Los jueces vascos salen en defensa del magistrado Luis Garrido y denuncian los "ataques personales" que ha recibido

El magistrado Luis Garrido en una tertulia radiofónica

La sala de gobierno del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), presidido por el magistrado Iñaki Subijana, ha acordado este viernes un comunicado en defensa del trabajo del presidente de la sala de lo contencioso-administrativo, el juez Luis Garrido, en el centro de las críticas de cargos del Gobierno vasco empezando por el lehendakari, Iñigo Urkullu, por la cascada de resoluciones que han tumbado las restricciones adoptadas en Euskadi para contener la COVID-19, desde el cierre de bares en su momento hasta el más reciente límite del 30% en recintos deportivos. "La crítica legítima hacia las resoluciones judiciales no permite amparar los ataques personales ni la deslegitimación de las juezas y de los jueces que imparten justicia en el País Vasco", entiende la cúpula judicial vasca.

Urkullu lamenta que un juez que "menosprecia a la ciencia" como Luis Garrido decida sobre las restricciones en Euskadi

Urkullu lamenta que un juez que "menosprecia a la ciencia" como Luis Garrido decida sobre las restricciones en Euskadi

"En las sociedades democráticas, los juzgados y tribunales tienen plena legitimidad para resolver, conforme al ordenamiento jurídico, las peticiones de tutela jurisdiccional formuladas por las personas, asociaciones y entidades. De esta manera, hacen efectivo el derecho a la tutela judicial, uno de los pilares del Estado de Derecho", remarcan desde el Superior vasco. Es más, las resoluciones firmadas por Garrido vienen con el aval de un tribunal compuesto por otros dos magistrados que nunca han esgrimido votos particulares.

Garrido ya cuestionó medidas adoptadas desde que el pasado verano se inició la segunda emergencia sanitaria. De hecho, su insistencia en que no caben limitaciones de derechos fundamentales fuera del estado de alarma empujó a Urkullu a pedirlo y, fruto de ello, fue impuesto en toda España por seis meses. Sin embargo, la gran polémica se dio cuando autorizó abrir bares en zonas de alta incidencia de la COVID-19 por entender que se lesionaban intereses y derechos si quedaban clausurados. Lo hizo pocas horas después de criticar con dureza a los epidemiólogos en una tertulia de radio y después de declararse seguidor de una canción crítica con los confinamientos de la primera ola. Esta semana, Garrido accedió a ampliar el aforo de los estadios vascos contra el criterio del Gobierno vasco. Ello llevó al Ejecutivo a criticar con dureza el auto judicial y a Urkullu a lamentar que la judicatura "menosprecie la ciencia".

Etiquetas
Publicado el
17 de septiembre de 2021 - 12:54 h

Descubre nuestras apps

stats