La portada de mañana
Acceder
La vacuna contra la COVID-19 será hasta diez veces más cara según el laboratorio farmacéutico que la fabrique
Kamala Harris: heredera de Barack Obama y símbolo de una nueva generación
Opinión - El debate que ya existió, por Elisa Beni

La primera 'pantalla de la muerte' la escribió Steve Ballmer en persona

Steve Ballmer, por entonces CEO de Microsoft, durante una conferencia

* En el momento de escribir este artículo, el blog de Windows que se cita como fuente podíamos leer que la redacción de gran parte del texto que aparecía en la pantalla azul era obra de Steve Ballmer. Posteriormente, el mismo blog publicó una rectificación asegurando que el antiguo consejero delegado de Microsoft fue el autor del texto que aparecía en la pantalla al teclear la secuencia Ctrl+Alt+Sup.el blog de Windows que se cita como fuenteel mismo blog publicó una rectificación

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dramático. Cada vez que aquella maldita pantalla azul aparecía en el monitor de nuestros ahora prehistóricos ordenadores, no podíamos por menos que echarnos a temblar. “¿Que he roto?”, solíamos pensar. Por eso no resulta extraño que alguien decidiera apodarlas 'pantallas de la muerte'. Tremendos sustos nos ha dado. Imagínate a las cuatro de la madrugada, tratando de acabar un trabajo a última hora y que, de repente, cuando acabas de poner el punto final, aparece esta pantalla. ¡Qué diantres ha ocurrido! ¿Lo habré perdido todo?

Tras años en el anonimato, ha visto la luz el culpable de tantos y tantos arrebatos de locura, de tantas y tantas trifulcas entre los humanos y las máquinas. No podía ser otro que Steve Ballmer. Lo hemos tenido todos estos años ante nuestros ojos y no hemos sido capaces de verlo. El protagonista de las más alocadas presentaciones tecnológicas era el sospechoso perfecto. Efectivamente, el hasta hace poco consejero delegado de Microsoft fue el encargado de escribir el mensaje que aparecía en aquella trágica pantalla azul.

Ahora, cuando ya incluso ha abandonado el consejo de administración de la firma que fundó su amigo Bill Gates, la compañía ha decidido revelar la verdad. Sí, fue Steve Ballmer quien cometió tal fechoría. Él es el culpable de tantos y tantos sobresaltos indeseados. Fue él quien, como jefe de la División de Sistemas, cuando la compañía trabajaba en una nueva versión de Windows, decidió que el mensaje que habían elegido sus compañeros no era el más apropiado y, ni corto ni perezoso, se puso manos a la obra. Fruto de su osadía surgió ese dichoso mensaje que a nadie le gustaba leer.

En 1992, Microsoft lanzó al mercado la versión 3.1 de su sistema operativo. Era la primera que permitía realizar varias tareas al mismo tiempo, así que, en un momento dado, alguno de los programas que se estaban ejecutando se podía detener. A priori, no hubiera tenido por qué afectar al resto de acciones, pero en realidad sí que lo hacía. Cuando tenía lugar el problema, una pantalla azul nos advertía de un error fatal y buena parte de nosotros, aún novatos en el mundo de la informática, no podíamos por menos que echarnos a temblar.

Para resolver este embrollo, la compañía estadounidense introdujo una nueva funcionalidad. Cada vez que la espeluznante pantalla azul hacía acto de presencia, uno de las opciones que nos planteaba era pulsar la legendaria secuencia Ctrl+Alt+Supr, que aparecía entonces por primera vez y que nos permitía cerrar el programa que no respondiese o, mucho más drástico, apagar el equipo o reiniciar. Fue en este punto en el que Ballmer metió mano.

Cuando visitó a sus empleados para comprobar cómo marchaba todo, no quedó del todo satisfecho con lo que mostraba la pantalla azul. Sus empleados no dudaron lo más mínimo: si no te gusta, hazlo tú mismo. Aunque a este atrevimiento les podría haber costado el despido, sirvió para motivar a Ballmer, que redactó su propio texto. No sabemos si el más excéntrico de los comandantes tecnológicos sabía en ese momento que sus palabras harían llorar a usuarios de medio mundo. Si ese era su propósito, sin duda lo logró. Su propuesta se mantuvo casi palabra por palabra.

La primera, pero no la última

Desconocemos si el ahora dueño de Los Angeles Clippers también tomó partido en las 'pantallas azules de la muerte' que sucedieron a la de aquel Windows 3.1. Lo cierto es que la firma de Bill Gates siguió apostando por estos mensajes en cada nueva versión que presentaba. La extensión del texto variaba, eso sí, de una a otra. Había casos en los que, como ocurría con el propuesto por Steve Ballmer, eran claros y concisos (es decir, mucho más impactantes para los usuarios). Otras veces, se explicaba más detalladamente lo que sucedía, como si así el sobresalto se pudiera hacer más llevadero. Por ejemplo en Windows XP.

Por supuesto, Windows no fue el único sistema operativo que nos atemorizó con sus 'pantallas de la muerte'. También se incorporaron en múltiples distribuciones de Linux, que heredó de Unix el temido 'kernel panic'. Así fue como bautizaron al mensaje que aparecía cuando los ordenadores equipados con este 'software' sufrían algún contratiempo. En este caso, en lugar de ser azul, la pantalla que aparecía era negra (muchas más tétrica y diabólica) y con largas combinaciones de números. A diferencia de la pantalla pergeñada por Ballmer, no ofrecía escapatoria alguna.

Esta forma de alertar a los usuarios de los contratiempos también fue utilizada por Apple en sus diversos sistemas operativos. Con el paso de los años, y tras varias versiones de Mac OS, parece que la manzana mordida, al igual que Microsoft, ha encontrado la forma de no alarmar a sus seguidores con 'pantallas de la muerte'.

Donde sí perviven los mensajes de error escalofriantes es en iOS, su sistema operativo para móviles. De hecho, el iPhone 5S que la firma de la manzana mordida presentó en septiembre de 2013, pese a ser el más reciente modelo de la firma, ha recuperado la vieja costumbre de sus antepasados: cuando un programa deja de funcionar, su pantalla funde a azul y acto seguido el dispositivo se reinicia.

Nada más conocer el error por boca de sus usuarios, Apple se puso manos a la obra para tratar de encontrar una solución. Y es que, aunque nuestros inicios en el mundo de la informática nos traigan gratos recuerdos, no guardamos un cariño especial a la siempre temida 'pantalla de la muerte'.

Es más, ahora que sabemos que Ballmer fue el autor de aquel maldito texto en su versión para Windows, sin duda miraremos al célebre comandante de Microsoft con otros ojos.

-----------------------------

Las imágenes de este reportaje son propiedad, por orden de aparición, de Odi Kosmatos, Long Zheng, dominio público y Wikipedia (y 2)

Etiquetas
Publicado el
5 de septiembre de 2014 - 13:04 h

Descubre nuestras apps

stats