Biden y la UE sellan una alianza para garantizar el suministro energético en plena crisis con Rusia

Videoconferencia del presidente de EEUU, Joe Biden, con los líderes europeos, el 24 de enero por la noche.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

26

Biden y la UE sellan una alianza para garantizar el suministro energético. Y lo hacen en plena crisis con Rusia, uno de los principales proveedores de gas a la Unión Europea, y también en plena crisis de la factura de la luz por el desbocado precio del gas. Así, en este contexto, en un momento en el que está pendiente del desenlace de la crisis de Ucrania la viabilidad del Nord Stream 2, el gasoducto que conecta Rusia con Alemania por el mar Báltico y sorteando Ucrania, el presidente de EEUU, Joe Biden, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, han firmado una declaración por la que se comprometen con “la seguridad y la sostenibilidad energética de Europa y con la aceleración de la transición global hacia la energía limpia”.

Ambos líderes afirman: “También compartimos el objetivo de garantizar la seguridad energética de Ucrania y la integración progresiva de Ucrania en los mercados de gas y electricidad de la UE”.

Según la declaración firmada, “los compromisos de la UE y los Estados Unidos para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, a través de la energía limpia, en particular las energías renovables, la eficiencia energética y las tecnologías, abren un camino hacia la seguridad del suministro energético y la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles”.

Y añaden: “Los desafíos actuales para la seguridad europea subrayan nuestro compromiso de acelerar y gestionar cuidadosamente la transición de los combustibles fósiles a la energía limpia”.

“Durante la última década”, sostienen, “la UE ha invertido en la diversificación del suministro a través de la infraestructura y el refuerzo de sus redes energéticas internas, aumentando la resiliencia y flexibilidad de los mercados energéticos de la UE. La Comisión Europea intensificará el trabajo con los Estados miembros para asegurar el suministro, dentro de mercados de gas transparentes y competitivos, de manera compatible con los objetivos climáticos a largo plazo y alcanzando emisiones netas cero para 2050”.

“Si bien ese proceso se intensifica durante esta década crítica, estamos comprometidos a trabajar en estrecha colaboración para superar los desafíos actuales de seguridad del suministro y los altos precios en los mercados energéticos”, afirman: “Nos comprometemos a intensificar nuestra cooperación energética estratégica para garantizar el suministro y trabajaremos juntos para poner a disposición de los ciudadanos y las empresas de la UE y sus vecinos un suministro de energía fiable y asequible”.

Ambos líderes afirman que “Estados Unidos y la UE están trabajando para lograr un suministro continuo, suficiente y oportuno de gas natural a la UE desde diversas fuentes en todo el mundo para evitar crisis de suministro, incluidas las que podrían resultar de una nueva invasión rusa de Ucrania. Estados Unidos ya es el mayor proveedor de gas natural licuado (GNL) de la UE. Estamos colaborando con gobiernos y operadores de mercado en el suministro de volúmenes adicionales de gas natural a Europa desde diversas fuentes en todo el mundo”.

El gas licuado a corto plazo “puede mejorar la seguridad del suministro mientras continuamos con la transición a cero emisiones netas. La Comisión Europea trabajará para mejorar la transparencia y la utilización de las terminales de gas licuado en la UE. Tenemos la intención de trabajar juntos, en estrecha colaboración con los Estados miembros de la UE, en el suministro de gas y la previsión de contingencias”.

Biden y Von der Leyen concluyen: “Hacemos un llamamiento a los principales países productores de energía para que se unan a nosotros para garantizar que los mercados energéticos mundiales sean estables y estén bien abastecidos”.

El próximo 7 de febrero se reúnen los ministros de Energía de los 27.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats