a Efe.

“Los miembros de la tripulación son solo simples trabajadores, no son humanitarios pero son un ejemplo para el mundo. Hay que proteger a las personas antes que las fronteras”, afirma este antiguo pescador en paro.

Según una fuente de Shell -responsable del petrolero tunecino- que prefirió guardar el anonimato, la compañía está “en contacto continuo con el comandante y que han llenado las reservas ”de comida y agua“. La fuente agregó que ”lo que ha hecho la tripulación es cumplir con su deber hacia el barco, la compañía y esas personas“ a la deriva en el agua.

Según Valentin Bonnefoy, encargado de migraciones del Foro Tunecino para los Derechos Económicos y Sociales (FTDES), una de las ONG que ha pedido al Gobierno que acoja el barco, Túnez se encuentra en una encrucijada. “Rechaza acoger a los migrantes porque no quiere convertirse en un puerto seguro, lo que crearía un precedente para los estados europeos”, indica.

A juicio de Bonnefoy, eso podría dar pie a consolidar la iniciativa de algunos países europeos de crear “plataformas regionales de desembarco” fuera del territorio comunitario para clasificar a los migrantes y decidir de antemano quién tiene derecho al asilo.

Ni la oficina del primer ministro ni los ministerios de Defensa, Interior y Transportes han respondido a las preguntas de Efe sobre el asunto, al considerar que no entra dentro de sus competencias.

Etiquetas
stats