eldiario.es

9

EXTREMADURA

Vídeo

Elsa, una niña trans de ocho años, ante la Asamblea de Extremadura: "No permitan que nadie nos arrebate la felicidad"

El Parlamento regional acogió este lunes un pleno contra el bullying por la LGTBIfobia con intervenciones de jóvenes y profesores

"Señoras y señores que se dedican a la política, sigan pese a las amenazas haciendo leyes que reconozcan que las personas somos diversas", ha reclamado Elsa

HEMEROTECA | Elsa volvió a sonreír tras desprenderse de la ropa de niño: “Es hora de dejarla ser feliz”

Elsa durante su discurso ante la Asamblea de Extremadura

Elsa durante su discurso ante la Asamblea de Extremadura

"Me llamo Elsa y tengo 8 años. No es la primera vez que se habla de mí en este sitio, en la Asamblea de Extremadura. Hace cuatro años vino mi madre y estuvo contando cuál era mi historia. Soy una chica transexual, vivo en Arroyo de San Serván [Badajoz] y en los cuatro últimos años he vivido un camino muy importante: el camino a mi felicidad". El discurso de Elsa, parte de la organización 'Fundación Triángulo', sobrecogió a los presentes en la Asamblea de Extremadura durante el cuarto pleno escolar contra el bullying por la LGTBIfobia.

La niña agradeció en su intervención a sus compañeras y compañeros de colegio "comprender" cómo es "desde el primer día": "Sin embargo, sigue siendo necesario recordar que tengo el derecho a ser llamada como yo me siento y que, cuatro años después, las equivocaciones son un poco raras. Como si alguien pudiera dudar de que yo soy una niña trans".

El discurso de Elsa finalizó con un llamamiento a la política para continuar, "pese a las amenazas", haciendo leyes que reconozcan la diversidad. "Por encima de todo, las personas transexuales tenemos el derecho a ser quienes somos. No permitan que nadie nos arrebate la felicidad. Gracias".

El discurso de Elsa

Me llamo Elsa y tengo 8 años. No es la primera vez que se habla de mí en este sitio, en la Asamblea de Extremadura. Hace cuatro años vino mi madre y estuvo contando cuál era mi historia. Soy una chica transexual, vivo en Arroyo de San Serván y en los cuatro últimos años he vivido un camino muy importante: el camino a mi felicidad. Estoy en el Colegio Nuestra Señora de la Soledad, de mi pueblo, y allí he tenido la suerte de que mis compañeros y compañeras han comprendido cómo soy desde el primer día.

Sin embargo, sigue siendo necesario recordar que tengo el derecho a ser llamada como yo me siento y que, cuatro años después, las equivocaciones son un poco raras. Como si alguien pudiera dudar de que yo soy una niña trans. Quiero decir que en el fondo tengo la suerte de haber nacido en mi pueblo, allí todo el mundo sabe que soy una chica diferente, una chica trans, y me siento querida y respetada. Todo el mundo me conoce.

Pero de todo lo que tengo que decir hoy, lo más importante es esto: señoras y señores que se dedican a la política, sigan pese a las amenazas haciendo leyes que reconozcan que las personas somos diversas. Por encima de todo, las personas transexuales tenemos el derecho a ser quienes somos. No permitan que nadie nos arrebate la felicidad. Gracias.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha