Rosa Martínez: “En el Podemos de Miren Gorrotxategi no tengo espacio; no tiene sentido estar en lugares donde no te quieren”

Rosa Martínez, excandidata de Podemos en las primarias a lehendakari en Euskadi

Rosa Martínez (León, 1975) deja la política partidista. De manera sorpresiva a pesar de tener el arrope de la dirección de Podemos en Euskadi, perdió frente a Miren Gorrotxategi las primarias para ser candidata a lehendakari, lo que llevó a la dimisión en bloque del secretario general, Lander Martínez, y de su equipo. En puertas de unas elecciones, todo son caras nuevas en el partido de Pablo Iglesias. Martínez llegó de Equo, formación que colideró y por la que fue diputada. Ha sido coordinadora del grupo parlamentario en esta legislatura y una de las artífices del acuerdo presupuestario con el Gobierno de PNV y PSE-EE. Martínez admite que ha sido una campaña interna “dura” y que se ha convertido en un plebiscito contra la anterior dirección. Asegura que la hoy candidata, Gorrotxategi, no tiene “proyecto” para Euskadi e incluso no oculta que considera “mejor” propuesta política la de otro partido, la de Equo y su excompañero José Ramón Becerra.

¿Esperaba Rosa Martínez este resultado en las primarias?

Cuando abres un proceso interno sabes precisamente que cualquier cosa puede pasar. Pero es verdad que, después de que en diciembre la dirección y la línea política de la dirección obtuviese casi un 90% de los apoyos, sí que es cuanto menos sorprendente que haya ganado una opción que cuestiona o que impugna completamente esa línea política. Pero bueno, no queda otra que aceptarlo. Es un proceso democrático y así han hablado las personas inscritas.

La ganadora atribuye precisamente su resultado a una crítica a ese acercamiento presupuestario. Pero en la consulta de diciembre el 88% apoyó el acuerdo y, con una participación idéntica, ahora la candidatura de la dirección ha caído a la mitad. ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha cambiado?

Es algo para lo que yo no tengo respuesta. Hay muchos factores, pero yo no sabría dimensionar qué es lo que ha cambiado en estos dos meses. La próxima legislatura, los apoyos electorales nos pueden dar una pista de por dónde iban los tiros o una clave para entender el resultado de las primarias. Pero es verdad que ese cambio en las personas inscritas en dos meses es difícil de entender. Pero bueno, está ahí. No hay muchas más vueltas que darle.

Pero es una obviedad que mucha gente ha cambiado de opinión.

Eso es muy difícil de saber. Es difícil de saber porque tampoco hay una trazabilidad del voto. Creo que nos vamos a quedar con la duda. Lo que queda es el resultado de que las personas inscritas de Podemos Euskadi han confiado en otro equipo, en otra línea política para la próxima legislatura.

Visto este resultado, ¿ha merecido la pena negociar ese presupuesto con el Gobierno de PNV y PSE-EE?

Yo creo que sí, porque al final a quien nos debemos es a la ciudadanía vasca. El equipo que hemos trabajado en el acuerdo presupuestario y yo nos vamos satisfechos por haber sido capaces de transformar nuestras ideas, nuestras propuestas y nuestra visión política en cuestiones concretas. Desde luego, si hoy en Euskadi hay personas que tienen 50 euros más en su RGI y las 'haurreskolak' van a ser más baratas a partir de los próximos meses, pues ha merecido la pena, sin duda.

Citaba las diferencias entre los proyectos políticos de ambas candidaturas. ¿Cuáles son?

Por lo que voy viendo, lo que a mí me gustaría destacar es que nosotros, la candidatura que hemos perdido y la dirección saliente de Podemos Euskadi, teníamos un proyecto para Euskadi, un proyecto muy claro, un proyecto vasco con unas cuestiones y unos retos para Euskadi muy claros. En esta campaña de primarias no hemos visto claramente un proyecto por parte de la candidatura ganadora. Efectivamente, yo creo que durante la campaña electoral podremos ver si esas diferencias existen o no. Y, desde luego, en el trabajo de la legislatura próxima.

¿La otra candidatura ha podido plantear este proceso más como unas primarias orgánicas que como unas primarias electorales?

Ha habido una parte evidente de –como decía– impugnación a la línea política y al trabajo que se ha hecho desde el Parlamento, con un cuestionamiento muy duro, algo con lo que para nada estamos de acuerdo.

¿Ha sido un plebiscito contra Lander Martínez?

Parece ser que una de las candidaturas lo ha planteado así. Sí. Sí que es verdad que en algún momento de la campaña la referencia era continuamente al secretario general, al trabajo que se había hecho. Y no tanto a con qué proyecto se presentaban para la próxima legislatura. El único mensaje político que ha habido es el de la alianza progresista con EH Bildu y PSE-EE. Estando de acuerdo en que es lo deseable, si tú no tienes un proyecto político propio que defender o poner encima de la mesa a la hora de negociar esas alianzas, pues también estás condenando Podemos Euskadi a una subalternidad de EH Bildu y del PSE-EE. Entonces, en ese sentido, sí que creo que era más un plebiscito.

Lander Martínez planteó abiertamente al lehendakari alargar la legislatura y no convocar el 5 de abril. ¿Era porque se temía este desenlace?

No. Se planteó con la misma responsabilidad con la que dimos el paso de abrirnos a negociar los presupuestos, porque entendíamos que quedaba trabajo importante para Euskadi y que quedaban leyes que era importante sacar esta legislatura. No se entendían esas prisas. Actuamos con responsabilidad porque pensábamos que lo mejor para Euskadi era acabar la legislatura de una manera más productiva.

