EN IMÁGENES

Al cine con distanciamiento social: los autocines como alternativa en Alemania e Irán

Coches en el autocine del museo técnico de Speyer, Alemania, este 30 de abril

"Cine cerrado hasta que la vida real no parezca una película. Manteneos a salvo. Sed amables". El mensaje que puede leerse en la marquesina del Sun-Ray Cinema de Jacksonville, en Florida, Estados Unidos, resume muy bien la situación de las salas de cine en todo el mundo: cerradas por las medidas de contención contra el coronavirus.

Mientras, salas y distribuidoras intentan encontrar alternativas para paliar la crisis: programar estrenos virtuales o desplazar los festivales a las plataformas, como ha sido el caso del D'A Film Festival, que se está celebrando en Filmin. En Alemania e Irán, países que ya han comenzado la reapertura progresiva tras superar el pico de la infección, el autocine se ha convertido en una opción para respetar el distanciamiento social.

Cine en un museo de Alemania

La colección de aviones y el proyector Imax Dome están entre las principales atracciones del Museo Técnico de Speyer, en Renania. Las visitas a la colección y la gran sala de proyecciones continúan cerradas hasta el próximo 11 de mayo, pero desde el museo han encontrado una alternativa para recibir visitantes: el autocine. En la programación hay desde películas familiares como El Rey León hasta cintas premiadas en los Oscar, como son Bohemian Rhapsody o Parasitos.  Según la web, los ocupantes del vehículo deben provenir "de un mismo hogar" y este no debe abandonarse ni abrirse, solamente para usar el servicio, en cuya área pueden permanecer un máximo de dos personas.

El autocine regresa a Irán 40 años después

El Ayuntamiento de Teherán ha instalado temporalmente un autocine en el aparcamiento exterior de la Torre Milad, en el centro de la capital. Según AP, es la primera vez que abre un autocine en el país desde la Revolución de 1979, pues el Gobierno los prohibió porque proporcionaban demasiada intimidad a las parejas jóvenes. La única película que se exhibe es Exodus (2020), del director iraní Ebrahim Hatamikia, una cinta distópica producida por una compañía ligada Guardia Revolucionaria Islámica.

Irán se convirtió a finales de febrero en el primer gran foco de infección de Oriente Próximo, y el Gobierno decretó el cierre de todas las instalaciones culturales. Ahora, con el pico del coronavirus ya superado, el país comienza su reapertura. El Ayuntamiento Teherán programará dos sesiones cada noche en este improvisado cine, el único abierto en todo en el país.

Etiquetas
Publicado el
5 de mayo de 2020 - 22:03 h

Descubre nuestras apps

stats