El gobierno de A Coruña admite una "cadena de errores" en la compra de pisos para alquiler social y la oposición exige dimisiones

Pleno en el Ayuntamiento de A Coruña

Toda la oposición del Ayuntamiento de A Coruña ha votado este miércoles a favor de la a dimisión de dos concejales del gobierno local de la Marea Atlántica. PP, PSOE y BNG han votado juntos una moción para reclamar el cese de Xiao Varela, concejal de Regeneracion Urbana y Derecho a la Vivienda, y de Alberto Lema, concejal de Economía y Empleo tras un dictamen del Consejo Consultivo de Galicia, que ha considerado nula la compra de dos viviendas por parte de la administración local para alquiler social.

La polémica por estos pisos ha provocado la dimisión de la jefa de servicio de Rehabilitación y Vivienda del Ayuntamiento. El informe del Consultivo consideró nula la compra de dos viviendas que fueron señaladas por los populares por ser propiedad de uno de los firmantes del manifiesto fundacional de la Marea Atlántica. Considera que las operaciones son nulas porque, en el momento en el que se presentaron al concurso, no cumplían con los requerimientos exigidos en materia de dimensiones o puntos de luz natural, por lo que se vulneró la libre concurrencia.

En la moción aprobada este miércoles por los tres grupos de la oposición en el pleno extraordinario se insta al alcalde coruñés, Xulio Ferreiro, a "depurar responsabilidades políticas por la compra irregular de dos viviendas cesando de todos sus cargos" a Xiao Varela, como responsable urbanístico del expediente, y la Alberto Lema, como concejal responsable de Contratación. Además, también se ha aprobado instar al gobierno municipal a llevar a cabo "todas las acciones oportunas para recuperar a la mayor brevedad" el dinero perdido "de todos los coruñeses" por las irregularidades señaladas por el Consultivo.

"No se tomaron decisiones para favorecer a ninguna persona"

En su intervención, Varela reconoció que "la primera edición del concurso público para la ampliación del parque de vivienda municipal no ha conseguido los objetivos previstos". "Pido disculpas por eso, como ya ha hecho el alcalde", añadió, tras asumir los "errores" y advertir al PP de que el perdón es una actitud que en su partido "nunca" tomarían. Además, insistió en que, a pesar de las acusaciones "de los populares y de sus medios", en ningún caso "se tomaron decisions para favorecer la ninguna persona en concreto".

Además, Varela recordó casos como la trama Pokémon y polémicas urbanísticas que afectaron a populares y socialistas en sus etapas de gobierno en la ciudad. Cargó también contra la "corrupción" del PP, que situó el caso del concurso de vivienda en una "compra irregular de inmuebles a un colega", en el "amiguismo" o en el "nepotismo", al igual que hizo el PSOE. "La disculpa del alcalde llega tarde y es falsa porque no asume culpa ninguna ni responsabilidad", dijo Rosa Gallego, portavoz popular. Desde los socialistas, José Manuel Dapena acusó a la Marea de "mentir", de actucar con "cobardía" y de un proceso "atestado de irregularidades".

Por su parte, la portavoz del BNG en el Ayuntamiento, Avia Veira, se unió a la petición de dimisión por "pura coherencia". "¿Qué habría hecho la Marea de estar en mi lugar hoy?", se preguntó. Con todo, advirtió de que no es agradable "estar en la melé" con el PP, a lo que le recordó varios de sus problemas con la justicia, el "enchufismo" llevado a cabo durante su gobierno, o los desahucios efectuados con el popular Carlos Negreria en la alcaldía. Para la portavoz del Bloque, el gobierno local ha protagonizado una "huida hacia delante" y "no ha sabido asumir responsabilidades".

Por último, Xiao Varela insistió en que tiene "la conciencia tranquila" y en que "no hay la más mínima prueba de trato discrecional de favor, desviación de poder o resolución a sabiendas de su injusticia". "A pesar de este tropiezo, estamos consiguiendo lo que nunca había sucedido en A Coruña: que las decisiones urbanísticas las tome sólo el Ayuntamiento, sin atender a otro interés que no sea el general", dijo el concejal de Regeneración Urbana, que acusó al PSOE de ser "palmero del PP" y al que retó a "ir a la Fiscalía" si de verdad cree todas sus acusaciones.

El ambiente del pleno constató la tensión existente. Afines a la Marea y al PP coincidieron entre el público y el alcalde mostró sin disimulo su enfado con algunas acusaciones de la oposición, en especial con las vertidas por el concejal socialista Dapena, que se preguntó si el beneficiario de uno de los pisos puestos en cuestión se reunió en el Ayuntamiento con algún concejal. "Ya le contesto yo, no", le espetó, para luego mostrar su disconformidad con su intervención. Entre los asistentes, diputados de PP en el Parlamento gallego que no dudaron en pedir la "dimisión" de los ediles a gritos mientras el regidor coruñés pedía "decoro" a la tribuna.

Etiquetas

Descubre nuestras apps