La portada de mañana
Acceder
Madrid, a la cabeza de contagios y a rebufo en las medidas frente a los rebrotes
Lo que sabemos y no sabemos que ocurrió antes de la explosión en Beirut
Opinión - Monarquía: España ante el espejo, por Jesús Cintora

Los musulmanes vascos alzan la voz contra el terrorismo

Concentración en Vitoria de las comunidades islámicas vascas

Una representación heterogénea de las comunidades islámicas del País Vasco (marroquíes, argelinos, paquistaníes, senegales, nigerianos, mauritanos o españoles) han rodeado este viernes por la tarde el icono verde de 'Vitoria-Gasteiz', en el centro de la plaza de la Virgen Blanca, para transmitir un mensaje de condena rotunda al yihadismo en euskara y en castellano. "El Islam insiste sobre los valores de la paz, la tolerancia y la convivencia, por lo que ni nuestra religión ni ninguna otra puede ser utilizada como instrumento para matar a víctimas totalmente inocentes", rezaba el manifiesto que se ha leído en ambos idiomas después de un minuto de silencio y que se cerraba con un mensaje de solidaridad hacia Barcelona y hacia Cambrils tras los atentados de la pasada semana.

“No en nuestro nombre”

“No en nuestro nombre”

Khaula, de 17 años, ha sido una de las portavoces. "Los yihadistas no son musulmanes", ha enfatizado en conversación con eldiarionorte.es antes de la concentración. La joven tiene claro que no todos los musulmanes de su edad son como los causantes de la masacre en Cataluña y también plantea que no se considere que todos los imames son como el hombre de Ripoll que radicalizó a los terroristas.

En su parte del comunicado, Khaula ha reclamado que Barcelona sea "el último eslabón" en la larga lista negra del yihadismo. En este sentido, Abba, de la comunidad senegalesa, ha reclamado abordar la lucha contra el terrorismo desde una óptica "global". Ha citado atentados recentísimos en Burkina Faso, Nigeria, Malí o Kenia tan o más sanguinarios que los de Cataluña y que parecen una realidad ajena a la sociedad europea. "Tenemos que levantarnos todos, seamos de cualquier religión o etnia, y condenar todos los atentados", ha sentenciado.

Muchos de los asistentes, varios centenares, han acudido en familia, con niños muy pequeños. Varios portaban carteles. "No en mi nombre" o "Islam=Paz" eran algunos de sus mensajes. "Los terroristas se cubren con el mantel del Islam pero el Islam es paz, amor, solidaridad, fraternidad, como cualquier religión", abundaba Abba.

Ahmed, mauritano, repetía: "No nos tenemos que callar, porque esto es una vergüenza". Este hombre, señalando su vestimenta, lamentaba que le "mirasen mal" en la calle por su forma de vestir tradicional y dejaba claro: "Nosotros no estamos con esa gente".

Bilal, de 20 años y vascoparlante, ha leído parte del comunicado. Fuera de sus notas, defendía que los musulmanes vascos saben de la importancia de condenar el terrorismo porque han conocido la violencia de ETA. "Aquí hemos tenido el terrorismo muy cerca", razonaba. Y se felicitaba también por la presencia de musulmanes en la protesta, que habrían podido ser más, ha dicho, de no ser verano y hallarse muchos en sus países de origen.

Junto a las comunidades islámicas, algunos vitorianos se han sumado a la iniciativa. El apoyo político e institucional, en cambio, ha sido más bien escaso. Apenas algunos cuadros del PSE-EE han acudido a la Virgen Blanca. El acto se ha cerrado con aplausos y proclamas contra el terrorismo.

Etiquetas
Publicado el
25 de agosto de 2017 - 20:41 h

Descubre nuestras apps

stats