Tres años del 15M, el movimiento que nos distanció de la política y nos acercó a la democracia 2.0

Concentración de los 'indignados' en la Puerta del Sol (Foto: Xuanxu | Flickr)

Hace tres años, miles de personas tomaban las calles de varias ciudades españolas bajo el lema “No somos mercancía de políticos ni de banqueros”. La ciudadanía respondió de forma masiva a la convocatoria que la plataforma Democracia Real Ya! había hecho a través de las redes sociales. A aquella manifestación le siguieron acampadas, grupos de trabajo, mareas... Y un largo etcétera que ha dado como resultado un sinfín de agrupaciones que beben del que fue bautizado como 15M.

De hecho, pese a que el movimiento siempre se ha declarado “apartidista y asambleario”, son numerosas las formaciones políticas que se afanan en mostrar su perfil 'indignado' para encauzar el descontento de la población de cara a las próximas elecciones europeas del 25 de mayo.

“El 15M ha sido una semilla de la que han brotado distintos movimientos sociales, políticos, sindicales y estudiantiles muy necesarios. Su importancia ha sido notable y con el paso del tiempo seguiremos viendo cómo se canaliza todo ello”, apunta Virgilio Candela, coordinador general del MOOC Gobernanza y profesor de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Alicante.

Partidos como Podemos, Red Ciudadana Partido X, Agrupación Electoral Recortes Cero o RED y herramientas de participación ciudadana como Incoma , Agora voting o Kuorum cuentan con dos aspectos en común: reconocen la influencia que el movimiento social ha tenido sobre ellos y utilizan las TIC con el objetivo de mejorar la política y la participación ciudadana en los procesos de comunicación y decisión.

“El 15 de mayo de 2011 marca un antes y un después en el papel de los ciudadanos en la política”, aseguran desde el Partido X. “A partir de aquel día los ciudadanos dejamos claro que la política dejaba de ser un monopolio de los partidos tradicionales que llevaban décadas repartiéndose en el poder y monopolizando la participación política sin ningún control por parte de los ciudadanos”.

Sin embargo, pese al importante papel que ha tenido el 15M en el acercamiento de la democracia 2.0 a los ciudadanos, lo cierto es que varios pensadores ya preveían hace años que la propia naturaleza de internet llevaría a cabo grandes transformaciones en este aspecto. “La forma y los contenidos del ciberespacio son aún indeterminados. Un vasto campo político y cultural, casi virgen, se abre a nosotros, estas herramientas llevarán a una transformación radical de la ciencia, la cultura, la economía y la política”, afirmaba ya el filósofo Pierre Lévy, en 1994, en su obra 'Inteligencia Colectiva'.

“Internet ha significado la democratización del canal de estos partidos que obviamente no disponen de la financiación suficiente como para poder hacer una campaña tradicional”, explica Candela a HojaDeRouter.com. “De hecho, la mayor o menor difusión que puedan tener también es democrática. Quien no los quiere seguir, no lo hace. La potencia que están teniendo en este sentido ha sido beneficiada por internet y pensamos que seguirá siendo así en el futuro”.

En este sentido, el profesor apunta a que, a pesar de que el 15M marcó unas tendencias en cuanto a la utilización y gestión de la Red, no se le puede atribuir “exclusivamente la paternidad en su utilización en este ámbito aunque es cierto que ha influido mucho”.

Esas oportunidades que los nuevos partidos y plataformas están investigando y analizando parecen resultar más problemáticas para las formaciones tradicionales a las que, según los expertos, les “queda mucho por avanzar”.

“Hay partidos que no le dan importancia a internet o las redes sociales, otros que sí le dan importancia pero no canalizan su desarrollo político de una manera efectiva. Mucha gente cree que con hacerse una foto del sitio donde se ha ido basta. Con ello lo que se muestra es un obvio desconocimiento del medio”, apunta Candela.

“Los partidos tradicionales se están dando cuenta de que tarde o temprano tendrán que alejarse de las campañas escaparate para interactuar con la ciudadanía, en la red o fuera de ella”, afirma el desarrollador y cofundador de la plataforma Kuorum, que prefiere mantenerse en el anonimato.

Sin embargo, para el desarrollador, no sólo los partidos tradicionales son incapaces de extraer de la Red todas sus posibilidades. “También los hay que instrumentalizan internet para dar una imagen de apertura que no es real. Pero estos se acaban descalificando por sí mismos”, lamenta.

¿Cuáles son las herramientas de una democracia 2.0?

“Cuando creamos nuestra plataforma, empezaron a llamarnos a eventos y hubo partidos, como Equo o Pacma, que, sin que nosotros les contactáramos, se interesaron por nosotros”, explica el desarrollador de Kuorum. La plataforma, que nació en octubre, pretendía dotar a los ciudadanos de una herramienta para que participasen activamente en la actualidad política, votando las leyes que se estaban debatiendo en el Parlamento y contrastando después sus votos con los de cada diputado.

Sin embargo, tras unos meses de camino se dieron cuenta de que “nos habíamos centrado demasiado en el producto y menos en el servicio que queríamos ofrecer a la ciudadanía. Teníamos una herramienta que daba la posibilidad de participar pero en realidad no existía un interés generalizado por hacerlo”.

De hecho, los expertos coinciden en que la tecnología es una enorme herramienta que brinda la oportunidad de participación de la ciudadanía en política, pero, para conseguirlo, es necesario que conozcan su uso, tengan acceso a información fiable, dispongan de criterios de selección, y sobre todo, focalizar los temas que generan interés.

Así, las herramientas de democracia digital se podría clasificar en tres grupos: participación, 'lobby' y supervisión. Dentro de las primeras se encontraba el proyecto piloto de Kuorum (en revisión actualmente) y otras como Popvox en EEUU, Loomio, Escó 136 e Irekia en España.

En el segundo bloque se encuadrarían plataformas como Change, Avaaz o MoveOn.org, que pretenden crear grupos de poder o ciberactivismo entre los ciudadanos. Por último, las herramientas de supervisión parlamentaria tienen claros exponentes en España con plataformas como Qué Hacen los Diputados, Access Info o Civio.

Pese a ese cúmulo de herramientas de democracia 2.0, surgidas en gran parte gracias a la estela que marcó el 15M, “la esencia”, apunta Daniel Ureña, socio y director general de MAS Consulting Group, “sigue siendo la misma: personas que tratan de convencer a personas. El error de los no creyentes radica en desconocer que la tecnología les aporta un amplio conjunto de herramientas para estar más cerca de los ciudadanos y enriquecer su comunicación”.

Hoy, al igual que hace tres años, la ciudadanía está llamada a tomar las plazas para convertirlas en espacios de debate y acción en los que propiciar “el intercambio de ideas y el cambio social”. La celebración del aniversario del 15M se extenderá durante todo el fin de semana. Todavía queda un largo camino por andar, pero la semilla ya se plantó. Si no te lo crees, basta con que eches un vistazo a este gráfico (haz clic para ampliar la imagen)...

Etiquetas
Publicado el
15 de mayo de 2014 - 21:10 h

Descubre nuestras apps

stats