El Gobierno vasco reorganiza su presupuesto y destina 2,5 millones de euros para impulsar la cultura durante la crisis del coronavirus

Concierto del grupo vasco Berri Txarrak

El Gobierno vasco ha presentado este miércoles un programa de ayudas destinado a los profesionales de la cultura. En total, se destinará 2,5 millones de euros y cada trabajador que cumpla con las condiciones del programa, recibirá el 70% de la media mensual de ingresos netos declarados en el IRPF del año anterior en la correspondiente actividad cultural o creativa. Eso sí, el máximo de dinero que podrá recibir cada creador será de 1.200 al mes.  

Se trata de una partida asociada a una enmienda de Podemos, que fue aprobada en los Presupuestos Generales y que ahora, ha sido reorientada por las circunstancias por las que está pasando el sector a raíz de la crisis del coronavirus. "En su momento entendíamos que una ayuda específica al sector de la cultura tenía sentido. Ahora lo tiene más que nunca, debido a que muchos creadores se financian concretamente de eventos como conciertos y no se van a crear nuevos empleos por el momento en ese sentido", ha señalado el ex secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez, a este diario. 

Por su parte, el consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno vasco, Bingen Zupiria, durante la rueda de prensa de la presentación del programa ha señalado que esta medida responde "de forma casi directa a una propuesta que nos planteó la plataforma Reset Artes en Vivo aproximadamente hace tres semanas, en cuanto comenzamos a tener reuniones sectoriales con todas las asociaciones de todos los ámbitos culturales de Euskadi". Zupiria ha indicado que este acuerdo exigía unidad entre los departamentos de Trabajo, Hacienda y Cultura, además de coherencia con otro tipo de ayudas que se están gestionando desde Lanbide.

"El acuerdo para esta posibilidad lo cerramos el sábado pasado, por eso antes de cerrarlo no queríamos hablar sobre él ni darlo por hecho. La semana pasada cuando nuestro departamento dijo que no tenía una propuesta en concreto para el sector de la cultura, lo dijo porque no estaba cerrado", ha contestado el consejero a las preguntas de los periodistas sobre por qué en un primer momento su departamento no concretó ningún tipo de ayuda específica para este sector. 

Este programa está dirigido a personas con residencia personal y fiscal en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Euskadi, mayores de edad y con actividad profesional de artistas en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Otra de las condiciones es que deben ser trabajadores y trabajadoras que se hayan visto afectadas por la cancelación de sus programas de actividad como consecuencia de la situación derivada de la COVID-19.

El programa se gestionará a través de Lanbide, en colaboración con el Departamento de Cultura y Política Lingüística. En los próximos días se dictarán, por medio de resolución del Director General de Lanbide, las normas procedimentales, impresos, plazos y demás elementos necesarios para la puesta en marcha de este programa. El objetivo es que pueda estar en marcha antes de que concluya el mes de abril. 

La cultura, uno de los sectores más afectados

“El ámbito de la cultura y la creación es uno de los que más está padeciendo las consecuencias económicas y a nivel de empleo de la pandemia. La programación cultural ha quedado suspendida, se han parado decenas de proyectos y miles de personas están sufriendo estas consecuencias. Creemos que este programa es necesario para ayudar a sobrellevar esta situación a cientos de trabajadores de la cultura y, asimismo, para mantener vivo nuestro tejido cultural, algo que es esencial para nuestro país”, ha señalado Zupiria. 

Por su parte, la consejera de Empleo y Política Sociales, Beatriz Artolazabal, quien también ha estado presente en la presentación del programa, ha señalado que “Lanbide trabaja intensamente en identificar aquellos sectores que puedan verse más afectados por la situación provocada por la pandemia”. “La cultura es uno de ellos. Por eso creamos esta nueva línea de subvenciones que sirva para poder mitigar el daño ocasionado por el cese de actividades”, ha concluido. 

Para percibir este tipo de ayuda, se tendrán en cuenta actividades profesionales vinculadas a la creación; el comercio de productos culturales; las artes gráficas y reproducción de soportes grabados; actividades audiovisuales; actividades de fotografía; actividad de edición; actividades de bibliotecas, archivos, museos y patrimonio; auxiliares de grabación de sonido y edición musical; actividades de grabación de sonido y edición musical; fabricación de soportes y aparatos de imagen y sonido, e instrumentos musicales; actividades de traducción y formación de idiomas; o educación cultural.

Etiquetas
Publicado el
15 de abril de 2020 - 14:14 h

Descubre nuestras apps

stats