El Gobierno prevé sacar a 82.000 niños de la pobreza severa este año con una nueva estrategia para los más vulnerables

Imagen de archivo de una familia durmiento a las puertas de su casa tras ser desahuciada.

Apuntar de manera diferenciada contra la pobreza infantil más dura. Es la nueva estrategia del Gobierno de Pedro Sánchez, con el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil a la cabeza, que ha dejado plasmada en los Presupuestos para 2019. La intención del Ejecutivo socialista es sacar a 82.000 niños de la pobreza severa, hasta dejar la tasa en un 6,6%, el dato más bajo desde 2013. Para ello, el Gobierno pretende doblar la ayuda que reciben las familias más pobres, con una nueva categoría dentro del colectivo de hogares desfavorecidos que acceden a esta prestación.

La crisis dejó a más de 800.000 niños sin poder recibir regalos de los Reyes Magos o celebrar la Navidad

La crisis dejó a más de 800.000 niños sin poder recibir regalos de los Reyes Magos o celebrar la Navidad

La pobreza severa queda identificada como la de aquellas familias que viven en hogares con ingresos por debajo del 25% de la renta mediana de la población en España. En la práctica con menos de 355 euros al mes. En 2017, último año con datos oficiales al respecto, 630.000 niños y niñas vivían en esa situación, según los datos del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil. Un 7,5% de la población infantil en España.

Niños que afrontan una escasez económica en sus hogares que se plasma muchas veces en viviendas pequeñas y mal acondicionadas, una peor alimentación, menos acceso al ocio, o situaciones de restricción de agua y luz, entre otras consecuencias. A la larga, menores expuestos a peores carreras educativas y laborales e, incluso, a problemas de salud.

Los datos generales de pobreza infantil, aquellos menores que viven en familias con ingresos inferiores al 60% de la renta mediana, elevan la tasa hasta el 28,3% de los niños. Casi uno de cada tres menores: 2.365.000 niños y niñas. La recuperación económica desde 2014 se ha plasmado en ligeras reducciones de la pobreza infantil, pero la severa continúa estancada.

Ayudas muy bajas a las familias vulnerables

Uno de los problemas detectados por el Alto Comisionado para combatir la pobreza infantil es que la cuantía de las ayudas específicas por hijo a cargo para familias desfavorecidas es muy baja. En 2018, de 291 euros al año, 24,25 euros al mes.

"La generosidad es ridícula", sostenía en una entrevista con eldiario.es Pau Marí-Klose, alto comisionado contra la pobreza infantil. Estas ayudas tienen menos incidencia en la reducción de la pobreza que otras prestaciones, como las pensiones o la prestación por desempleo que reciba alguno de los miembros del hogar familiar. Una de las causas, explicaba a este medio Marí-Klose, es su escasa cuantía.

Por ello, el Gobierno explicó que su intención era elevar esta prestación. La hoja de ruta del Ejecutivo de Sánchez es llegar a implantar su Ingreso Mínimo Vital, con el que conseguiría erradicar la pobreza infantil severa según sus cálculos. Pero alcanzar ese escenario es un objetivo a largo plazo y, por el momento, se aplicarán incrementos graduales de las ayudas para familias desfavorecidas.

La pobreza severa se combate con más recursos

En el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019, el Ejecutivo plantea dos subidas de estas prestaciones. Por un lado, un incremento general del 17% de la ayuda, hasta los 341 euros euros al año, para las personas que tengan acceso a esta prestación. Por otro, un alza del 102% para las familias en situación de pobreza severa, bajo el umbral del 25% de la renta mediana, hasta los 588 euros al año.

Así, la prestación se duplica para los hogares más pobres, con una nueva categoría de beneficiarios diferenciada que no existía hasta ahora. El objetivo del Gobierno socialista es concentrar esfuerzos en aquellos menores con menos recursos, con la intención de reducir la pobreza severa en un "12%" y sacar de esta situación a unos 82.000 niños y niñas este año. En términos de tasa, explican en el Alto Comisionado, supondría dejarla en un 6,6%, el dato más bajo desde 2013.

El gasto de estas ayudas está incluido dentro de las prestaciones familiares no contributivas de los Presupuestos, que el Estado financia mediante una transferencia de crédito a la Seguridad Social de 1.862 millones de euros en 2019. Este año, explica el Gobierno en la memoria económica del proyecto presupuestario, la aportación del Estado se incrementa en 266 millones de euros con respecto a 2018 "como consecuencia de la elevación de la cuantía" de estas ayudas por hijo a cargo.

Además, las cuantías de las prestaciones por hijo a cargo mayor de 18 años con una discapacidad igual o superior al 65% se incrementan un 3% respecto al ejercicio anterior.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha identificado la partida contra la pobreza infantil como aquella de la que se siente personalmente "más orgulloso" dentro del conjunto de los Presupuestos Generales del Estado. El aumento queda por el momento condicionado a que el Ejecutivo logre sacar adelante las cuentas públicas y, en cualquier caso, según explican fuentes oficiales, las cuantías se aplicarán a todo el ejercicio 2019, aunque los Presupuestos se aprobarán a mitad de año.

Etiquetas
Publicado el
14 de enero de 2019 - 21:42 h

Descubre nuestras apps

stats