Otra de las cuestiones que ha planteado la otra candidatura es la breve trayectoria política en Podemos de Rosa Martínez, que procedía de Equo. Mientras, Gorrotxategi se presentaba con el aval de Pablo Iglesias.

Bueno, son dos maneras de plantear las diferencias. A mí me hubiera gustado más que se plantease en torno a capacidades, en torno a proyecto y en torno a equipos. Cada uno entiende las organizaciones políticas de una manera más o menos sectaria, más o menos abierta. Y esa ha sido su línea y la manera en la que ella entiende la organización.

¿Ha sido una campaña sucia?

Ha sido una campaña dura. Ha sido una campaña dura. Yo siempre he intentado que las cuestiones internas se quedaran dentro. Hay que hacerla en positivo y siempre hablando de proyecto, pero creo que a veces se ha olvidado que el día después había que pedir el voto para Podemos.

Ha utilizado el término “sectario” en una respuesta anterior. ¿A qué se refiere? ¿Quién ha sido sectario?

Hombre, si el valor de las personas que militan en una organización se mide por su pedigrí o por los años de militancia, al final lo que estás haciendo es cerrar esa organización o hacerla menos permeable a la sociedad o a que nuevas personas puedan aportar.

¿Es cierto que el nuevo equipo ha despedido trabajadores a su llegada, como publicaba 'El Salto'?

Es cierto que hay trabajadores que se han quedado en la calle. ¿Eso de quién es responsabilidad? Bueno, la manera en la que están hechos los contratos y cómo funcionan hace que haya contratos que hayan decaído y, por lo tanto, que haya trabajadores que se hayan quedado en la calle. Creo que podría haber habido soluciones, pero por una razón o por otra no se ha puesto remedio.

¿Va a votar a Gorrotxategi el 5 de abril?

Voy a votar a aquel partido o a aquella opción que me demuestre en la campaña electoral que tiene un proyecto para Euskadi y que esté de acuerdo con mis valores.

No me lo ha aclarado...

Hasta ahora no me han demostrado que Gorrotxategi tenga un proyecto para Euskadi más allá de la alianza progresista.

¿Va a continuar militando en Podemos Euskadi?

Pues mira, si algo ha quedado claro en esta campaña de primarias es que en el Podemos de Miren Gorrotxategi y su equipo no hay espacio para una persona ni de mi trayectoria ni de mi visión política. Creo que no tiene sentido estar en lugares donde no te quieren.

¿Ha abandonado ya la militancia entonces?

Sí.

¿Deja la política?

De momento dejo la política partidista. Sí, creo que toca acabar el ciclo, un ciclo que empezó en 2014 y que, seis años después, nos ha permitido conseguir muchas cosas, nos ha permitido llegar a las instituciones. Esa ilusión que no solo era de Podemos, sino de las confluencias que en 2015 llegaron a ayuntamientos. Ahora va cambiando el ciclo, se está terminando. Cada vez tenemos menos apoyo y creo que es un buen momento para parar, reposar y pensar. Una vez que piensas con cabeza política, la tienes ahí. Pero creo que la política de partidos de momento se ha terminado. Para mí sí.

En cuanto a los cambios anunciados por Pablo Iglesias en lo que se llama 'Vistalegre 3', ¿considera que Podemos se está pareciendo a aquello que se criticaba en 2014?

Hay cambios que se dan y que tienen sentido a la hora de adaptarse a la nueva realidad del partido, pero sí que es verdad que ahí empieza a haber diferencias y que a mucha gente en Podemos le está costando entenderlo. Pero bueno, es un debate que tiene que tener la militancia de Podemos y para eso está la próxima asamblea ciudadana.

Unos pocos días antes de conocerse el resultado de las primarias, ocurrió la ruptura con Equo dentro de la coalición con Podemos y con IU en Euskadi. Ellos mismos lo atribuyeron a un veto de Pablo Iglesias.ocurrió la ruptura con Equo dentro de la coalición con Podemos y con IU en Euskadi.

Se debe a un alejamiento de las organizaciones a nivel estatal que al final ha afectado a Euskadi. Si hay una decisión personal no lo sé, pero evidentemente la relación de las dos organizaciones a nivel estatal ha tenido que ver.

Es evidente que algo ha ocurrido porque aquí había un acuerdo para continuar trabajando juntos.

Bueno, pues entiendo que al final las coaliciones se firman a nivel estatal y no desde las organizaciones vascas. No se ha visto conveniente seguir con esa coalición, aunque hubiera sido bueno para Euskadi, claro.

¿Y qué papel ha jugado su excompañero Juantxo López de Uralde, ex de Equo y ahora en Podemos?

Todas estas negociaciones las desconozco.

¿Sería José Ramón Becerra –de Equo– mejor lehendakari que Gorrotxategi?José Ramón Becerra –de Equo–

Cualquiera sería mejor lehendakari que Iñigo Urkullu. Las urnas decidirán quién será mejor lehendakari.

La pregunta es concreta: ¿Becerra o Gorrotxategi?

Sin duda José Ramón Becerra, porque creo que sí que tiene un proyecto muy claro de los retos que necesita Euskadi y comparto con él al 100% esa visión. Hay que ir un paso más allá en la economía, la sostenibilidad ambiental y social, y creo que ha demostrado esta legislatura solvencia y conocimiento de sobra de la política vasca.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats